Espectáculos

Más vivo que nunca

Armando Manzanero compartió en su última entrevista con Los Angeles Times, que estaba escribiendo música romántica para los tiempos de Pandemia, que tenía ganas de permanecer vigente y disfrutar como siempre, de las maravillas de la vida, como la buena comida

/ En su última entrevista confesó que aborrecía las máscaras, pero las usaba y hasta logró encontrarle un lado bueno porque “me tapan la mitad de la cara, que nunca ha sido muy bonita”, afirmó

De la Redacción

martes, 29 diciembre 2020 | 20:32

Armando Manzanero no tenía ganas de vivir, porque estaba más vivo que nunca. Tanto, que dedicó los primeros meses de la pandemia a ordenar decenas de canciones que se le habían ido quedando fuera de discos o grabaciones y a disfrutar de las innovaciones culinarias de uno de sus sobrinos, graduado como chef profesional.

Así lo comenta la periodista Alicia Civita, colaboradora de Los Angeles Times, quien realizó una entrevista al yucateco en octubre, días antes del homenaje que le hicieron en Miami en los Premios Billboard.

Estaba “cansado de la casa” y que si bien entendía la gravedad del asunto, aborrecía las máscaras porque “son incómodas y quedan con un olor horrible”. Odiaba los hospitales y la farmacia, sabía la gravedad de la pandemia, pero odiaba estar quieto.

“Yo no he dejado de moverme. Tuve la suerte de haber crecido en una época en la que no había ni computadoras, ni teléfonos. Por eso no sé aburrirme. No puedo dejar de crear, de moverme”

Coqueto y presumido

Se declaró orgulloso “de tener pocas arrugas” gracias a la piel que describió como “herencia de familia

Era reconocido por su romanticismo, pero su verdadero súper poder era el sentido del humor. 

Se lo agradecía a su abuela, “quien me hizo amar la cultura maya, incluyendo mi estatura y color de piel. La comida y la forma de ver las cosas. Hay belleza en todo”, afirmó Manzanero.

No es que anduviera por la vida con lentes de color de rosa, sino que prefería “rescatar lo bueno”. 

Fue lo que lo llevó a casarse cinco veces y aprender a proteger el último “hasta de mí mismo”. 

Habló de su quinta esposa Laura Elena Villa. “Ella es la última vez”, expresó.

“No tengo problemas con mi edad. Sé que estoy más viejo, más gordo, que el tiempo pasa, pero no veo sentido en enfocarse en eso. Hay que vivir”, subrayó con fuerza.

Estaba haciendo música

Aseguró que seguía “haciendo música buena y hasta mejor que nunca, a pesar de la edad, o gracias a la edad”. Sin falsa modestia y con una confianza en su talento que apenas le llegó cumplidos los 70 años reveló que “hace 10 ó 15 años que dejé de ser modesto con mi música y con lo que hago.

Se trata de “Este amor”, escrito para hablar del romance en tiempos de pandemia. Pero Manzanero se sabía eterno y enamorado de la vida.

Alistan misa virtual

Podría ser con una misa online, para evitar el contagio de Covid-19, que la familia de Armando Manzanero lo despida en su última morada de forma simbólica y religiosa.

“Podría ser a principios de enero. Preferimos que sea online, no queremos que haya mucha gente juntándose, pero así lo queremos despedir”, comentó Malena Manzanero, la segunda de los siete hijos del fallecido cantautor.

Lo del homenaje (en Bellas Artes) se planea para abril. 

Junto con las cenizas de su padre, cantarán y brindarán con champaña por lo que les dio en vida, al ritmo de la canción “Cuando Me Vaya de Aquí", que grabó con la ecuatoriana Paulina Aguirre.