Dejará el Estado de percibir 2,500 mdp

Urge Omar Bazán al Congreso estatal para que exhorte al Congreso de la Unión a ampliar recursos para programas sociales

Pável Juárez
El Diario de Juárez
viernes, 13 septiembre 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— Tras el recorte de recursos federales contemplado en el proyecto de presupuesto de egresos Chihuahua dejará de recibir dos mil 500 millones de pesos en aportaciones y participaciones el próximo año, aseguró el presidente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Omar Bazán Flores.

El dirigente calificó como urgente que la Legislatura del estado haga un exhorto al Congreso de la Unión para que contemple una ampliación del recurso destinado a programas sociales e inversión pública federal en la entidad.

“Por segundo año consecutivo nos enfrentamos a una disminución de recursos para las entidades federativas”, comentó. El proyecto de presupuesto federal para Chihuahua, del ramo 28 se estima en 28 mil 170 millones de pesos, una disminución  del .8 por ciento con relación al 2019; mientras que en el ramo 33 hay una reducción contemplada del 3.7 por ciento, informó en conferencia de prensa en Juárez.

“No debemos convertirnos ni caer en la tentación del populismo irrestricto, con beneficios al corto plazo pero que genera un grave daño al país en el mediano y largo plazo”, abundó Bazán Flores.

“Por estas razones y ante la nula inversión con recursos estatales, solicitamos a la Cámara de Diputados considere una ampliación en el recurso destinado a programas sociales e inversión pública federal para el estado considerando a nuestra entidad como un eje fundamental del desarrollo económico nacional”, apuntó el dirigente.

El también legislador añadió que es una preocupación que el Gobierno federal esté confundiendo el concepto del ahorro y austeridad con el subejercicio presupuestal.

“En el entendido de la complejidad del entorno en la elaboración del paquete económico, consideramos que además del entorno de bajo crecimiento, volatilidad externa, promesas de campaña incumplidas que generan presiones financieras, además de un gasto ineludible considerable, se suma el nerviosismo de los mercados internacionales y de los empresarios ante las políticas gubernamentales”, señaló.