Espectáculos

¿Qué tienen en común Pelé, Dolly Parton y el Dalai Lama?

Figuras públicas han usado su popularidad para cambiar el comportamiento de la gente; ahora con las vacunas del Covid al parecer no han sido tan exitosos

The New York Times

domingo, 02 mayo 2021 | 13:01

Nueva York.- Pelé, Dolly Parton y el Dalai Lama tienen poco en común aparte de esto: durante unos días en marzo, se convirtieron en los últimos estudios de casos de celebridades sobre los beneficios para la salud de las vacunas contra el Covid-19.

Esta no es la primera vez que figuras públicas han usado su popularidad detrás de un esfuerzo por cambiar el comportamiento de la gente común. En medicina, el respaldo de las celebridades tiende a hacer eco o reforzar los mensajes que las autoridades de salud están tratando de publicitar, ya sea para recibir una vacuna u otro tratamiento médico. En la Rusia del siglo XVIII, Catalina la Grande fue vacunada contra la viruela como parte de su campaña para promover el despliegue del procedimiento en todo el país. Casi 200 años después, en el backstage de “The Ed Sullivan Show”, Elvis Presley recibió la vacuna contra la polio en un esfuerzo por ayudar a llegar a los adolescentes en riesgo.

Pero, ¿funcionan realmente los patrocinios repletos de estrellas? No necesariamente. Los epidemiólogos dicen que hay muchas advertencias y posibles peligros, y poca evidencia científica que demuestre que los respaldos en realidad aumentan la aceptación de la vacuna.

A medida que las campañas de vacunación se aceleran en todo el mundo, ver los respaldos de alto perfil se ha convertido en uno de los últimos y más extraños rituales en línea de la era Covid.

En Europa, las imágenes de políticos masculinos publicando sus fotos sin camisa han generado un montón de memes.

Estas publicaciones son notables porque permiten instantáneamente a millones de personas ver la mecánica básica de la inmunización, con agujas y todo, en un momento en que el escepticismo hacia las vacunas contra el Covid ha sido obstinadamente persistente en Estados Unidos y más allá. Los testimonios rápidos de Pelé, Parton y el Dalai Lama en marzo, por ejemplo, alcanzaron colectivamente a más de 30 millones de seguidores y provocaron cientos de miles de interacciones en Twitter, Instagram y YouTube. En abril, la cantante Ciara presentó un especial de la NBC repleto de estrellas destinado a promover las vacunas, con apariciones del expresidente Barack Obama y su esposa, Michelle Obama, así como de Lin-Manuel Miranda, Jennifer Hudson, Matthew McConaughey y otros.

"Este tipo de respaldo podría ser especialmente importante si la confianza en las fuentes gubernamentales u oficiales es bastante baja", dijo en un correo electrónico Tracy Epton, psicóloga de la Universidad de Manchester.

Ese fue el caso en la década de 1950, cuando Elvis Presley acordó recibir la vacuna contra la polio para ayudar a la Fundación Nacional para la Parálisis Infantil a llegar a un grupo demográfico, los adolescentes, que era "difícil de educar e inspirar a través de los medios tradicionales", dijo Stephen E. Mawdsley, profesor de historia moderna de Estados Unidos en la Universidad de Bristol en Gran Bretaña.

"Creo que Elvis ayudó a que vacunarse pareciera 'genial' y no solo lo más responsable", dijo el doctor Mawdsley.