PUBLICIDAD

Estado

Audiencia vs exfiscal Francisco G. A.

Dejó tortura trastornos emocionales a víctimas

Señalan afectaciones alimenticias y padecimientos psicológicos que dañan su vida personal

De la Redacción / El Diario de Chihuahua

jueves, 24 noviembre 2022 | 06:00

El Diario | El inculpado flanqueado por el exgobernador Javier Corral y el exfiscal César Peniche

PUBLICIDAD

Chihuahua.– Las víctimas que presuntamente sufrieron tortura por parte del exfiscal Francisco G. A. coincidieron en tener afectaciones emocionales que siguen hasta ahora, como la pérdida de sus parejas sentimentales, oportunidades de trabajo y trastornos de alimentación.

Los testimonios fueron leídos ayer por el Ministerio Público durante la audiencia de formulación de cargos contra Francisco G. A., exfiscal de Derechos Humanos en la administración del exgobernador Javier Corral.

PUBLICIDAD

Indicaron que a pesar de que se les indicó que serían testigos con identidad reservada, en la práctica fueron expuestos, o la información llegó a ser pública, por lo que se les señalaba como “duartistas”.

Agregaron que ante el manejo que se le dio a este tema en la pasada administración, hubo muchos casos en que sus conocidos se alejaron de ellos, además de que perdieron la oportunidad de conseguir trabajo. “Hubo ocasiones que tuve pensamientos suicidas por la presión que tenía”, fue una de las declaraciones leídas.

Uno de los puntos destacados ha sido que según lo expresado por el agente del Ministerio Público, los testigos protegidos que presuntamente eran presionados para declarar en los casos de Operación Justicia para Chihuahua tenían terapia para soportar la carga emocional que recibían y pudieran seguir declarando.

Según las declaraciones expuestas, las terapias fueron de seis a ocho meses, tiempo en el cual se atendía a los declarantes para que contuvieran y canalizaran las emociones que les generaba estar en los procesos.

Sin embargo, se dieron casos de personas que empezaron a comer de manera compulsiva, lo que les generó problemas de salud y depresión, mientras que por lo menos otros dos se separaron de sus esposas.

La denuncia contra Francisco G. A. se basa en las declaraciones de una persona que señala que durante meses fue presionada, al grado de llegar a la tortura, ya que debía acudir a interrogatorios que duraban hasta 16 horas en las que no podían tomar agua o acudir a los sanitarios. La Casa de Gobierno habría sido el lugar en el que se practicaban los interrogatorios. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search