Caso Rubí: Hondureño adorador de la Santa Muerte y de las armas

Venganza entre pandillas, armamento e imágenes de la figura religiosa difundía Erick en su perfil de redes

De la Redacción
El Diario de Chihuahua
martes, 14 mayo 2019 | 12:32

Chihuahua— Erick Barrera, el hondureño que presuntamente sustrajo a  la pequeña Brenda Rubí Rubio Insunza de la colonia Punta Oriente, difundía en su red social imágenes de armas a las que se refería como “sus niñas, los que lo sacaban de cualquier apuro”, y también de la Santa Muerte.

El joven, que contó a los vecinos del sector que dos de sus hermanos habían sido asesinados en su tierra natal, manifestaba también a través de sus publicaciones sentimientos y deseos de venganza.

“Mi carnalito…trankilo que llales yegare la hora aesos perro lo juro ante diosito porty y por la gran famillia “ (SIC) se lee en una de sus publicaciones y en otra asienta: “ojo por ojo y diente por diente BRR”.

De acuerdo a los vecinos que convivieron con él cuando junto con una mujer invadió una de las casas de la colonia a principios del presente año, el indocumentado les confió que no podía regresar a su país.

“No podemos regresar, porque no pagamos el impuesto de guerra, ya no podemos volver”, contó.

Erick es señalado como responsable de la sustracción de Rubí de 12 años, ocurrida la tarde del pasado 10 de mayo. El padre de la niña asegura que tenían sólo cinco días de conocerlo y entablaron amistad.

El día de la desaparición, Erick y Rubí salieron de la casa. Él dijo que iría a comprar algo de alimento y ella le acompañó. Presuntamente se dirigirían se alejarían un par de cuadras, pero ninguno de los dos regresó.