Dejó 'exfiscal de hierro' 30 carpetas pendientes

Las investigaciones son principalmente por ejercicio ilegal del servicio público, abuso de autoridad y corrupción

El Diario de Chihuahua
sábado, 12 octubre 2019 | 08:09
Archivo/ El Diario | Vehículo de Borruel Jr.

Chihuahua.- Antes de ser removida el 9 de julio del presente año como directora de Inspección Interna de la Fiscalía General del Estado (FGE), la “exfiscal de hierro” Érika Judith Jasso Carrasco dejó debidamente integradas y pendientes de ser consignadas ante el Juez de Control correspondiente, un total de 30 carpetas de investigación por la probable comisión de delitos de servidores públicos. 

Entre los funcionarios investigados se encontraban policías estatales, ministeriales, de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) y de otras subdivisiones. La mayoría averiguaciones por ejercicio ilegal del servicio público, abuso de autoridad y corrupción, sin embargo a poco más de tres meses de que el fiscal César Augusto Peniche Espejel, la envió como responsable de la Dirección de Asuntos Penales y Amparo dentro de la misma institución, se desconoce el seguimiento que hubo al procedimiento de judicialización por parte de la actual Fiscal de Control, Análisis y Evaluación, Georgina Minerva González Moreno. 

El Diario solicitó ayer una entrevista a la citada funcionaria para conocer el tratamiento de esos expedientes, pero en el departamento de Comunicación Social respondieron que no estaba en la ciudad de Chihuahua. 

Según informó Érika Jasso, quien actualmente se encuentra gozando de un periodo vacacional, mismo que culminará el próximo 31 de octubre, para posteriormente oficializarse su salida dentro de la FGE: “Dejé alrededor de 30 expedientes ya para ser judicializados”. 

Según trascendió al interior de la corporación estatal, la denominada “exfiscal de hierro”, cuando fue removida de su encargo de asuntos internos y llegó a la Dirección de Asuntos Penales y Amparos era muy poco el trabajo que realizaba, “pues fue literalmente a la congeladora”, reveló una fuente quien pidió el anonimato. Jasso recibía entre dos o tres asuntos a la semana, sólo para que los canalizara a otras instancias. 

La todavía funcionaria estatal declaró a El Diario que luego de 22 años de servicio en la FGE, tomaba la decisión de renunciar por su “tranquilidad mental y emocional”, aunque reconoció que recibió presiones sin precisarlas de quién o quiénes para irse. 

En los casi tres años (octubre de 2016 a julio de 2019) que estuvo Érika Judith Jasso Carrasco al frente de la Fiscalía de Control, Análisis y Evaluación así como la Dirección de Inspección Interna, mejor conocida como “Asuntos Internos” de la FGE, fueron múltiples las investigaciones que encabezó. 

Algunas alcanzaron a altos mandos y jefes policiacos como al propio comisionado estatal de Seguridad, Óscar Alberto Aparicio Avendaño, por presuntamente dar instrucciones a policías bajo su mando -en mayo de 2018- para que no salieran a combatir a una célula criminal que atacó violentamente el poblado de Ignacio Zaragoza y brindar apoyo a la población, en hechos que dejaron ocho personas asesinadas, entre ellas Liliana García, quien era candidata a regidora de aquella localidad por el PRD. 

Finalmente Aparicio fue absuelto por los tribunales. Jasso participó también con sus investigaciones en uno de los más polémicos accidentes en esta capital, el del hijo del exalcalde Carlos Borruel hoy titular de la Comisión Estatal de Vivienda, quien en el año 2018 chocó su vehículo deportivo McLaren y corrompió a tres elementos de Vialidad para que lo dejaran libre, lo cual se investigó y terminó con la carrera de los elementos al acreditarse los hechos en los tribunales. 

Antes de ser removida, Érika Jasso era la encargada de investigar a todos los elementos de seguridad de la FGE, desde agentes de Vialidad, Ministeriales, estatales, agentes investigadores, CES, entre otros, quienes al momento de acreditarse alguna responsabilidad eran remitidos y si cometían delitos se les iniciaban procesos de tipo penal o administrativo.