Estado

'Abandona la Federación al campo chihuahuense'

Habrá pueblos fantasmas por sequía y falta de apoyo: Miguel Ángel Castillo, campesino

El Diario

César Lozano/El Diario

viernes, 14 agosto 2020 | 21:04

Productores agropecuarios de la región noroeste del estado denunciaron que la sequía y el abandono del Gobierno federal al campo chihuahuense tienen a este sector al punto del colapso y, si no se actúa pronto, varios ejidos se convertirán en pueblos fantasma. 

Los campesinos criticaron que, mientras esto sucede, la Federación se enfoca en inyectar recursos que se pierden en el programa Sembrando Vida, que consiste en la siembra de árboles frutales. 

“Sembrando Vida no funciona. Yo creo la gente más que comer arbolitos necesita comer alimentos. No estamos en contra de ese programa, incluso lo apoyamos, pero es insuficiente. Requerimos de otros programas de apoyo al campo, pero es urgente… 

No hay reglas de operación para ningún programa, no se ha implementado ninguno para Chihuahua”, señaló Miguel Ángel Castillo, perteneciente a la Organización Campesina Consejo Nacional de Sociedades y Unidades con Campesinos y Colonos (Consucc). 

Las tierras de cultivo se encuentran secas por completo y, de acuerdo con Castillo, desde hace dos años no hay apoyo directo para productores de maíz y frijol, y los programas del Gobierno federal no ayudan en nada para la producción. 

“No se pueden sembrar árboles donde no hay agua”, insistió el líder. 

Hasta el momento los municipios más afectados son Villa Ahumada, Buenaventura, Janos y Ascensión, donde existen ejidos como Josefa Ortiz de Domínguez, Benito Juárez y Rancho Nuevo, donde las comunidades han tenido que desplazarse a otros lugares en busca del sustento, ya que no hay pastizales para las vacas y todo parece indicar que no se levantarán cosechas. 

Quedarían como pueblos fantasma, según Castillo.

“Aquí pediríamos la intervención directa y decidida del gobernador del Estado, que es el que nos hace un poquito más de caso, pero estamos viendo que el Gobierno federal no quiere a Chihuahua. Estamos completamente atrasados en ese sentido. 

Pedimos maíz rolado y rastrojo para la supervivencia de los animales. Si no llueve la gente tendrá que salirse de las comunidades”, concluyó, no sin antes resaltar que sus reclamos no son por “grillar”, sino porque ellos sí ven y padecen la necesidad de cerca.