Estado

Darían hasta cuatro años de prisión a presunto asesino de perro

Es una persona drogadicta y amenaza constantemente a su familia, a su mamá le dijo que la iba a matar y hacerla hamburguesas, informaron en el Tribunal

Francisco López/El Diario

Jaime Armendáriz
El Diario de Chihuahua

miércoles, 08 enero 2020 | 10:25

Chihuahua— Un Juzgado de Control determinó ayer prisión preventiva para Erick Osvaldo R. A., el presunto asesino del perro Rocko, crimen realizado el sábado de la semana pasada en la calle 57 y Aldama, de la colonia Popular, y por el que podría alcanzar hasta 4 años de prisión. 

A él se le persigue por allanamiento de morada, establecido en el artículo 205, y por el asesinato de la mascota, indicado en el 366, ambos en el Código Penal del Estado, con penalidades cada uno de 6 meses a 2 años de prisión. 

Uno de los elementos principales para mantenerlo detenido es que no tiene un domicilio y podría sustraerse de la justicia, ya que tiene familiares en Durango, según declaración de su propia mamá, dada a conocer ayer en audiencia penal realizada en la sala 2 de la Ciudad Judicial. 

A las instalaciones del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) acudieron los dueños del perro Rocko, amigos y familiares para exigir justicia por el crimen. 

En la audiencia se dio a conocer que Erick Osvaldo tiene 16 ingresos a las comandancias de la Policía por realizar ofensas y agresiones a transeúntes, de las cuales en ocho se iniciaron carpetas de investigación que están en curso, que datan del 2014 a la fecha, relató el Ministerio Público. 

Otros testimonios indican que es drogadicto y amenaza constantemente a sus familiares. A su mamá le dijo que la iba a matar y hacerla hamburguesas, por lo que lo corrió en marzo del año pasado de su casa. 

Erick llegó el sábado por la tarde a la casa de la calle 57 y Aldama para pedir dinero, ya que le habían dado anteriormente para comer. En el relato del MP se indicó que el hoy imputado había hecho trabajos en la vivienda de los dueños del perro. 

El sábado llegó en aparente estado de intoxicación y cruzó el barandal hasta la puerta principal, se indicó en la audiencia. Llevaba un cuchillo de cocina de 30 centímetros a la altura de la cintura. 

El perro estaba amarrado porque acudieron de una tienda departamental a dejar algunos muebles. La mascota quedó entre Erick y el dueño de Rocko, y el imputado clavó el cuchillo en el cuello del perro con el argumento de que lo iba a morder. 

Posteriormente huyó rumbo al Cerro Coronel, donde vive en una casa de cartón, y fue detenido por elementos de la Policía Municipal. 

jarmendariz@diarioch.com.mx