PUBLICIDAD

Estado

Chihuahua y México: 100 años sin Francisco Villa

La epopeya de su sepultura, profanación y decapitación de sus restos así como su falso traslado al Monumento a la Revolución, son el mejor secreto guardado por los parralenses

Froilán Meza Rivera / El Diario / Colaboración

lunes, 25 septiembre 2023 | 12:59

Archivo / El Diario | Francisco Villa Archivo / El Diario | Sepultura de Francisco Villa

PUBLICIDAD

Chihuahua.- Este 2023, se conmemora el centenario de la muerte, del asesinato de Francisco Villa. “Año de Villa”, reza el decreto oficial de la efeméride a nivel federal.

Pero a pesar del tiempo que ha transcurrido desde su sacrificio, la presencia de Villa en Chihuahua continúa vigente, tanto como si siguiera vivo. El personaje concita odios y agresiones en su contra y contra su memoria, pero también las más grandes muestras de simpatía por parte de las personas sencillas.

Todavía en los días que corren, los descendientes de aquellos grandes terratenientes a los que combatió Villa, y que se encuentran vigentes como detentadores de los poderes económico y político en el estado, financian campañas y publicaciones en las que se “documentan” crímenes tras crímenes de los cientos “cometidos” por el también conocido como Centauro del Norte. Otro dato revelador: en cuanto tomó posesión en 2016, el ahora exgobernador Javier Corral Jurado, mandó quitar de su despacho un retrato gigante de Francisco Villa que adornaba la cabecera de su escritorio y que había sido colocado por su antecesor, César Duarte, un parralense adoptado. Un guiño de Corral hacia quienes lo llevaron a la silla.

En Hidalgo del Parral se guarda el secreto, una leyenda popular que, sotto voce, cuentan aquí: el general de División Francisco Villa, jefe de la Revolución Mexicana en el norte del país, está enterrado acá; sus restos descansan en una tumba hasta ahora secreta en el panteón de Dolores, y no en el Monumento a la Revolución en la Ciudad de México, como oficialmente se cree.

La dicha versión cuenta que el magnate minero don Pedro Alvarado Torres, amigo personal de Pancho, y una de las viudas de Villa, Austreberta Rentería, temerosos de que se repitiera un acto de profanación como cuando le cortaron la cabeza, decidieron sacar el cadáver del revolucionario. Tras su entierro, el cuerpo de Villa no encontró reposo en el cementerio, y en 1926, tres años después de su fallecimiento, fue profanado y decapitado. Lo mandaron colocar en una fosa propiedad de la familia de ella, y ordenaron sustituirlo a la brevedad con un cuerpo destinado a la fosa común, en la tumba de todos conocida como la del general.

La peregrinación del cuerpo de Villa, su profanación y su actual localización, tiene todos los ingredientes de una novela de intriga internacional y de misterio.

Pero ¿qué pruebas hay de que esto sea cierto? ¿Hay testigos? ¿Hay registros de la suplantación? Sí, sí hay registros, nombres, fechas, testigos, referencias al por mayor…

"El cuerpo decapitado que exhumó el periodista Óscar W. Ching Vega por órdenes del presidente Luis Echeverría y que se llevó el Ejército Mexicano el 18 de noviembre de 1978 al Distrito Federal para ser colocado en el Monumento a la Revolución, es el de una dama", reveló Juan García Chávez, historiador, estudioso del villismo y guía de turistas en Parral.

¿DÓNDE QUEDÓ EL CUERPO?

La afirmación de García Chávez es compartida por un sector de la sociedad de Parral, entre quienes existe la convicción de que los restos mortales de Villa nunca salieron del panteón de Dolores. En la versión de García, el mismo Ching Vega reveló a un pariente suyo, poco antes de morir, que "Yo tuve que obedecer, no podía negarme, yo no podía llegar al Distrito Federal y decir que los restos no eran del general. Ahora puedo decir que yo estoy seguro que aquéllos no eran los restos del general Francisco Villa". Por supuesto, en una época de feroces persecuciones políticas y de represión, el periodista no quiso exponerse a decir la verdad, que quedó evidenciada con el examen del cuerpo que realizaron médicos parralenses. Aquel 18 de noviembre de 1978, cuando procedieron a la exhumación ordenada por Echeverría, estuvieron presentes médicos de la ciudad de Parral, el notario número Uno, Vicente Jaramillo, el empresario de pompas fúnebres don Octavio Cárdenas, varios funcionarios del Ayuntamiento, oficiales y tropa del Ejército Mexicano, el propio Ching Vega y personal del panteón de Dolores, que totalizaron casi 30 individuos. Los doctores señalaron a Óscar W. Ching Vega que "estos restos son de una mujer de entre 40 y 45 años de edad, quien al parecer falleció de cáncer".

El periodista procedió, en contra de todas las evidencias, a llevarse el cuerpo a México para enterrarlo junto con el de Francisco I. Madero. "A mí me ordenaron llevarme esto, esto encontré, y esto me llevo", dijo tajante.

LA PROFANACIÓN

En el panteón de Parral, está la tumba oficial de Francisco Villa, que es a donde acude la gente a rendir honores y a manifestar sus respetos al revolucionario. Pero está también la otra tumba, la original, a 120 metros exactos en línea recta hacia el oriente, por el mismo pasillo central. Ahí reposa, debajo de su cuñada Elpidia Rentería, de su cuñado Antonio, y de su suegro, don Hilario Rentería.

En 1926, tres años después de la muerte del general Villa, el famoso volante con el que los gringos anunciaban una recompensa de 50 mil dólares, llegó a manos del coronel Francisco Durazo Ruiz, padre por cierto del tristemente célebre “Negro Durazo”, y quien estaba acantonado en el presidio militar de Parral. El panfleto estaba en inglés, pero al parecer se lo tradujeron mal, y pensó que la recompensa estaba vigente.

Al coronel le entró la ambición, y envió al teniente coronel José Elpidio Garcilaso, al sargento Roberto Cárdenas Aviña, al capitán Sánchez Anaya, al cabo Miguel Figueroa, y a los soldados Daniel Cruz y Felipe Flores, así como a su chofer Ernesto Weissel, al panteón a profanar la tumba y a cortar la cabeza de Villa. Ellos lo hicieron a hachazos.

Detalles más o menos, el coronel Durazo se dirigió a Jiménez con la intención de embarcarse en tren a Ciudad Juárez para de ahí pasar a EE UU a cobrar su recompensa, pero con tan mala suerte que, antes de que llegara su tren hacia el norte, arribó a la estación el general Arnulfo R. Gómez, quien venía entregando las plazas militares del estado a Santiago Piña Soria. Sorprendió R. Gómez a Durazo a punto de abordar, y le preguntó que por qué andaba fuera de su plaza y sin permiso. A Durazo no le quedó otra que mostrarle a su superior el panfleto y confesar que pretendía cobrar la recompensa que ofrecían los estadounidenses. Durazo destapó la caja metálica de municiones donde traía el cráneo, y su superior lo amenazó: "Deshágase usted inmediatamente de estos despojos, o lo mando fusilar, porque está usted involucrando al Ejército Mexicano en un asunto altamente deplorable".

Francisco Durazo ordenó al cabo Miguel Figueroa deshacerse de la cabeza, y enterrarla en la Hacienda del Cairo (hoy Salaices) propiedad del primero, lo que éste hizo puntualmente.

LA TUMBA DEL GENERAL

A raíz de estos sucesos, Austreberta Rentería y Pedro Alvarado Torres solicitaron la ayuda de dos sepultureros, los hermanos José y Guadalupe Amparán Quiñónez, y de Santos Vega, un lapidario y amigo de Villa, para que sacaran el cuerpo de su tumba original, y que lo trasladaran 120 metros al oriente. "Y para que esta tumba no quede abandonada, traigan aquí los restos del primer desconocido que tenga que ir a la fosa común, decapítenle y sepúltenle ahí, y me avisan", les dijo don Pedro, en marzo de 1929.

En 1931, llegó a Jiménez una señora en el tren, con rumbo a El Paso, con la intención de atenderse allá de una enfermedad, pero como se puso grave, la bajaron ahí. En Jiménez no había hospital, por lo que fue trasladada a Parral para su atención, con tan mala suerte que murió a los tres días en el Hospital de Jesús, que está donde son ahora las canchas del Club Río de Janeiro. Sin papel alguno que la identificara, a la mujer sólo le encontraron una gran cantidad de dinero. Las autoridades mandaron oficiarle misas en cada una de los templos de Parral, pagados con los recursos que tenía la difunta, y mandaron traerle un féretro de lujo de Chihuahua. Pero el cuerpo terminó en la sala de reposo del camposanto.

Los sepultureros avisaron a don Pedro Alvarado, quien los instruyó para que decapitaran este cuerpo y lo colocaran en la fosa vacía. Al mes siguiente, el magnate y Austreberta Rentería pagaron en la Tesorería del Estado la cantidad de 12 pesos por el derecho a perpetuidad del sepulcro número 632, que es y seguirá siendo la tumba oficial de Francisco Villa, es decir, la pantalla, la tumba oficial pero falsa.

EL ÚLTIMO VILLISTA AL PIE DE SU TUMBA

En noviembre de 2019, en un recorrido guiado por el panteón, don Patricio Corral Rosales, guardián oficial de la tumba de Villa y sobrino nieto del revolucionario, reveló al autor del presente escrito, que hay gente que viene y le reza, que le hace ceremonias religiosas, “igualito que al Jesús Malverde. A mí no me molesta, porque bien que mal, estas gentes recuerdan a Villa, pero sí me llama mucho la atención que vengan a dejar cartas de agradecimiento por favores recibidos”.

En efecto, en el altar anexo a la tumba del cementerio de Dolores, la gente llega y pega fotografías del enfermo que “sanó gracias a la divina intercesión” del alma inmortal de Francisco Villa. Igualmente, como se dice, “le cuelgan milagritos”, exvotos y le traen aquí y le dejan todo tipo de objetos, desde caballitos de madera y de plástico, hasta fotografías, todas con leyendas de agradecimiento.

Don Patricio Corral, quien trabajó como cuidador del panteón y quien estaba asignado como guardián de la tumba del jefe de la División del Norte, aseguraba que el General Villa fue su tío político, ya que él era sobrino nieto de Austreberta. Este guardián murió el 14 de abril de 2010, es decir, a escasos 5 meses de nuestra entrevista. Él aseguraba que el General lo sorprendió en una ocasión, justo cuando abría el candado de la reja:

-Mire, ahí lo vide yo, nomás esa vez me ha tocado verlo en mi pensamiento; traía su gorra, sus botas muy bonitas, se me representó ansina, de repente que lo voy viendo, quise moverme hacia él pero no podía.

¿Qué le iba a hacer usted?

-Lo iba abrazar, pero no pude. Sentado junto a la tumba, este hombre dice que lo único que lo pone contento es ver hacia el cielo: -Sueño que camino en las nubes, desde allá veo el pueblo, cada estrella me ha hecho valer, los Tres Reyes, las Cinco Marías y el Carro de Mulas. Parece que se caen y me quedo yo encantado, ahí en una de esas está mi abuelito.

¿Y usted cree que Villa esté en alguna estrella?

-Ansina es. En veces hasta ganas de llorar me dan, pero aquí sentado siento como si no tuviera nada, ya nada más que se asilencie esto, me voy.

Y se fue, don Patricio, amigo fiel, cual buen soldado, como dice el corrido de “La tumba abandonada”. Con los acordes y la tonada de Los Alegres de Terán, remato sin permiso:

Sólo uno fue que no ha olvidado y a su sepulcro su oración va a murmurar.

Amigo fiel, cual buen soldado, grabó en su tumba: Estoy presente, general.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search