Espectáculos

¡Qué bonito amor!

Flor Silvestre y Antonio Aguilar vivieron un amor prohibido pero una vez que lograron divorciarse de sus respectivas parejas, formaron una de las familias más emblemáticas del espectáculo

Agencias

jueves, 26 noviembre 2020 | 10:35

Para Flor, Antonio fue el único amor de su vida y luego de su muerte, declaró pensar más en lo que vivió con él y no en que ya no está o en la infección pulmonar que lo mató en 2007.

"Pienso en los 50 años que me dio y no en la enfermedad que lo mató", dijo la viuda y aclaró que “Nunca pensé en el futuro, vivir un día sin él. Pero lo mantengo cerca de corazón.

Flor Silvestre vive rodeada de muchos recuerdos allá en el Rancho El Soyate, ubicado en el municipio de Villanueva, Zacatecas. Dicho rancho fue mandado construir por Antonio Aguilar como símbolo de su amor por su esposa.

Doña Flor Silvestre es fanática de Julio Iglesias, cantante español quien llegó a despertar los celos de su esposo Antonio Aguilar. "Yo no paraba de oír a Julio Iglesias". La mamá de Pepe Aguilar recordó que su esposo le decía: "¿pero que le oyes a ese? ¡parece borrego!".

1950, año en el que se conocieron La arista inició su carrera como cantante en 1943, cuando apenas tenía 13 años de edad. Siete años después hizo su debut cinematográfico cantando en Te besaré en la boca. 

Además, participó en Primero soy mexicano, película escrita, dirigida y protagonizada por el gran Joaquín Pardavé, en la cual realizó su primer papel protagónico. La historia de amor entre 'La Reina de la canción mexicana' y 'El charro de México' comenzó, sí, también en 1950. 

En un programa en la estación de radio XEW llamado Increíble pero cierto, conducido por ella, cantó con un nuevo artista al que le decían 'Toni' Aguilar. "Él cantaba precioso, cosas clásicas, pasos dobles y yo ranchero. Así llegó Antonio a mi vida", comentó en una entrevista para el programa 

Hablar a lo macho hace algunos años. De hecho, el encuentro no fue amor a primera vista, sino que él la fue cortejando con el paso del tiempo. Eso ocurrió a raíz de que protagonizaron su primera película juntos llamada La huella del chacal en 1956. "Fue del 50 que lo conocí al 59, bueno 56 porque empezamos a hacer películas, a pasear a caballo después del corte y nos íbamos a pasear. Ahí empezó". 

El primer beso entre Flor Silvestre y Antonio Aguilar Antonio Aguilar y Flor Silvestre se enamoraron en 1957 durante la filmación del filme El rayo de Sinaloa. En la entrevista nombrada anteriormente, la cantante recordó como fue su primer beso con el charro. 

"Me dijo 'tenga un pedacito de azúcar, déselo a su caballo que se portó muy bien'. Yo estaba dándole el cuadrito de azúcar al caballo y él por atrás me dio un beso en el cuello".

Flor Silvestre y Antonio Aguilar se casaron el 29 de octubre de 1959 por lo civil y permanecieron juntos hasta la muerte de Aguilar en 2007, a causa de complicaciones de una neumonía. Tuvieron dos hijos que siguieron sus pasos: Antonio Aguilar Jr. y Pepe Aguilar.