Espectáculos

Steve Soderbergh, un cineasta sobreviviente de la pandemia

El director estrena No Sudden Move el primero de julio por HBO con Don Cheadle como protagonista

Associated Press

sábado, 26 junio 2021 | 08:24

Associated Press Associated Press Associated Press Associated Press Associated Press

Nueva York- Durante la pandemia, Steven Soderbergh ha filmado dos largometrajes, estrenó un par de películas, escribió la secuela de su primer filme, "Sex, Lies and Videotape" ("Sexo, mentiras y video") de 1989; reeditó algunas de sus películas viejas (principalmente por diversión) y coprodujo los Premios de la Academia.

Es una cantidad de logros que deja corto al rompecabezas de 1000 piezas que algunos de nosotros aún estamos orgullosos de haber armado el pasado mayo.

Pero en una época en la que gran parte de Hollywood atraviesa un cambio profundo, Soderbergh ha aprovechado como pocos este momento incierto.

"Creo que es justo decir que soy la cucaracha de esta industria", dijo el cineasta sonriendo en una entrevista reciente por Zoom. "Puedo encontrar la forma de sobrevivir en cualquier versión con la que sea confrontado".

Soderbergh ha producido en promedio una película al año en sus 35 en el cine, acumulando una obra ágil y frenética que abarca desde indies experimentales para iPhones, como "High Flying Bird" y "Unsane" ("Perturbada"), hasta cintas comerciales para complacer a las masas como "Ocean's Eleven" ("La gran estafa"), "Erin Brockovich" ("Erin Brockovich: Una mujer audaz") y "Magic Mike". Su más reciente filme, "No Sudden Move", estuvo a punto de cancelarse. Inicialmente iba a comenzar su rodaje en abril de 2020. La pandemia echó a perder esos planes, pero para comienzos del otoño (boreal), después de que ayudó a crear una nueva lista de protocolos de seguridad, Soderbergh la retomó aunque sin uno de sus astros, George Clooney, quien se retiró por motivos de salud de su hijo asmático.

Aun así, a "No Sudden Move", que se estrena el 1 de julio en HBO Max, no le faltan estrellas. Y aunque la presencia de Clooney pudo haber reforzado el espíritu de volver a juntar a la banda, "No Sudden Move" sigue siendo una prima de una de las películas más celebradas de Soderbergh: "Out of Sight" ("Un romance peligroso") de 1998, la elegante y sublime aventura adaptada de Elmore Leonard.

Esa película comenzaba bajo el sol de Miami pero descendía a la invernal Detroit. Veintitrés años después, "No Sudden Move" trae a Soderbergh de vuelta a la capital automotriz junto con Don Cheadle, quien interpretó memorablemente a Maurice "Snoop" Miller en "Out of Sight". Desde entonces, Cheadle ha coprotagonizado cuatro películas más de Soderbergh: "Traffic" ("Tráfico"), y las cintas de "Ocean's". Pero en esta ocasión tiene el papel estelar.

"Esto fue diseñado como un vehículo para Don, lo quisiera o no", dijo Soderbergh. "Literalmente, quería ver a este tipo caminando, caminando, caminando, y nos lanzamos en paracaídas a esta historia".

"No Sudden Move" comienza con Cheadle, en el papel de Curt Goynes, deambulado por Detroit en la década de 1950. Soderbergh y el guionista Ed Solomon concibieron la película desde el comienzo como un filme de atraco con un trío de ladrones unidos al estilo de aquellos en película de cine noir de Robert Wise "Odds Against Tomorrow" ("Reto al destino") de 1959. Esa fue una inspiración, al igual que la película de crimen clásica de la década de 1970 "The Friends of Eddie Coyle" ("El confidente").

Pero mientras trabajaban en el guion, Solomon se topó con la historia de los esfuerzos de la industria automotriz para evitar los controles de las emisiones de carbono. "No Sudden Move" comienza con tres delincuentes contratados (interpretados por Cheadle, Benicio del Toro y Kieran Culkin), pero se expande para abarcar algunos de los pecados originales de Detroit, de manera similar a como lo hace "Chinatown" con Los Ángeles. El elenco también incluye a Bill Duke, Jon Hamm, David Harbour, Julia Fox, Brendan Fraser, Matt Damon y Ray Liotta. 

"Pudimos hablar sobre las prácticas discriminatorias y la comunidad y la devastación de Detroit y la codicia de los fabricantes de autos sin hacer proselitismo o restregarlo", dijo Cheadle. "Todo era parte de la intriga narrativa. Se sentía de muchas maneras como 'Out of Sight 2.0' o 1.0, 30 años antes. Como revisitar ese tipo de energía".

Cheadle no estaba necesariamente ansioso por volver a un set de rodaje en ese momento, pero también se dio cuenta de que si no lo hacía, Soderbergh, quien se estaba quedando en casa, seguiría probablemente escribiendo y enviándole guiones. El director logró filmar sin incidentes con pruebas frecuentes de COVID-19 en dos unidades móviles por las que pagó personalmente. El elenco principal y el equipo de producción formaron una burbuja social en cuarentena.

"Sé que hice pasar a Steven por una especie de infierno con mi incertidumbre sobre volver", dijo Cheadle. "Perdí a miembros de mi familia por COVID. Estaba muy nervioso incluso de salir de casa".

Cheadle sonríe. "También lo culpo por 'Contagion' ('Contagio')", dijo en referencia al profético drama pandémico de Soderbergh de 2011. "Creo que él es el paciente cero".

En abril, Soderbergh lideró un esfuerzo para montar una entrega presencial de los premios Oscar pese a las restricciones del COVID-19. El espectáculo fue bellamente filmado, empezando con una fluida toma de la entrada de Regina King, e hizo que una ceremonia que suele ser impersonal se sintiera cálidamente íntima. Pero también pecó de tener presentaciones y discursos demasiado largos, y la maniobra de cambiar el orden de los últimos premios hizo que terminara de manera extraña.

En general, Soderbergh está satisfecho con la ceremonia. La transmisión logró lo que se proponía: que los Oscar fueran presenciales de forma segura mientras se experimentaba con un formato que suele ser inflexible.

"Hasta donde yo sé, somos la primera premiación en mucho tiempo en la que nadie fue retirado del escenario con música y estoy orgulloso de eso. Eso es lo que pasa cuando contratas al director de una película titulada 'Let Them All Talk' ('Déjales hablar')", bromeó haciendo alusión a su película de 2020 para HBO Max, con Meryl Streep, filmada principalmente en un crucero.

Pero Soderbergh sí salió de la experiencia — que calificó de satisfactoria y única — con una sensación mordaz de una crisis existencial mayor para el cine. Los ratings, como ha ocurrido con la mayoría de las premiaciones en pandemia, se desplomaron.

"Simplemente lo veo como un asunto más grande que los temas específicos de cómo se vio nuestra premiación, y eso es: ¿Cómo hacemos que a la gente le importen las películas como antes?", dijo. "Para mí, esa es verdadera pregunta que debe afrontarse".

Pero las condiciones y las oportunidades del streaming son perfectas para un cineasta versátil y trabajador como Soderbergh. Recientemente filmó su tercera película para HBO Max, "KIMI", un thriller con Zoë Kravitz que se desarrolla en la pandemia. "No Sudden Move", una cinta policial de época para adultos, es por mucho el tipo de película que antes de que las puertas del streaming se abrieran tenía pocas probabilidades de realizarse.

"Es un momento realmente bueno para alguien que hace cosas. Sinceramente, no me gustaría estar dirigiendo estas compañías. Nadie sabe lo que viene. Nadie sabe lo que es algo cíclico en contraposición a un cambio secular real", dijo Soderbergh. "Tengo una larga historia con Warner. Ambos parecemos estar sincronizados con el propósito de mis asuntos, que es estar realmente ocupado".

Otras cosas nunca cambian. "No Sudden Move" es la sexta película de atraco de Soderbergh, un ciclo que comenzó con "Out of Sight" y que incluye tres películas de "Ocean's" y "Logan Lucky" ("La estafa de los Logan"), una cinta autofinanciada y autorreferencial que también trató de hacer en Hollywood. El género, dice el director, anima a un cineasta a traer algo a la mesa, a "darle estilo". "Está hecho para las películas", dijo. 

Antes de que Soderbergh y Cheadle tuvieran que partir al estreno de "No Sudden Move" en el Festival de Tribeca, el director preguntó si regresar al lugar de su primera película de ladrones era tentar su suerte.

"He tenido dos experiencias muy buenas en Detroit y salí de ahí con dos películas con las que estoy muy contento", dijo Soderbergh. "La pregunta es: ¿debería dejar eso ir?"

Cheadle no vaciló. "¡Prepárate! ¡Vuelve a la fuente!", lo alentó. "Dále vuelta a la rueda".

close
search