Espectáculos

Video: 'Un abrazo de tres minutos', la realidad de familias separadas por un muro

El documental producido por Gael García Bernal fue grabado en Ciudad Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 29 octubre 2019 | 16:48

"Un abrazo de tres minutos" el documental producido por Gael García Bernal que muestra la alegría y la angustia cientos de familias de migrantes a mitad del río Bravo se estrenó ayer en Netflix.

A dos días del séptimo evento organizado por la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, el documental muestra los momentos sentimentales entre las familias que por tres minutos pueden vencer todos los muros.

“La idea de reunir brevemente a las familias en el medio del río Grande (llamado río Bravo en México) nació de la necesidad de darles una pequeña sensación de victoria, esperanza y fuerza para seguir luchando por la reunificación permanente. Siempre hemos visto estas reuniones como actos de amor, pero en general como actos de protesta”, destacó la organización estadounidense.

El documental dirigido por Everardo González, y producido por No Ficción, Daniela Alatorre y Elena Fortes, muestra las historias de familias que lograron reunirse durante el quinto evento, que se llevó a cabo el 12 de mayo del año pasado, cuando más de 300 familias se pudieron abrazar.

“Hace solo tres días, fuimos testigos de un derramamiento emocional de amor de ambos lados mientras las familias celebraban la compañía del otro por unos momentos antes de regresar a sus posibles países”, señaló Gabriela Castañeda, vocera de la organización.

El simbolismo de que sea en el mismo río, que sirve como límite natural y ha cobrado muchas vidas, en donde puedan reunirse padres, hijos, hermanos, esposos, nietos, sobrinos e incluso conocerse, “da una idea completamente nueva de cómo debería ser la frontera”, se destacó.

“Durante estas reunificaciones, el río, lejos de tomar vidas, trae la esperanza de una nueva América que abraza la migración como el valor central de nuestra existencia”.

El documental narra las emociones de los migrantes que viven en Estados Unidos y los que se quedaron de este lado de la frontera o fueron deportados por las autoridades, el anhelo del reencuentro previo al evento, la emoción de verse a lo lejos, los abrazos y las palabras llenas de emoción pero también el dolor de despedirse una vez más.