Espectáculos

Robert De Niro y el divorcio del siglo

En medio de acusaciones mutuas, el actor y Grace Hightower anuncian una separación al más puro estilo Hollywood

Tomada de internet

Agencias

viernes, 30 abril 2021 | 09:37

Cuando una antigua azafata llamada Grace Hightower trabajaba en 1987 como recepcionista en el restaurante londinense Mr Chow, el establecimiento era el paraíso de los famosos. A él acudían a menudo actores como Michael Caine, cantantes como David Bowie o artistas de la talla de David Hockney. Así que no fue extraño que una noche apareciera por allí Robert de Niro, a quien su futura esposa, que entonces tenía 32 años, asegura que al principio no reconoció. 

Pronto comenzaron una relación que culminó en un matrimonio intermitente que a su vez ha derivado en dos divorcios y acusaciones mutuas de violencia doméstica y abuso de alcohol y de drogas. Hace pocos días, la pareja -inmersa en una tortuosa batalla por el reparto de sus bienes- se veía las caras una vez más en un tribunal de Nueva York durante una audiencia virtual sobre los gastos de Hightower.

De Niro ha hecho todo lo posible para mantener estas discusiones en privado y no es difícil ver por qué. Las asombrosas sumas de dinero y los lujosos estilos de vida que han salido a la luz no encajan bien con su imagen de actor serio y demócrata acérrimo que odia a Donald Trump.

Según su abogada, el protagonista de 'Taxi Driver' se presta hoy en día a hacer películas de dudosa calidad o anuncios para marcas de coches porque necesita dinero para mantener el extravagante ritmo de gastos de su ex.

"¿Cuándo tendrá la oportunidad de no aceptar todos los proyectos que se le presenten y de no trabajar seis días a la semana y doce horas al día para poder seguir el ritmo de la 'sed de ropa de Stella McCartney' de la señora Hightower? Podría ponerse enfermo mañana, y se acabaría la fiesta", asegura la letrada en declaraciones que recoge el 'Daily Mail'. El medio inglés asegura que la demandada acumula un promedio de 215.000 dólares al mes en su tarjeta de crédito y otros 160.000 dólares en efectivo. Solo en 2019 gastó 1,67 millones de dólares en una joyería de Nueva York. 

El abogado de Hightower ha contraatacado argumentando que su clienta necesita ese dinero para "mantener el statu quo" del estilo de vida que disfrutó con De Niro durante su matrimonio. También acusó al actor de no escatimar en gastos a su vez. "Cuando va a almorzar el domingo en Connecticut, alquila un helicóptero. Cuando vuela a ver a sus amigos en Florida, es en un jet privado". 

También reveló que desde que la pareja solicitó el divorcio en 2018 (la segunda vez que lo hacen), De Niro ha estado disminuyendo injustamente sus pagos a su exesposa, incluyendo la reducción del límite mensual de su tarjeta de crédito American Express de 375.000 dólares a 'solo' 100.000 dólares desde este pasado mes de enero. 

De Niro tiene seis hijos de tres madres distintas y, según fuentes cercanas a su familia, tan solo quiere "comprar la paz" con su última esposa. "Están jugando con la generosidad de Bob", aseguró este informante al 'Daily Mail' sobre una batalla judicial que dura ya tres años. 

Ella, al parecer, ha exigido la mitad de su fortuna, que estimó en 500 millones de dólares, aceptando que esta era una cantidad mucho mayor de la que le estipulaba el acuerdo prenupcial que firmó en 2004 y que le otorgaba una casa de 5,5 millones de dólares y, siempre que De Niro ganara al menos 15 millones de dólares al año, una renta anual de 1 millón de dólares. 

Sin embargo, se ha amparado en que, según ella, De Niro habría ocultado el alcance de su verdadera riqueza durante su matrimonio y afirmó que esta tenía derecho a una parte de las 35 empresas que posee y de las 38 películas que ha realizado desde 2004.