PUBLICIDAD

Espectáculos

Manuel Ojeda: una estrella que brilló en Hollywood

El ocho veces nominado al Ariel y ganador de dos premios como Mejor Actor fue buscado por cineastas de la talla de Felipe Cazals

Mauricio Angel
Agencia Reforma

viernes, 12 agosto 2022 | 06:42

Agencia Reforma

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- Lo primero que impactaba del primer actor Manuel Ojeda, quien falleció ayer a los 81 años, era la intensidad en su expresión. A decir de sus colegas, lograba darle tal profundidad que su sola mirada, vista en una pantalla, resultaba imponente.

Gracias a ello, el ocho veces nominado al Ariel y ganador de dos premios como Mejor Actor fue buscado por cineastas de la talla de Felipe Cazals para estelarizar cintas como El Apando.

PUBLICIDAD

En su último proyecto, la telenovela Corazón Guerrero, empezaba a lucir desmejorado porque había estado enfermo.

"Fueron cerca de dos meses que estuvo viendo a doctores porque no podía comer, tenía cierto asco para la comida. Fue por enfermedad natural (el fallecimiento)", compartió Gerardo Lucio, su amigo por 40 años y representante los últimos cinco, afuera de la funeraria donde fue velado el actor.

Al pensar en Ojeda, quien destacó en cintas como Las Poquianchis (1976) y Canoa (1975), sus amigos resaltaron que el cine mexicano perdió a una grande figura, pues sólo él podía interpretar roles tan demandantes como el de Pedro Páramo.

"Hizo personajes que inmediatamente cuando eran creados por el director y escritores, sabían que no había otro para hacerlo como Manuel Ojeda en presencia, actoralidad y hasta en su voz, que era tan específica, con una intención tan precisa", consideró su amigo y compañero Alberto Estrella en entrevista.

El oriundo de La Paz, Baja California, se formó en Bellas Artes e inició su carrera en la década de los los 70 en filmes como Inspector Calzonzin y Matinée. Su talento fue reconocido con el Ariel en El Infierno de Todos Tan Temido y ¡Ora Sí Tenemos que Ganar!

También brilló en Hollywood junto a Michael Douglas en el filme Dos Bribones Tras la Esmeralda Perdida (1984), algo que festejaban sus amigos cercanos.

"Lo conocí en mi primera participación en una telenovela hace 40 años. No tenía a nadie aquí y fue como familia. Me hizo partícipe de todos sus amigos personales de él, como Adriana (Roel).

"Era un grupo hermoso el que se está yendo y eran familia para mí. Nos veíamos poco porque la vida así es, pero el cariño estaba intacto", dijo Margarita Gralia, que acudió a despedirlo a la funeraria en el Centro de la CDMX.

En su carrera también destacaron papeles históricos, como cuando interpretó al héroe revolucionario Emiliano Zapata en Senda de Gloria y al ex presidente Porfirio Díaz en la telenovela El Vuelo del Águila. Las caracterizaciones, por más incómodas que fueran, no le hacían perder el profesionalismo.

"En él podías ver cómo disfrutar el trabajo. En una ocasión en una locación en Puerto Vallarta empezaron su maquillaje a las 6:00 y acabaron a las 8:00 para ponerle una barba impresionante y peluca. A mediodía todavía no hacía su escena, pero no se quejó jamás.

"La gente muchas veces no se le acercaba porque creíamos que tenía una dureza de un ser hermético, pero estaba todo el tiempo haciendo reír a sus compañeros, le encantaba ver cómo se divertía la gente. Cuando me tocaba trabajar con él sabía que la iba a pasar bien", recordó Estrella.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search