Estado

Advierten colapso por crisis del agua

Exigen a Conagua rechazar envío de líquido a Tamaulipas y Nuevo León

Francisco López/El Diario

Jaime Armendáriz
El Diario de Chihuahua

lunes, 13 enero 2020 | 10:55

Chihuahua— "No se puede sacar nada de agua a la Boquilla, no se puede negociar agua que no hay, y si eso ocurre se colapsa todo el estado", alertó Manuel Márquez, líder de Agrodinámica Nacional e integrante de distritos de riego en la zona de Delicias. 

Dijo que si bien puede pagarse el tratado de aguas con Estados Unidos, no puede enviarse recurso hídrico a Tamaulipas y Nuevo León, como se ha previsto desde la Conagua, dependencia de la que espera una respuesta firme para evitar un riesgo para Chihuahua. 

Desde la semana pasada se generaron manifestaciones por la información de la dependencia federal en el sentido de sacar mil millones de metros cúbicos de la zona Sur para entregarla a los otros estados, pero los productores han criticado la falta de certeza en los números dados por funcionarios del Gobierno Federal y la actitud asumida ante el poro recurso que se tiene en la entidad. 

En cuanto a que si la presa fue vaciada, él, como habitante de la región, precisó que no fue tanto así, pero si hubo una salida de agua importante que dejó en 200 millones de metros cúbicos ese cuerpo de agua, una cantidad menor a lo que debe tener para garantizar el abasto local.

“Se pagará el tratado y de los escurrimientos se podrá dar (el pago a NL y Tamaulipas), pero no se puede negociar el agua que no hay. Más de la mitad del estado podría quedar colapsado y eso no se ha entendido. No se puede entregar más de lo que técnicamente se puede entregar”, insistió.

El viernes pasado, el legislador federal del PAN, Mario Mata, subió un video en redes sociales asegurando que la presa El Granero, en el municipio de Aldama, estaba vacía y se habían muerto “miles de peces”.

En respuesta, la Comisión Nacional del Agua, mediante su dirección local, rechazó esa acción e informó que la presa se mantiene al 70 por ciento de su capacidad. 

En éste sentido, el productor Manuel Márquez, precisó que existen actas y acuerdos de principios de los años 2000 que establecen que entre diciembre y enero de cada cinco años deben comenzar a pagarse alrededor de 400 millones de metros cúbicos de agua.

Al momento la autoridad federal y la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) han dado datos que los campesinos consideran erróneos por varios factores; uno de ellos es que no existe una medición correcta en las presas. 

Es un recurso que se paga de aquí a octubre, pero quieren mil millones de metros cúbicos a partir del mes de enero y no se va a poder desfogar esa cantidad de la presa, condenó el líder de Agrodinámica Nacional. 

El viernes de la semana pasada hubo una reunión entre productores y funcionarios de varios niveles de gobierno, para intentar llegar a un acuerdo, sin embargo el diálogo se mantuvo en tensión porque la presa La Boquilla, de la región Sur, se mantenía abierta y con salida importante de agua. 

Luego se dio a conocer que había sido cerrada y los trabajos se reanudaron, y se retomarán el próximo 22 de enero en Chihuahua capital, día en que los campesinos esperan un proyecto de solución por parte de Conagua y que se escuche aquellos planteamientos que se tienen desde las organizaciones. 

Anteriormente Manuel Márquez señaló que el envío de agua de las presas del Sur de Chihuahua hacia los estados de Tamaulipas y Nuevo León, colapsaría toda esa zona de la entidad, incluido Ojinaga.

En reunión de diciembre pasado, a los productores se les informó del envío de mil millones de metros cúbicos de agua, y posteriormente realizaron protestas en las vías del tren en Jiménez y Delicias. 

Y aunque los directivos de Conagua han rechazado que se vayan a enviar mil millones de metros cúbicos del recurso, no han negado que se vaya a entregar agua, afirmó Márquez y consideró urgente que se instale una mesa de trabajo con los productores para que puedan expresar la inconformidad y ver otras alternativas.