Estado

Alimentos y cerveza, contrastes de la pandemia

Mientras unos hacen largas filas y esperan horas para adquirir cerveza, otros viven una lucha diaria para llevar comida a su casa

El Diario

El Diario

sábado, 16 mayo 2020 | 10:22

Chihuahua— La necesidad de alimentos, y de alcohol mostró los contrastes entre los chihuahuenses en plena pandemia. Mientras algunos recorren hasta 10 kilómetros por una despensa del Banco de Alimentos, otros hacen fila durante horas para adquirir un "24" de cerveza.

Luis Alberto Jiménez y Kathy Valencia caminan a pleno sol por una calle polvorienta rumbo a la Central de Abasto de Chihuahua; vienen del Banco de Alimentos de Cáritas con dos bolsas llenas de comida, en especial frutas y verduras y algunas no tan frescas.

Ellos vienen desde la colonia Puerta Savona al sur de la ciudad, y tienen que recorrer cerca de siete kilómetros caminando desde sus casas, con todo y que toman un camión de ida y otro de regreso.

Casi al mismo tiempo, decenas de personas hacían fila afuera de una tienda de conveniencia en la Colonia San Jorge para comprar una charola de cerveza.

A las nueve de la mañana, les personas que hacían fila afuera del Oxxo manifestaron que tenían ya tres horas esperando para comprar la bebida alcohólica.

Explicaron que incluso había una mecánica en la que les entregaban un cupón para después poder hacer la compra y que la venta estaba restringida a 24 cervezas por cliente. Poco importó que el precio fuera casi el doble que en tiempos normales.

Por su parte, Luis Alberto y Kathy mencionaron que cada semana acuden por una despensa.

“La contingencia me afectó mucho”, dice Luis Alberto, “me están pagando la mitad y con eso apenas comemos". 

Él trabaja como obrero para una maquila que produce rines para automóviles al sur de la ciudad y actualmente le quitan el 50 por ciento de su sueldo.

"Apenas con el sueldo completo nos completábamos para el mandado, y ahora que nos lo bajaron pues no la vemos llegar", comenta entre resignado y no ante la situación.

Explica que en el Banco de Alimentos llegan y hacen fila como otros cientos de personas. "Nos anotamos en una lista y luego nos arman unas despensas que nos cobran a 100 pesos".

Llaman la atención en el Banco de Alimentos camionetas y vehículos lujosos en las que otras familias cargan también las modestas despensas después de haber hecho fila por algún tiempo.

Entre él y Kathy cargan dos bolsas cada uno con alimentos que incluyen mangos, manzanas, calabacitas, zanahorias, plátanos y algunos abarrotes como yoghurt y embutidos.

Aclaran que en el Banco de Alimentos sólo venden una despensa por familia, y que está compuesta por dos bolsas de plástico llenas de comida.

Luis Alberto tiene dos niños de apenas 2 años y 6 meses. Kathy también tiene dos, una niña de 3 meses y otro de 3 años.  

Ellos son vecinos y se acompañan cada semana para ir por una despensa "La comida que traemos no aguanta para toda la semana, pero cuando los niños piden comida, uno tiene que salirle a buscar dónde sea", refiere Luis Alberto.

Kathy por su parte se queja de no haber recibido ningún tipo de apoyo del Gobierno.

"Los apoyos nomás llegan a las colonias de las orillas, nosotros estamos en un punto intermedio", dice mientras se aleja rumbo a su casa sosteniendo las bolsas de comida, donde ya la esperan sus dos niños.

En otra parte de la ciudad, gente humilde espera para recibir despensas de la asociación "Trasciende en el Futuro".

Durante la presente semana dicha asociación ha entregado poco más del 60 por ciento de la totalidad de paquetes de apoyos alimenticios que el Gobierno Municipal de Chihuahua otorga para beneficiarios del programa de Centros de Bienestar Infantil.

La jornada de entrega, se ha desarrollado hasta el momento en los Centros de Bienestar Infantil, Casa Blanca, El Lórax, Creciendo Junto, Nogales, Punta Oriente, Riberas de Sacramento, con la meta de abarcar los 33 Centros de Bienestar Infantil que se ubican en la capital de Chihuahua.