Desaira funerales de sus policías

Gobernador desdeña homenajes a agentes asesinados

Miguel Chavarría /
El Diario
martes, 12 marzo 2019 | 06:00

Chihuahua—  El gobernador Javier Corral Jurado ha estado presente sólo en cinco de los 19 homenajes rendidos a los 34 oficiales de la Fiscalía General del Estado (FGE) muertos en cumplimiento de su deber.

Gloria Rivera es madre de uno de esos agentes, Felipe Alejandro Medina Rivera, de 25 años, escolta asesinado el 4 de abril de 2018 afuera del residencial Cantera Cinco, donde vive el fiscal general, César Peniche Espejel.

En los honores protocolarios, el lamento de Gloria se escuchó mientras el gobernador la miraba, desde lejos, cuando ella abrazaba y recargaba su cabeza sobre el ataúd de su hijo.

“Les aseguro que este crimen no se quedará impune. Haremos justicia por él y para su familia”, dijo Óscar Aparicio, titular de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), durante el homenaje al oficial. Peniche y Corral también prometieron justicia.

A casi un año desde su homenaje –de los pocos a los cuales ha asistido Corral Jurado–, su madre exige justicia.

“Usted no sabe que me estoy muriendo del dolor por no ver a mi hijo”, comentó Gloria en una publicación en Facebook, dirigida a Peniche. “Se quedó un niño sin su padre. Mi hijo dio la vida. Qué tristeza que para el hijo del policía no hubo una Navidad feliz como todos los niños”, escribió.


Olvidados por el gobernador

Corral ha estado presente en sólo cinco homenajes póstumos dedicados a siete policías estatales y un policía vial.

El primero fue el de Édgar Mariano Rojas Duarte, agente ministerial muerto el 25 de mayo de 2017 en Ahumada.

La lista sigue con los dos oficiales estatales y un policía de vialidad que fueron asesinados en Las Varas el 24 de junio de 2017. Los caídos fueron Juan Humberto Olivas Lozoya, Alejandro Reséndiz Valencia y Erik Gustavo Amador.

Después siguieron Verónica Margarita Villalobos Samaniego, asesinada el 30 de junio de 2017 en la avenida Ortiz Mena; así como Pedro Valadez Rodríguez y Héctor Manuel Montañez Ríos, muertos el 27 de octubre de 2017 en Ciudad Juárez.

Pero fue a partir del homenaje póstumo de Alejandro Medina Rivera, celebrado dos días después de su homicidio el 4 abril de 2018, cuando el gobernador dejó de asistir a eventos de honores protocolarios.

Un comando de sicarios ejecutó el 9 de abril de 2018 a Rodrigo Ibarra Hernández y Omar Alejandro Sotelo Álvarez en el kilómetro 25 de la carretera Chihuahua-Aldama. En sus homenajes Corral no estuvo presente.

Así como en los de los comandantes Salvador Bárcenas Saavedra y Ricardo Ruvalcaba González, asesinados en Parral el 14 de abril; o el de Manuel González Hernández, elemento de la División de Fuerzas Estatales, muerto en la seccional de Rubio ese mismo día.

Luego fue el 3 de mayo de ese año, en Juárez y Aldama. Ahí fueron acribillados los agentes Antonio Ortiz Espinoza y José Monserrat Portillo Torres, respectivamente. Después fue Santiago García Pérez, asesinado en Madera para “garantizar la actividad minera”, comunicó en su momento la FGE.

En la lista de homenajes sin la presencia del mandatario están también los de Armando Flores Chávez, Carlos Alberto Barrón Domínguez y Gregorio Martínez Mendoza, asesinados en Chihuahua en octubre y noviembre de 2018.

Este año no ha cambiado. El 16 de enero Erick Andrés Lira Aguirre, policía de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), fue victimado por un comando en Ciudad Juárez.

El caso más reciente fue el 8 de marzo pasado, cuando un grupo del crimen organizado emboscó a los oficiales Luis Hurtado Armendáriz, Sergio Carrillo Sinaloa y Francisco Hernández Márquez.

Otros policías asesinados a cuyos honores no asistió el mandatario fueron los de Jorge Eduardo Ontiveros Vázquez, ejecutado en Juárez el 18 de octubre de 2016; Mariano Contreras Rivera, muerto en esa misma ciudad el 6 de septiembre de 2017, y Fidencio Holguín Loya, victimado en Jiménez el 27 de noviembre de ese año. (Miguel Chavarría / El Diario)