Surgen dos denuncias más en su contra

Armando Vega Gil se quitó la vida luego de ser acusado por acoso sexual

Agencias
lunes, 08 abril 2019 | 06:00
Archivo / El Diario

Ciudad de México— Luego de ser acusado por acoso sexual contra una menor de edad, Armando Vega Gil, exbajista de la extinta banda ‘Botellita de Jerez’, se quitó la vida en su casa ubicada en la colonia Narvarte.
Su última publicación en redes sociales fue una carta donde señalaba que ‘su muerte no era una confesión de culpabilidad’, sino una consecuencia del impacto económico que tendrían las señalaciones en su vida y en la de su hijo.
“En fin, es un hecho que perderé mis trabajos, pues todos ellos se construyen sobre mi credibilidad pública. Mi vida está detenida, no hay salida. Sé que en redes no tengo manera de abogar por mí, cualquier cosa que diga será usada en mi contra… Solo quiero dejar limpio el camino que transite mi hijo en el futuro”, mencionó en la carta póstuma.
El fallecimiento del músico definitivamente es lamentable, sin embargo, en redes sociales fue utilizado para ‘desvirtuar’ el movimiento #MeToo, donde ahora han aparecido dos nuevas acusaciones contra el músico de 63 años.
Una de ellas relata que Vega Gil le ‘tiró los perros’ en una fiesta cuando apenas tenía 14 años.
“Claro, no ayer, tiene más de 30 años, y por supuesto, en ese momento yo quizá no conocía si quiera el concepto, el era un ‘famoso’ tirándome el perro en una fiesta, y yo una adolescente de no más de 14 años, quizá 13”.
“Mi mamá llegó y lo alejó porque ella sí era consciente de que yo tenía 14 años y él al menos el doble”.  
Otra chica apoyó la denuncia y contó que había pasado por una situación similar.
“Armando Vega Gil me escribió por Myspace cuando yo tenia 14-15 años para decirme que qué bonitas piernas tenía y que cuando me dejaba mordérmelas”.
Otra de las acusaciones más sonadas del movimiento #MeToo, es la de Efrén Barón, integrante de la banda ‘División Minúscula’, quien fue denunciado por al menos nueve mujeres por acoso sexual.
De acuerdo con la mayoría de los señalamientos, una práctica recurrente del músico era enviar fotografías y videos de contenido sexual a mujeres que no habían dado su consentimiento para recibirlas.
Ante las múltiples denuncias, ‘División Minúscula’ lo separó del grupo, sin embargo él no ha aceptado su culpabilidad.