Estado

Agrava pandemia niveles de pobreza

'Ante la necesidad, pues a juntar botes'

Silvestre Juárez / El Diario de Chihuahua / Familia chihuahuense de escasos recursos

Francisco Córdova
El Diario de Chihuahua

miércoles, 21 abril 2021 | 18:44

Chihuahua— Niños, personas de la tercera edad e incluso jóvenes abarrotan los cruceros de las zonas periféricas y hasta llegan al Centro de la ciudad, mientras otros cargan en la espalda algunos fierros sacados de basureros; niños desarman las televisiones para sacarles el cobre y otros cargan las “carruchas”, con pedacería de fierro y aluminio para llevarlas “al kilo”, con la idea de sacar algunas monedas. Estas imágenes se multiplican en tiempos de una pandemia que según el Fondo Monetario Internacional agrava los niveles de pobreza y limita hasta un año después la recuperación económica.

Cada uno de ellos cuenta una historia distinta, pero que coincide en la falta de empleo, oportunidades educativas, y una situación económica precaria. Kevin Eduardo Molinar tiene 25 años, y junto con uno de sus amigos el día de ayer cargaban en la espalda un barandal y pedacería de fierro viejo que, dijeron, les fueron regaladas para ir a vender.

“Ahorita no hay trabajo, yo no tengo ni mi credencial de elector porque la extravié y me dijeron que no me la podían dar por eso de las votaciones. No hay lugar en el que ahorita me vayan a dar trabajo porque no tengo ni una identificación, además que está difícil la cosa, y pues ya eso de ir a la escuela pues menos”, comentó el joven.

En otro rango de edad, los adultos mayores afirman haberse quedado sin oportunidades de trabajo, porque las empresas no consideran la tercera edad como fiable para otorgar empleos, con lo que el juntar botes de aluminio es un último recurso para sacar unos pesos y librar los gastos, al menos de alimentación, del día.

“Aquí todos estamos en necesidad, todos estamos desempleados y a uno ya no le dan trabajo por la edad que tiene uno. ¿Qué hacemos? Pues batallar para comer, ahí batallando uno que otro jalesito, una liebre y de una que otra vez vienen a darnos una despensita y si no queda de otra pues juntar botes, lámina ahí para sacar el peso”, afirmó Antonio Flores, hombre de la tercera edad que vive en un jacalito en la colonia La Noria, mismo que comparte con su hermano, también adulto mayor.

Mientras tanto, los hijos de Berenice, quien también es vecina de esta colonia, ayudan al padre de familia en lo económico juntando cobre o latas, según platicó la madre de familia si bien les ha impedido salir a buscar este tipo de material para su venta como chatarra, los pequeños trajeron una tele a la que le sacaron el cobre para luego ir a venderlo, pues con el sueldo del padre no alcanza.

Estos son sólo algunos retratos de como la falta de empleo y la crisis económica que ha traído el Covid empiezan a multiplicar los trabajos informales, pero también en el mismo sector a pedigüeños y pepenadores, que abarrotan los cruceros para limpiar un vidrio, vender una paleta o dar algún espectáculo, en su mayoría niños de incluso menores de 10 años que como el caso de dos hermanitos en el crucero de la Pacheco y Juan Pablo II hacen malabares uno encima del otro disfrazados de payasitos.

Según el Fondo Monetario Internacional, “la recesión provocada por la pandemia de Covid-19 no es una recesión común. En comparación con crisis internacionales anteriores, la contracción ha sido repentina y profunda; según los datos trimestrales, la reducción del producto mundial fue aproximadamente tres veces más que durante la crisis financiera mundial, y en la mitad de tiempo”.

Con lo que estiman que la recuperación de las secuelas económicas será lenta, mientras que en Chihuahua así se vive el desempleo y la falta de oportunidades, que si bien señalan entrevistados era casi un pan de cada día en estos sectores, ahora es más profunda.