Estado

A 19 años del atentado

Un día como hoy en el año 2001 Patricio Martínez recibió un disparo en la cabeza

Francisco López/El Diario

Heriberto Barrientos
El Diario de Chihuahua

viernes, 17 enero 2020 | 09:26

Chihuahua— Hoy viernes 17 de enero se cumplen 19 años del atentado que sufrió en el año 2001, el entonces gobernador Patricio Martínez García en la escalinata de Palacio de Gobierno, donde la ex agente de la desaparecida Policía Judicial del Estado, Cruz Victoria Loya Montejano le disparó en la cabeza, provocándole lesiones severas al exmandatario chihuahuense, quien tuvo que ser trasladado para recibir atención y tratamiento médico a un hospital de Phoenix, Arizona.

A casi dos décadas de aquel suceso que marcó su vida y fue noticia de gran impacto nacional e internacional; el exsenador de la República de 71 años de edad, se reservó en hablar del tema ante este reportero, pues según explicó, ya dejó de ser figura pública.

Sin embargo El Diario reproduce una entrevista que concedió el 16 de enero de 2015 a esta Casa Editora, donde Martínez García habló a profundidad del caso, y que dejó finalmente en manos de las autoridades.

Así comenzó aquella entrevista de hace cinco años en un conocido hotel de la avenida Mirador

“Eso es estrictamente un asunto de las autoridades y por lo mismo me parece que no es de mi competencia... mi actitud respecto a esta persona (Cruz Victoria Loya) la dejé muy en claro desde un principio, de que yo no tenía más que darle gracias al cielo por tener la vida y con eso tenía más que suficiente”, expresó.

El ex mandatario estatal no pudo contener las lágrimas al recordar, pero señala que no vive con miedo ante la eventualidad de una posible preliberación de su agresora. “No, yo duermo tranquilo, llevo una vida de trabajo, de orden, no tengo nada qué temer”.

Con respecto a la investigación federal (PGR) que se aperturó para esclarecer su atentado, sostiene que aún sigue habiendo cabos sueltos sobre una intelectualidad atrás de la mujer que jaló del gatillo y donde ni los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, han dado una explicación a la sociedad.

“Se dejó que el tiempo se encargara de resolverlo con olvido... el asunto dejó de tener importancia conforme desapareció de los titulares de los periódicos”, refiere.

Patricio Martínez García fue gobernador del estado en el periodo de 1998 a 2004.

Vestido de traje azul oscuro y corbata clara, el (entonces) senador responde la primera pregunta.

¿CÓMO HAN SIDO ESTOS CASI 14 AÑOS PARA USTED?

“Han sido 14 años muy breves, pero también muy largos, siempre la vida es corta, es un parpadeo, queda claro conforme pasan los años que el tiempo es absolutamente relativo y han sido muy cortos en muchos aspectos, pero también han sido muy largos en llevar a cuestas una carga física, por las secuelas que deja un incidente de esa naturaleza, que lo llevo con mucho gusto, alegría y con mucho agradecimiento al cielo.

“Si todas esas circunstancias médicas, físicas, de molestia las tengo que pagar, me parece que es un pago que se hace como una ofrenda de agradecimiento al cielo, que me permitió sobrevivir a una circunstancia tan difícil”.

¿QUÉ HA SIDO LO MÁS DIFÍCIL DE ESAS SECUELAS?

“Son difíciles, pero se requiere también de parte de uno hacerlas fáciles, no torturarse, no ver el aspecto negativo, por el contrario ver todo lo positivo que se puede y debe encontrar en una circunstancia de esta naturaleza. He tenido algunas cirugías y hace algunos meses por razones médicas de consulta y de hospitalizaciones que he tenido, me pidió un joven médico que hiciera una relación de las cirugías que he tenido como antecedente que se solicita para integrar un expediente clínico y cuando fui relatando todas las intervenciones quirúrgicas a las que me he sometido, hizo un comentario: ‘oiga, trae muchas cirugías por todos lados’. Pues sí, le dije, afortunadamente las traigo”.

¿CUÁNTAS INTERVENCIONES MÉDICAS LLEVA USTED A LA FECHA?

“Pues mire, de 14 años a la fecha, ya perdí la cuenta, pero han sido como unas ocho, unas de poco tiempo otras que se han llevado de cinco horas con anestesia, pero, bueno, aquí estoy afortunadamente”.

El pasado martes durante su intervención ante el Comisionado de Seguridad Federal en Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, señaló que hubo actores intelectuales en los hechos que sufrió, 

¿CUÁLES CABOS SIGUEN SUELTOS?

“Obvio, ahí se quedaron los cabos fuera del alcance de la posibilidad de investigación del Ministerio Público en la demarcación estatal, esos salían fuera del territorio estatal y eso era indispensable que lo manejara el gobierno federal dada la trascendencia y circunstancia de que se atentó no solamente contra una persona, sino contra alguien que tenía una posición, que solamente 32 mexicanos la tienen, y que tienen la condición de ser el jefe del ejecutivo de un estado, me parece que es un asunto trascendente y que se debió haber hecho todo lo necesario para que se dilucidara lo que había atrás de esto y no se hizo”.

¿POR QUÉ NO SE HIZO, SENADOR?

“No lo sé, yo estuve dos meses hospitalizado fuera (Phoenix, Arizona), dejé pasar un mes más de mis funciones, pues estaba cumpliendo con una pesada situación de convalecencia, con algunas limitaciones, pero sé que creciéndome a las dificultades y entonces hasta el día, revíselo en la hemeroteca, 18 de abril (2001) en que señale públicamente el desdén con que se había manejado el asunto, el descuido, el desaseo, y entonces recibí una llamada de alguna dependencia del gobierno federal, me preguntaron que qué pasaba y mi respuesta fue justamente, eso es lo que yo pregunto, “qué es lo que pasa, señores”, que están ustedes señalando estos asuntos con una procacidad y con una ligereza inaceptables, el decir que a ustedes les metieron un gol cuando a un gobernador del estado de la república le metieron un balazo en la cabeza, pues es para preguntarles a ustedes qué pasa, tuve derecho a señalarlo, como cualquiera que sufriera una agresión igual o menor que ésta”, expresó el ex mandatario.

Y continuó: “Entonces fui invitado a una reunión de alto nivel con el gabinete de seguridad nacional, entonces se me ofreció que se harían todas las investigaciones y que se llevaría el asunto hasta las últimas consecuencias, y sucedió lo que pasa en muchos asuntos en nuestro país. Se dejó que el tiempo se encargara de resolverlo con olvido”.

¿ENTONCES NI EL GOBIERNO FEDERAL DE VICENTE FOX, NI EL DE FELIPE CALDERÓN, NI EL ACTUAL HAN PODIDO ESCLARECER SU ATENTADO?

“No, yo creo que el asunto dejó de tener importancia conforme desapareció de los titulares de los periódicos, como sucede lamentablemente con cientos de miles de casos de circunstancias similares en todo el país. Pero entonces lo señalé en su tiempo, si esto se deja impune y no se revisa cuáles fueron sus circunstancias, no quiero ahondar mucho en el tema, sólo decir que hice un pronóstico de que sería sin duda una demostración de impunidad que llevaría a que se continuara, se generalizara con esa conducta, dado el éxito que habían tenido quienes habían participado en esto y si no ellos, por lo menos como un ejemplo de que al cabo no pasa nada”.

Senador Martínez, hoy (ayer) se publica una noticia en la primera plana de El Diario sobre una solicitud que hace la agresora material de su atentado, ante autoridades judiciales para buscar el beneficio de una preliberación, ¿Cómo recibió usted esa noticia?.

“No tengo comentario alguno al respecto, no tengo nada absolutamente que comentar porque no es de mi competencia el asunto, eso es estrictamente de las autoridades y por lo mismo me parece que (hace una pausa), no es de mi competencia, no es un asunto en el que yo pueda tener alguna participación, eso es estrictamente de las autoridades.

Yo mi actitud respecto a esta persona (Cruz Victoria Loya) la dejé en claro desde un principio de que yo no tenía más que darle gracias al cielo por tener la vida y con eso tenía más que suficiente, no tenía, pues, nada qué reclamar personalmente, y por lo demás que se aplicara la ley conforme a lo que está establecido para esos casos”.

¿NO HAY TEMOR EN USTED DE QUE ESA PERSONA PUEDA SALIR EN LIBERTAD, ES DECIR, AÚN FALTA QUE SE ACREDITEN DIVERSOS ESTUDIOS DE PERSONALIDAD?

“No, yo duermo tranquilo, llevo una vida de trabajo, de orden, no tengo nada que temer, esos asuntos anímica, espiritual, moralmente están superados y en el nivel que les corresponde, en un nivel de manejar esto con seriedad y cuidado y con dignidad para todos”, señaló.

Al enviar un mensaje a los chihuahuenses, se le quiebra la voz al ex mandatario y le brotan lágrimas. “Cuando en la calle, en lugares remotos, en algún estado de la república, o de otras partes del país me encuentro con gente que me dice: usted es Patricio Martínez, no se imagina cuánto recé y lloré por usted cuando vi aquellas noticias, eso es sumamente estrujante”.

Hay todavía quien me expresa sus sentimientos, su presencia espiritual y anímica en aquellos momentos difíciles en que yo luchaba por mi vida, obviamente que esto es muy emotivo (vuelve a respirar profundo), muy increíble, muy impactante y estruja el alma y el corazón de quien recibe un mensaje de esta naturaleza que es una solidaridad, una fraternidad a distancia que demuestra que la caridad es lo mejor que podemos practicarla con un desconocido a distancia”, señaló.