Chihuahua, entre los 3 estados con más deuda

Pese a reestructuras está sólo detrás de Ciudad de México y Nuevo León

Sandra Rodríguez Nieto
El Diario
domingo, 13 octubre 2019 | 06:00
|

A tres años del inicio de la administración estatal, y luego de dos reestructuras, Chihuahua sigue ocupando los peores lugares a nivel nacional en los indicadores con los que se mide la deuda pública de los estados.

De acuerdo con los reportes elaborados por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas del Congreso de la Unión (CEFP), Chihuahua tiene todavía, como tenía en diciembre de 2016, la tercera deuda más abultada de la república, sólo después de la Ciudad de México y Nuevo León, y por encima de entidades más pobladas, como el Estado de México.

Debido a este alto volumen, Chihuahua sigue también en el segundo lugar nacional en pasivos per cápita, con 12 mil 967 pesos, o más de dos veces el promedio nacional, que es cuatro mil 538 pesos. 

También como en diciembre de 2016, la entidad ocupa el primer lugar si se compara la deuda con el Producto Interno Bruto Estatal, del que los pasivos representan actualmente un siete por ciento, o más de dos veces la media nacional, que es de 2.7 por ciento.

En otros indicadores con los que el CEFP mide los niveles de endeudamiento, Chihuahua agravó su posición aun cuando logró mejorar sus números, como en la relación de pasivos frente al total de ingresos, indicador que en diciembre de 2016 se ubicaba en un 82 por ciento y en 72 por ciento en junio pasado. 

Pese a esta disminución, y debido a que otras entidades también mostraron reducciones en este renglón, Chihuahua subió del cuarto al tercer lugar nacional con la deuda más grande frente a sus recursos. 

Lo mismo ocurrió en la comparación de deuda frente a participaciones federales, en el que la entidad presentó el indicador más alto del país, o el primer lugar, aun cuando esta proporción bajó de 242 por ciento a 182 por ciento.

“En relación a la deuda por entidad federativa, las más endeudadas al segundo trimestre de 2019 en términos absolutos son la Ciudad de México, con 79 mil 687.0 millones de pesos; Nuevo León, 75 mil 324 millones; Chihuahua, 49 mil 931.6 millones; Estado de México, 49 mil 202.3 millones y Veracruz con 45 mil 966.6 millones. Estos cinco estados concentran más de la mitad (50.9 por ciento) del total de la deuda subnacional”, dice el más reciente reporte de las Obligaciones Financieras de las Entidades Federativas de México, difundido en septiembre pasado por el CEFP.

El mismo reporte, pero de diciembre de 2016, establecía que “el saldo de la deuda subnacional al cierre de 2016, de 568 mil 591.8 millones, se distribuye entre las entidades federativas de forma desigual, siendo los cinco estados más endeudados la Ciudad de México, con 73 mil 829.3 millones; Nuevo León, 65 mil 807.9 millones; Chihuahua, 49 mil 408 millones; Veracruz, 49 mil 192.3 millones; y el Estado de México con 42 mil 575.4 millones”.

Por este volumen de deuda –la SHCP la calcula en 50 mil 25.8 millones–, Chihuahua rebasa también en más de dos veces el promedio nacional de pasivos por estado, estimados por el CEFP en 18 mil millones de pesos. 

Otros indicadores, pero de la SHCP, informan que Chihuahua es también la entidad que dedica la mayor proporción de recursos al pago de los pasivos, con hasta un 20.6 por ciento de sus ingresos dedicados al pago de intereses, amortizaciones y demás costos derivados del alto nivel de endeudamiento.

De acuerdo con un seguimiento de El Diario, desde octubre de 2016, la administración actual ha destinado más de 16 mil 600 millones de pesos al pago de los compromisos financieros.

Esta estrategia de pago, sin embargo, afecta la capacidad de la administración estatal para cubrir otras obligaciones, como la inversión en obra pública y programas sociales, de acuerdo con el analista Kristóbal Meléndez.

“Es conveniente que disminuya la deuda, pero le deja poco espacio fiscal; Chihuahua destina más del 20 por ciento (de sus ingresos de libre disposición) a la deuda, y eso lo marca en rojo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)”, advirtió Meléndez en entrevista anterior.

“Quizá la estrategia es buena, porque no quieren pagar tanto interés (…) el problema es que se lleva una parte importante de los recursos; esto es a costa de programas sociales e inversión”, agregó el analista, hoy integrante de la organización Mejoramiento de la Calidad Democrática Internacional (Mecademi).


[email protected]