Toledo: grabado en la memoria fronteriza

El artista oaxaqueño expuso 'Los Cuadernos de la Mierda' en el Museo de Arte del INBA en 2002 y aunque él no asistió a la inauguración, el espíritu de su obra dejó huella entre los fronterizos

El Diario
viernes, 06 septiembre 2019 | 19:54
|

El Diario

Fue el 26 de julio del 2002 en el Museo de Arte del INBA cuando los fronterizos tuvieron la oportunidad de explorar el mundo fantástico del recién fallecido pintor oaxaqueño Francisco Toledo.
Los Cuadernos de la Mierda fue la colección a través de la cual los fronterizos palparon el inconmensurable talento del grabadista y escultor universal, 27 cuadernos con mil 500 imágenes entresacadas de 18 cuadernos.
“En la historia de las exposiciones plásticas de Juárez es la primera vez que una colección completa de Toledo se hospeda en la ciudad. Hemos tenido grabados pero no originales, y su importancia radica en que es una exposición clave dentro de su carrera por la calidad y cantidad de temas que maneja”, dijo Rosa Elva Vázquez Ruiz, entonces directora del INBA, durante el mensaje inaugural de la expo que fue curada por el crítico y museógrafo Santiago Espinoza de los Monteros.
En esa ocasión Toledo no acudió a la inauguración, pero su espíritu libre, creativo y omnipresente se sintió en un sala abarrotada para conocer la obra del maestro juchiteca.
La colección formaba parte del Programa Nacional de Pago en Especie que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ofrecía a través de la Dirección de Promoción Cultural y Acervo Patrimonial.
“Toledo donó su trabajo a la SHCP con la condición de que su obra fuera vista por todos los mexicanos”, comentó Vázquez Ruiz, y al menos en la localidad el anhelo de Toledo se cumplió de forma cabal, ya que a la muestra acudieron cientos de visitantes a lo largo de los tres meses que permaneció en exhibición.