PUBLICIDAD

Espectáculos

También buscan un trofeo

Los anunciantes del Super Bowl van con todo para ganarse a la audiencia este domingo

Associated Press

sábado, 10 febrero 2024 | 15:28

PUBLICIDAD

Nueva York— Los anunciantes de renombre harán todo lo posible el domingo del Super Bowl: contrataron a actores de alto nivel, invertirieron en deslumbrantes efectos especiales y buscarán las risas para ganarse a los espectadores durante las pausas del partido.

En un entorno mediático cada vez más fracturado y polarizado, y con menos gente viendo la televisión en directo, la Super Bowl es una anomalía. De hecho, la audiencia del partido ha aumentado, con un récord de 115,1 millones de telespectadores el año pasado.

Así que los profesionales del marketing utilizarán el partido del domingo, que se emitirá en la CBS y en Paramount+, para llamar la atención sobre nuevos productos, extensiones de marca y su mensaje de marketing, ya que de nuevo compiten por los ojos de los más de 100 millones de espectadores previstos.

La mayoría de los anunciantes de la Super Bowl parecen estar redoblando sus esfuerzos en vuelos de fantasía o humor ligero, a menudo con una dosis de nostalgia y muchas minirreuniones de personajes televisivos.

Mini-reuniones de series de televisión

Quizás siguiendo la estela del éxito del anuncio de PopCorners del año pasado, que incluía una reunión de los actores de “Breaking Bad” Bryan Cranston y Aaron Paul, este año hay un montón de mini-reuniones de series de televisión en los anuncios.

T-Mobile, que lleva reuniendo a coprotagonistas de Scrubs en anuncios del Super Bowl desde 2022, reúne a Zach Braff y Donald Faison para cantar una versión de “Flashdance... What a Feeling”, con Jason Momoa, junto con un cameo de Jennifer Beals.

Nostalgia y travesuras ligeras

El humor y un toque de nostalgia pueden encontrarse en muchos anuncios. El anuncio de Molson Coors recupera su “Chill Train”, que apareció por última vez en anuncios hace casi dos décadas, en 2005. Un anuncio irónico muestra cómo el tren se estrella en una fiesta de fútbol para llevar Coors Light a los asistentes. LL Cool J resulta ser el revisor.

“Una de las cosas en las que realmente intentamos pensar es en asegurarnos de que retenemos y protegemos a nuestros bebedores habituales y, al mismo tiempo, atraemos a nuevos bebedores”, afirma Sofia Colucci, directora de mercadotecnía. 

“El Super Bowl es un gran escenario en el que tenemos la oportunidad de dirigirnos ampliamente a esas audiencias”.

En otro anuncio lleno de travesuras, Doritos presenta sus nuevas patatas fritas Dinamita -el 24º año que Doritos se anuncia– mostrando a dos abuelitas en una tienda con la actriz Jenna Ortega. Ellas revelan sus dotes para la acción al salir en persecución del actor de “Top Gun: Maverick”, Danny Ramírez, que ha cogido la última bolsa de patatas fritas de una estantería.

El director de marketing de Frito-Lay North America, Brett O'Brien, afirma que Dinamitas pretende llegar a un “público joven multicultural” de entre 16 y 24 años.

Abundan los famosos

Siempre hay montones de famosos en los anuncios, y el poder de las estrellas parece subir y subir cada año.

“En estos momentos, el ‘famoseo’ está lleno de esteroides”, afirma Jessica D. Collins, del Brandcenter de la Virginia Commonwealth University. Aunque esto no es necesariamente nuevo o sorprendente para el Super Bowl, añadió, “simplemente va a ser tan exagerado este año”.

Eso significa que grandes nombres como Arnold Schwarzenneger protagonizan un anuncio de State Farm, Ice Spice aparece para Starry, Christopher Walken se enfrenta a imitaciones de sí mismo para BMW y Usher, cabeza de cartel del espectáculo del descanso del Super Bowl, aparece en un anuncio de Uber Eats.

Además de los reencuentros con series de televisión, Michelob Ultra incluye a la leyenda del fútbol Lionel Messi, al protagonista de “Ted Lasso” Jason Sudeikis y al quarterback retirado de los Miami Dolphins Dan Marino. BetMGM cuenta con Vince Vaughn, Tom Brady y Wayne Gretsky. Y Paramount+ cuenta con una alineación repleta de estrellas, como Drew Barrymore, Sir Patrick Stewart y Creed.

Squarespace también contrató a un gran nombre para que se pusiera detrás de la cámara: Martin Scorcese dirigió su primer anuncio de la Super Bowl para el sitio de alojamiento de dominios.

Aunque el poder de las estrellas es emocionante, siempre se puede exagerar. 

Los anunciantes pueden arriesgarse a que los espectadores recuerden qué estrellas vieron en un anuncio, pero no el nombre de la marca, señala Linli Xu, profesor asociado de marketing de la Universidad de Minnesota.

Según Collins, una forma orgánica de que los anunciantes consigan atraer a los famosos es elegir a una estrella que ya tenga una conexión con la marca, o aprovechar un momento reciente de la cultura pop.

“Muchas veces, cuando aparece un famoso, uno se pregunta: ‘Esa persona nunca habría utilizado ese producto. ¿Por qué está ahí?’”.

Momentos serios

Por supuesto, no todo serán risas en los anuncios de este año.

El anuncio de Dove se centra en el hecho de que la falta de confianza en la apariencia física lleva a las chicas a abandonar el deporte. Y el emotivo anuncio de Google sigue a un hombre ciego que utiliza “Guided Frame”, la función de accesibilidad de Google para la cámara del Pixel que utiliza una combinación de señales de audio, animaciones de alto contraste y vibraciones táctiles, para hacer fotos de las personas y los lugares de su vida.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search