PUBLICIDAD

Estado

Baja turismo en Creel

'Sí nos han bajado (las ventas), hay poquita gente', dijo una vendedora de artesanías

Hérika Martínez Prado / Enviada especial El Diario de Juárez

miércoles, 29 junio 2022 | 12:35

Tomada de internet | Paseo en el Valle de los Monjes

PUBLICIDAD

Sierra de Chihuahua- Luego del asesinato de dos sacerdotes jesuitas y un laico, y la privación de la libertad de dos, en la comunidad de Cerocahui, habitantes de la Sierra Tarahumara temen que la violencia los siga afectando y que ahuyente el turismo durante la temporada vacacional.

“Aquí la mayoría vivimos de eso, y ahorita sí nos han bajado (las ventas), hay poquita gente”, dijo una vendedora de artesanías de Creel.

PUBLICIDAD

Otra habitante quien también se dedica a la venta de artículos a los turistas, dijo temer por la violencia que están viviendo en la sierra de Chihuahua, y dijo esperar que hechos como el ocurrido el pasado 20 de junio, cuando fueron asesinados los sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, no ahuyenten a los turistas.

Los religiosos fueron asesinados por José Noriel Portillo Gil, alias “El Chueco”, miembro del grupo delictivo “Los Salazar”, del Cártel de Sinaloa, cuando perseguía al guía de turistas Pedro Palma, quien llegó a la iglesia de San Francisco Xavier, en busca de refugio.

“El Chueco” le disparó frente al altar, después al padre  Campos Morales, cuando se acercó a darle apoyo espiritual al moribundo. Y luego, al padre Joaquín, quien trató de dialogar con el asesino.

Ante el triple asesinato que volteó los ojos del mundo a la Sierra de Tarahumara, las autoridades reforzaron la seguridad con elementos militares y estatales.

La Fiscalía de Chihuahua ofreció una recompensa de hasta 5 millones de pesos a quien ayude a dar con el paradero de quien según los habitantes de Creel y Divisadero acostumbra recorrer la sierra de Chihuahua y acudir a los bailes públicos y fiestas populares, pero nunca había atacado a la población.

Ante el temor de la población, el sacerdote de Creel, Javier Ávila Aguirre, de la asociación civil Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, aseguró que los turistas son respetados.

“Si la gente está preocupada de venir de vacaciones para acá yo les digo que el turismo es muy respetado, estos espacios son de mucha tranquilidad y mucha paz, además ayuda mucho a la gente, porque tranquiliza a la gente y la relaja; están muy invitados a que vengan para acá”, comentó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search