Espectáculos

Últimos compromisos

Los duques de Sussex estarían de regreso en el Reino Unido por una invitación de la reina Isabel II

Agencias / Meghan Markle y el príncipe Harry con su hijo Archie

Agencias

martes, 11 febrero 2020 | 15:24

Londres— Meghan Markle y el príncipe Harry podrían regresar al Reino Unido mucho antes de lo esperado. Apenas un mes después de que se produjera el cese de las funciones como miembros senior de la familia real británica de los duques de Sussex, la reina Isabel II les ha pedido que regresen a Londres dentro de un mes para una “ronda final de compromisos”.

Según publica The Sunday Times, la monarca británica ha extendido una invitación a su nieto, a la mujer de éste y a su biznieto, el pequeño Archie, de 10 meses, para asistir al habitual Servicio de la Commonwealth en la Abadía de Westminster, que este año tendrá lugar el próximo 9 de marzo, cuando se cumplen dos meses exactamente desde el ‘Megxit’.

De acuerdo con el citado medio, esta celebración, a la que la pareja ya acudió el año pasado a pocas semanas de que Markle diera a luz a su primer hijo, sería el acto elegido como escenario de la despedida oficial de los duques tras anunciar que renuncian a sus funciones y, por lo tanto, también a su título y sus sueldos dentro de la Casa Real.

En la ceremonia, como todos los años, además de los representantes de las otras 52 naciones que forman la Commonwealth, se espera que los duques coincidan con el príncipe William, hermano de Harry, y su mujer Kate, con los que los Sussex no han tenido la mejor de las relaciones en los últimos meses. Por otro lado, también es más que probable que estén presentes el príncipe Carlos y Camila Parker-Bowles, entre otras figuras destacadas de la realeza británica.

Durante el mensaje que emitieron Harry y Meghan en su día para revelar la decisión de mudarse un tiempo a Canadá para criar a su hijo lejos de los focos, el príncipe y su esposa ya revelaron que, a pesar de su distanciamiento, seguirían cumpliendo con sus deberes con la reina y la Commonwealth, por lo que este anuncio no ha cogido a nadie desprevenido.

 “Planeamos equilibrar nuestro tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica y seguir cumpliendo con nuestros deberes con a la reina, la Commonwealth y las organizaciones de nuestro patronazgo”, aseguraron los duques de Sussex en su mensaje, algo que ahora se puede interpretar como que ya tenían en mente su participación en este acto al que Isabel II les ha convocado antes de su retirada definitiva.

La nueva vida de los Sussex

Lejos de la dinámica que llevaban en el la familia real, en el último mes Harry y Meghan han comenzado a dar algunas pistas de cómo será todo para ellos tras abandonar la vida que llevaban en la Inglaterra. Mientras que la estadounidense asistió ya en sus primeros días a algunos actos de tipo social en Canadá, en los que se alejó por completo del protocolo que tantas veces se había saltado en el Reino Unido, su esposo permaneció unos días más en Palacio y, poco después, se unió a la exactriz al otro lado del charco para comenzar con ella y su hijo una vida mucho más discreta.

A pesar del hermetismo con el que han llevado estos 30 primeros días, en algunas ocasiones se ha podido ver a la pareja llevando al pequeño Archie al parque o dando paseos con sus perros cerca de la zona de Vancouver (Canadá) en la se encuentra la mansión de 14 millones de dólares en la que están viviendo.

Según han dicho varias fuentes a la revista People, ambos “están disfrutando de una vida tranquila, dan largos paseos, hacen yoga y Meghan cocina”, dado que son personas “muy hogareñas y les encanta relajarse con Archie y los perros”.

Por encima de cualquier enfoque que la pareja le haya querido dar al periodo de transición que les concedió la reina hace ya un mes, las mismas fuentes cercanas aseguran que “Archie es la prioridad” en todo este nuevo giro de sus vidas: “Todavía se trata de cuidarlo y poner a la familia primero. Es un niño feliz, le encanta reír. Archie y Harry lo pasan muy bien juntos, y Meghan es una gran madre que se preocupa mucho por él. Están tratando de vivir su vida como padres normales”.

Además de esto, esta nueva vida de los duques está permitiendo a Meghan, que llevaba cerca de dos años alejada de sus amigos y su familia, retomar el contacto con algunas de las personas más importantes en su vida, como sus mejores amigos o su madre Doria Ragland, que vive en Los Angeles. Según People, en está tortuosa época en la que todo está cambiando para ella, la mujer del príncipe está sacando “mucha fuerza de su madre”, una figura fundamental en su nueva vida.

Finalmente, aunque, a nivel profesional, las cosas no terminan de estar del todo resueltas para los duques de Sussex, en las últimas semanas se ha especulado con el posible retorno de la exactriz al mundo de la interpretación o del doblaje, que nada tienen que envidiar al posible futuro como ‘influencers’ del matrimonio. Sea como fuere, después del 9 de marzo, tendrán todo el tiempo que la reina les deje para resolverlo.