Acusan ‘terrorismo laboral’ en Congreso

Dan de baja a por lo menos 60 empleados

Jaime Armendáriz /
El Diario
jueves, 07 febrero 2019 | 06:00

Chihuahua— El Congreso del Estado dio de baja a por lo menos 60 personas por terminarse su contrato correspondiente o despidos, lo cual fue considerado por el diputado del PRI, Omar Bazán Flores como terrorismo laboral, al asegurar que únicamente se vieron afectados trabajadores de la bancada del PRI o relacionados con Morena. 

Al respecto, el titular de la Secretaría Administrativa, Jorge Issa González descartó una inclinación partidista en esa acción, y especificó que se trata de una evaluación de plazas y puestos cuyo recorte está avalado por los propios diputados locales. 

Esos movimientos derivan además de la desaparición de la Secretaría de Asuntos Interinstitucionales y ajustes en el número de asesores que se tienen en el Poder Legislativo, especificó. 

A la mayoría de las personas que salieron se les pagaron partes proporcionales al ser término de contrato al 31 de enero pasado, mientras que sólo dos o tres se dieron con liquidación, aseguró Issa González. 

A la par de esa reestructura operativa, se trabaja por crear un manual de procedimiento y organizacional para, entre otras cosas, definir por norma el número de asesores que puede tener cada congresista, ya que de la legislatura pasada a la actual se duplicó el número de personas que apoyan a cada diputado.

Entre las áreas que tuvieron recorte se encuentra Comunicación Social, que dependía de la Secretaría desaparecida y ahora está bajo el mando de Administración, es decir, del doctor Issa. Ahí había alrededor de 10 personas y quedaron sólo tres.

Ello ha generado incertidumbre en otras áreas ante los despidos y liquidaciones, acusó el priista Omar Bazán y consideró que se trata de una estrategia de terrorismo laboral desde el PAN “y sus aliados”.

En el caso específico de Comunicación Social, información extraoficial indica que la mayoría de las personas despedidas fueron integradas en la actual legislatura.

El clima se dificultó cuando Morena quedó a cargo de la Secretaría de Asuntos Interinstitucionales, de la cual dependía ese departamento, y comenzó a haber algunos movimientos de personal.

El diputado Omar Bazán, también dirigente estatal del PRI, emitió ayer un comunicado y aseguró que los despidos van en contra de personas no afines a Acción Nacional. “Exigimos que cese la oleada de despidos y se actúe con justicia respetando los derechos laborales de los afectados”, señaló.

Dijo que la bancada del PRI no riñe con la austeridad y la semana pasada redujo personal y planteó la disminución salarial para todo el Poder Legislativo, “hablamos de recursos que deben ser regresados al erario para beneficio de la sociedad que no ha visto obras ni servicios, y no para que la bancada panista disponga de ellos como caja chica con fines políticos”, destacó el priista.


[email protected]