Estado

Aldama, entre la maquila y la delincuencia

Pobladores se ven obligados a mudarse a la ciudad de Chihuahua para estudiar, irse a Estados Unidos a laborar, o entrar a grupos criminales para salir adelante

Francisco López/El Diario

César Lozano
El Diario de Chihuahua

viernes, 30 octubre 2020 | 14:35

Chihuahua, Chih.- A sólo 27 kilómetros de la ciudad de Chihuahua, el municipio de Aldama se ha quedado rezagado en la generación de oportunidades para su población, sobre todo para los jóvenes que no encuentran oportunidades de empleo más allá de las maquilas de Chihuahua, las pocas fuentes de empleo locales y el crimen organizado.

“Pues aquí la mayoría de las personas trabajamos en lo que son las maquiladoras en Chihuahua, aquí nomás el trabajo, pues una que otra empresa costurera y las oportunidades para estudiar son muy pocas, hace falta una universidad para los chavos”, comentó Braulio López, quien vestía con una bata de la maquila Superior y regresaba a su casa luego del turno de noche.

López comentó que al mayor nivel del estudio al que se puede aspirar en  Aldama es una carrera técnica en el Cecytech, mientras que el señor Alvián Delgado dijo que los muchachos que buscan mejores oportunidades de estudio deben viajar a Chihuahua o ‘brincarse’ a trabajar en los Estados Unidos.

Las calles del poblado de cerca de 30 mil habitantes se encuentran semivacías, hay una ligera concentración de personas en la clínica del IMSS junto a la plaza principal, lugar que también resguardan varios soldados que estacionan su tanque frente a la entrada.

“La verdad sí muchos se meten ahí a la bola, o sea a lo que no deben ¿sí me entiende? Y es que de repente ya no hay qué hacer aquí, a las chavalitas las embarazan y al rato las dejan y si ya no encuentran marido, pues le tienen que hacer de la forma que sea, en la maquila o trabajando en tiendas”, explicó Javier Ríos.

El pueblo, que tiene categoría de ciudad, crece muy rápido según comentan los habitantes, quienes apuntan rumbo al sector oriente, donde dicen que está creciendo mucho, al igual que en la carretera a Chihuahua, donde llega mucha gente de otras partes, la cual no conocen los pobladores del núcleo urbano, del pueblo original, como lo definió Villalobos.

Se intentó contactar al presidente municipal Miguel Rubio, para tener una versión oficial del problema; sin embargo, no se encontraba en la Presidencia y no respondió mensajes ni llamadas.