Asesinato de Peñaflores se tramó en el Cereso de Juárez

Sicario fue contratado vía telefónica por reo del Centro penitenciario local

Staff/
El Diario de Juárez
viernes, 14 junio 2019 | 06:00

Chihuahua— Veinte días antes de la ejecución del jefe policiaco de Cuauhtémoc, Efrén Peñaflores, un reo del Cereso de Juárez identificado únicamente como “Rafa”, contactó a quien sería el encargado del crimen, Jesús Hernán R.N, alias “El Turco”, quien se trasladó de la frontera a la capital para planear la agresión.

Lo anterior fue revelado ayer durante la audiencia de control en la que fueron presentados tres de 4 participantes en el asesinato de Peñaflores y su escolta Alejando López. Los acusados ya estaban presos desde el 2 de marzo de este año en el penal de Aquiles Serdán, pero sólo habían sido imputados del delito de narcomenudeo y posesión simple de estupefacientes.

Tres meses de después de haber sido acusados, fueron imputados por el homicidio del director administrativo de la Policía Municipal de Cuauhtémoc y su escolta, acusados de haber cometido el crimen a petición de un grupo criminal denominado “Los Iraquíes”, que les pagaba 3 mil pesos a cada uno por semana. 

El fiscal de la Zona Centro, Carlos Mario Jiménez, aseguró que no se ha determinado el móvil del crimen, pero la investigación realizada ha establecido la participación de 4 integrantes del grupo, de los cuales sólo 3 fueron presentados ayer.

Luego del anuncio oficial de la ejecución de nuevas órdenes de aprehensión de los sujetos, los detenidos fueron presentados ante un juez de control.

En la audiencia el Ministerio Público señaló que Miguel Ángel y Manuel Iván R.V., de 22 y 23 años, junto con su hermano menor de edad José Luís R. V., de 17 años,  fueron identificados como los presuntos asesintos del jefe policiaco y el agente de la corporación que lo acompañaba.

Del caso se desprende que los imputados formaban parte de un grupo denominado "Los Iraquíes", quienes siguieron la orden de un sujeto que conocen como "La Gorda", pero quien coordinó y es el jefe de todos, es uno que conocen como "El Patrón". 

"El Patrón o Señor", hasta ahora no identificado, contaba con toda la información sobre la hora de llegada del funcionario a la capital el pasado 26 de febrero; del vehículo en que viajaba y número de camionetas que lo  escoltaban, inclusive, tenía el dato de que la Fiscalía del Estado “reventaría” días después la casa de seguridad de los presuntos responsables, a los cuales alertó para que huyeran y se hospedaran en hoteles, sin embargo, cuando trataron de hacerlo la autoridad ya estaba en el exterior. 

En la audiencia el MP reveló las declaraciones de dos de los presuntos responsables.

Manuel Iván R.V. relató que días antes, un hombre apodado “El Frank” contactó a su hermano José Luis para ofrecerle empleo por un pago de 3 mil pesos, que el trabajo era estar en la casa de seguridad y salir para “aventarse jales” cuando se requiriera. “El Patrón” le marcó los últimos de enero y les mandó 3 mil 500 pesos para que viajaran a Chihuahua, desde Ciudad Juárez. 

“El Turco”, Jesús Hernán R.N, el cuarto de los implicados que hasta ayer no había sido llevado ante el juez, les pagaba los sábados y tenían orden de no llevar gente a la casa donde estaban y a otros tres casas de seguridad más que tenían en la ciudad. Fue él quien le dio un arma de fuego calibre .9mm y con chachas rosas, y enseñó a todos desarmar, limpiar y armar la pistola.

Llegada la fecha del crimen, el 26 de febrero del año en curso, a las 11:40 horas les llamó “el Patrón” para que estuvieran listos y les mandó una foto del objetivo por un grupo de WhatsApp denominado “Tormenta del Desierto”, en el que estaban incluidos varios números de teléfono.  “El Turco” los guió en un auto gris hasta la calle Silvestre Terrazas y 120, ahí se estacionaron los denominados “Iraquíes”,  en un auto Nissan Tsuru de color negro mate, mientras que otros sujetos, unos en un auto morado y otros en una camioneta Ford Exlorer de color blanco, se encargarían de apoyar para bloquear a los demás escoltas.

Recibieron el llamado de alerta debido a que la camioneta en la que viajaba el funcionario se acercaba al punto, una vez a la vista la interceptaron por el lado del conductor y dispararon contra los ocupantes. Mientras esto pasaba, los otros escoltas pararon la marcha en la carretera,  no intervinieron y no siguieron a los responsables, esto debido que según lo que manifestaron les bloquearon el paso, además de que no tenían armas de fuego para repeler agresión.

José Luis y Miguel Ángel, maniobraron un arma AR-15 y fueron quienes les dispararon al escolta y al director.

Ocurrido lo anterior huyeron con dirección al este de la ciudad y llegaron hasta la Teófilo Borunda e Independencia, debido a que no conocían la ciudad, fue ahí donde los recogió “El Turco”, y pasaron las armas de un vehículo a otro.

“El Turco” declaró que 20 días antes del ataque lo contactó "Rafa" un reo del Cereso de Juárez, para ofrecerle trabajo en Chihuahua capital, con un pago de 3 mil pesos semanales y que podría llevarse a su familia.