Estado

Asesinato de exministerial, más de 5 meses en impunidad

La CEDH emitió una recomendación al Municipio, pero no la han respondido

Staff
El Diario de Chihuahua

lunes, 30 septiembre 2019 | 14:26

Chihuahua.- Poco más de cinco meses han pasado desde que un exagente ministerial llegó sin vida a la Comandancia Sur de la Policía Municipal de Chihuahua tras ser sometido por varios agentes, sin que a la fecha existan personas detenidas. 

Además se está a la espera de que la Presidencia Municipal responda una recomendación emitida hace un mes por la Comisión Estatal de Derechos Humanps (CEDH) tras denuncia de la viuda del exministerial. 

Se trata de Leopoldo Soto, detenido por un llamado de su esposa por violencia familiar, pero en el traslado de su casa a las instalaciones policíacas dejó de respirar. 

La CEDH generó la recomendación y en ella se pide que la alcaldesa María Eugenia Campos Galván, se coordine con la Comisión Estatal de Víctimas para apoyar a la viuda y 3 menores de edad. 

En el documento, identificado como AO-200/2019, narra los hechos por dichos de la viuda y de las propias declaraciones oficiales. La recomendación está en proceso de ser respondida por la autoridad municipal y conocer si la acepta o la declina. 

Después del crimen, el 18 de abril, 5 elementos de la Policía fueron presentados ante un juez como presuntos responsables, pero no hubo elementos para vincularlos a proceso penal. El argumento de ellos fue que sus superiores, otros 5 agentes que también estuvieron en el arresto, se encargaron de someter al hoy fallecido y le habrían provocado un daño mortal. 

Sin embargo, de esos otros 5 elementos no se tuvo ninguna detención y 2 de ellos, los superiores de todo ese grupo, ya no acudieron a los citatorios generados por el Tribunal de Justicia. 

Tras la liberación de los primeros, el fiscal general, César Augusto Peniche Espejel, anunció las que habrían de apelar la decisión del Juzgado de Control, pero no lo hizo al vencerse el plazo legal como estrategia para buscar nuevos elementos para fincar el delito de homicidio a los policías que ya habían sido detenidos, pero eso tampoco ocurrió.