Espectáculos

Morirán asfixiados por la pandemia

Hollywood clama apoyo al Gobierno para rescatar los complejos de cines que agonizan ante la falta de asistencia

Cortesía / Los cinéfilos prefiere quedarse en casa a ver películas y no arriesgarse a contraer el virus de Covid-19 en la sala de algún cine

De la Redacción

jueves, 01 octubre 2020 | 18:29

Hollywood– Después de más de seis meses de luchas en medio de la pandemia de Covid-19, Hollywood emitió un mensaje desalentador sobre el estado de la industria de las salas de cine: “pueden no sobrevivir” sin ayuda.

De acuerdo con una publicación de Los Angeles Times, grupos que representan a estudios de cine, propietarios de salas de cine y directores pidieron el pasado miércoles a los legisladores de Washington que brinden un “alivio específico” a los exhibidores de películas, diciendo que casi el 70 por ciento de las compañías pequeñas y medianas de cine se verían obligadas a declararse en bancarrota o cerrar sus negocios sin alguna asistencia del Gobierno.

Docenas de cineastas famosos, incluidos Judd Apatow, James Cameron, Greta Gerwig, Christopher Nolan, Jordan Peele, Wes Anderson, Clint Eastwood y Ang Lee, firmaron una carta pidiendo al Gobierno federal que brinde apoyo a la industria, que ha permanecido cerrada por largo tiempo en el país.

La Asociación Nacional de Dueños de Cines (NATO, por sus siglas en inglés), envió la carta, que estaba dirigida al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, al líder de la minoría, Charles Schumer, a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y al líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy. Motion Picture Assn., el grupo que representa a los principales estudios de cine, se unió a NATO para firmar la carta, al igual que el Gremio de Directores de América.

“Sin una solución diseñada para sus circunstancias, es posible que los cines no sobrevivan al impacto de la pandemia”, dijeron los grupos de la industria en la carta. “Los cines son una industria esencial que representa lo mejor que el talento y la creatividad estadounidenses tienen para ofrecer. Pero ahora tememos por su futuro”.

Las salas de cine comenzaron a reabrirse lentamente en Estados Unidos para el estreno de la película ‘Tenet’, de Nolan, antes del fin de semana del Día del Trabajo. Pero después de que reportó modestos resultados de taquilla doméstica, estudios como Walt Disney Co. y Universal Pictures han seguido retrasando sus grandes películas, temiendo que no haya suficientes cines abiertos para apoyar costosos éxitos de taquilla y muy pocos espectadores listos para regresar. 

Los cines permanecen cerrados en mercados que representan aproximadamente el 30 por ciento de las ventas anuales de taquilla, incluidos el condado de Los Angeles y Nueva York, los dos lugares más importantes del país para asistir al cine. Ninguna jurisdicción ha dicho cuándo podrán regresar los cines. Eso ha causado problemas a las cadenas de cines que necesitan nuevas películas para operar de manera rentable. Algunos han reducido las horas de sus empleados para amortiguar las pérdidas.

Según los grupos de la industria, el 93 por ciento de los expositores vieron caer sus ingresos en un 75 por ciento o más en el segundo trimestre, en comparación con el mismo período del año pasado. 

En Estados Unidos, la industria del cine emplea a 150 mil personas, muchas de las cuales trabajan a tiempo parcial y por horas. Si esta tendencia continúa, dos tercios de esos trabajos podrían desaparecer, advirtieron los grupos. “Nuestro país no puede darse el lujo de perder el valor social, económico y cultural que brindan los cines”, decía la carta.

Los líderes de la industria pidieron a los funcionarios electos que respondieran asignando fondos no gastados de la Ley CARES, el paquete de estímulo que el presidente Trump promulgó en marzo, a programas diseñados para industrias, incluidas las salas de cine. También sugieren la promulgación de medidas adicionales como la Ley Restart, un proyecto de ley del Congreso que ayudaría a los cines y otras empresas al extender y reforzar el Programa de Protección de Cheques de Pago.

“Estas soluciones cumplirían con la intención del Congreso de ayudar a los sectores de la economía con graves dificultades, y garantizarían que nuestros recursos se concentren en las industrias que más los necesitan”, decía la carta.