PUBLICIDAD

Estado

Suman 61 casos en 18 meses en el estado

Alerta por ola de suicidios de menores

En menos de una semana se quitaron la vida una niña y dos adolescentes

Alejandra Sánchez
El Diario de Chihuahua

sábado, 04 junio 2022 | 07:54

Tomada de internet | Imagen ilustrativa

PUBLICIDAD

Chihuahua—‘Mariana’, de 9 años; ‘Roberto’, de 14, y ‘Carlos’, de 13, decidieron acabar con su vida.

De acuerdo con estadísticas de la Fiscalía General del Estado (FGE), entre enero y mayo de este año se han registrado 20 casos de suicidio entre menores, tres de ellos ocurrieron en menos de una semana. 

PUBLICIDAD

En lo que respecta al 2021 se contabilizaron 41, dando un total de 61 en un año y poco más de cinco meses. 

“Hay muchos factores que pueden originar esto, como la precariedad económica, ya que mucha gente está enfocada en buscar el sustento en trabajar y eso hace muy difícil que se tenga acceso a cuestiones básicas”, expresó Paola Robles, psicóloga clínica con especialidad en tanatología. 

Explicó que puede ser causado por el bullying escolar que puede estar padeciendo algún niño o adolescente, la falta de redes de apoyo, la pandemia, el acceso a la tecnología o bien, las fallas en el acceso a la salud mental. 

“Muchas veces la depresión, la ansiedad, entre otros padecimientos, no están siendo diagnosticadas a tiempo. Aún falta mucho, aún esta muy estigmatizado el tema de salud mental, es fundamental hablar de salud mental abiertamente”, expresó Robles. 

“Mariana”, una niña tranquila 

‘Mariana’, de 9 años y de origen rarámuri, decidió terminar con su vida el pasado martes 31 de mayo. Vivía en el albergue tarahumara de San Andrés, comunidad de Parral, justo en la vía corta a Chihuahua. 

“Ella era tranquila, responsable y alegre. Su mayor deseo era salir adelante y tener una carrera. Sin duda su partida nos ha dejado un gran dolor y un gran impacto, no podemos creer que la niña ya no esté con nosotros”, dijo Felipe Hernández, director de la escuela Mati Sike. 

Además, el titular de la institución educativa indicó que ‘Mariana’ era una menor llena de energía. En lo que respecta a su entorno familiar, refirió que se conoce poco, ya que es difícil lograr conocer la forma de vida del alumnado debido a la cantidad de niños con los que cuenta la escuela. 

Pese a que los familiares de la víctima señalaron que la pequeña era víctima de bullying, Felipe Hernández dijo que ‘Mariana’ nunca hizo mención alguna sobre esta situación y que jamás dio muestras de tener algún problema, ya que, según sus palabras, “ella siempre sonreía y era muy disciplinada”. 

“Este lamentable hecho ha cimbrado a toda la institución y a la comunidad en general, el bullying no es factor de la niña para que ella tomara la decisión, porque siempre se les ha inculcado a los educandos el respeto hacia los demás a través de pláticas que se le ofrecen constantemente”, refirió el directivo. 

Además, expresó que se tienen guardias escolares, pues el alumnado de la escuela ha crecido en un 40 por ciento, con niños de diferentes contextos, por lo que siempre se está en diálogo e inculcando el respeto.

Ante esto, dijo que se iniciará la investigación de su entorno social y familiar y que espera que las investigaciones por parte de las autoridades arrojen resultados positivos. 

Esto sucede en un contexto en el que dos menores de Cuauhtémoc se quitaron la vida en menos de 24 horas. ‘Carlos’, de 13 años, y ‘Roberto’, de 14, causaron un profundo pesar en esa comunidad.

‘No más sufrimiento ni dolor’

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio es definido como el acto deliberado de quitarse la vida. Su prevalencia y los métodos utilizados varían según los diferentes países. 

Desde el punto de vista de la salud mental, los adolescentes poseen vulnerabilidades particulares por su etapa del desarrollo.

La adolescencia es una categoría construida socialmente utilizada para nombrar el período que va de la niñez a la adultez. Suele caracterizarse a este plazo de tiempo como una etapa de pleno desarrollo y grandes cambios; sin embargo, la adolescencia no es vivida de la misma manera por todas las personas, está determinada por factores sociales, económicos y culturales.

Según un informe de la OMS, “tener ocasionalmente pensamientos suicidas no es anormal. Estos son parte de un proceso normal de desarrollo en la infancia y adolescencia al tratar de elucidar los problemas existenciales cuando se trata de comprender el sentido de la vida y la muerte”.

El informe también explica que la mayoría de las personas que intentan suicidarse no busca exclusivamente la muerte, sino que desea dejar de sufrir.

Esta premisa se complementa con la idea de que los niños de entre 8 y 11 años no tienen noción de que la muerte es para siempre y muchos adolescentes tampoco. 

Por eso, pueden llegar a pensar que cuando estén muertos, las personas que los hicieron sufrir recapacitarán y dejarán de provocarles dolor cuando resuciten.

Señales de alerta 

Según datos del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, existen señales y factores de riesgo que pueden anticipar un intento de suicidio, entre ellas se encuentran: problemas emocionales, miedos extremos, ansiedad, baja autoestima, culpa, consumo o abuso de sustancias como alcohol, tabaco y drogas ilegales.

La manera como puede ser identificado alguien que podría suicidarse es la disminución en la cantidad de amistades, aislamiento social, incluso de gente cercana, y sentimientos de falta de apoyo familiar o social.

Los problemas cognitivos como las conductas hiperactivas, de riesgo físico como practicar retos virales para provocarse daños, problemas de atención y concentración, así como descenso en el rendimiento académico, son otros factores.

En cuanto a la conducta alimentaria, puede notarse la anorexia (evitan la comida, la restringen o sólo comen cantidades muy pequeñas), bulimia (comportamientos para compensar el exceso de comida, como vómitos forzados, uso de laxantes o diuréticos, ayunos, ejercicio excesivo) o el trastorno por atracón (pierden el control sobre lo que comen).

Por otra parte, quienes sufrieron de algún maltrato físico, psicológico o emocional, o por la omisión de cuidados por parte de las personas cuidadoras, abandono, acoso escolar (bullying), ciberacoso o violencia sexual, también tienen posibilidades de desarrollar ideas suicidas.

También estar en un proceso de duelo por pérdidas de un familiar, mascota de compañía, divorcio de los padres, tener sentimientos de rechazo, problemas económicos en las familia o falta de empleo de la jefa o el jefe de familia.

Realizar búsquedas en Internet o en grupos de redes sociales sobre temáticas relacionadas al suicidio, además de haber realizado intentos de suicidio previos.

El Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes refiere que estas señales o factores de riesgo serán diferentes en cada niña, niño o adolescente y que varían de acuerdo con la edad, el sexo y su contexto.

Las estadísticas 

De los 61 casos en el 2021, 13 casos de suicidio corresponden a Ciudad Juárez, 11 a Chihuahua, seis a Cuauhtémoc al igual que Balleza, cuatro a Guachochi, tres a Urique y tres a Guerrero. 

Delicias, Camargo, Hidalgo del Parral y Bocoyna registran dos hechos cada uno, mientras que Aldama, Riva Palacio, Santa Isabel, Saucillo y Nuevo Casas Grandes cuentan con un solo caso cada uno. 

De éstos, tres de ellos se dieron en niñas y niños de cero a once años y 58 en adolescentes de 12 a 17 años. 

Para comunicarse 

Si se identifican algunas de las señales, o bien se sabe de alguien que esté en peligro, se puede llamar de forma gratuita a la Línea de la Vida del CONADIC 800-911- 2000, la cual funciona las 24 horas los 365 días del año a nivel nacional. 

Al comunicarse, una persona especialista atenderá y al final ofrecerá información sobre centros especializados de tratamiento.

También se puede comunicar o escribir al Chat de Confianza del Consejo Ciudadano, que a través del programa ¡Sí a la Vida! ofrece servicio psicológico gratuito las 24 horas de los 365 días del año a nivel nacional. El número telefónico es: 55-5533-5533. 

A nivel local, puede ser mediante la Línea en Crisis, en donde la Secretaría de Salud, a través del Instituto Chihuahuense de Salud Mental, atiende a las personas que atraviesan crisis emocionales como la ansiedad, el intento de suicidio y la depresión.

La asistencia consiste en reducir el nivel de estrés de la persona usuaria, ofrecerle técnicas básicas para estabilizar las emociones y, de ser necesaria, la canalización para su atención psicológica.

El servicio es gratuito y se encuentra activo las 24 horas durante los 365 días del año en el número el 01-800-0127-274, o al 9-1-1, donde transferirán al Área de Psicología.

La principal causa de consulta en esta línea de atención es el intento de suicidio; en segundo lugar, problemas relacionados a la depresión, seguidas de situaciones de ansiedad generalizada, conflictos de pareja y relaciones familiares.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search