Espectáculos

Luchita Hurtado, artista que se convirtió en una sensación a los 90, muere a los 99 años

Sus pinturas y dibujos enfatizaban la interconexión de todos los seres vivos con una intensidad visionaria que era casi chamánica

The New York Times

viernes, 14 agosto 2020 | 11:13

The New York Times

Luchita Hurtado, una artista cuyas pinturas y dibujos enfatizaban la interconexión de todos los seres vivos con una intensidad visionaria que era casi chamánica, pero cuyo trabajo fue reconocido por el mundo del arte solo al final de su vida, murió este jueves por la noche en su casa de Santa Mónica, California. Tenía 99 años.

Su representante, Andrea Schwan, confirmó la muerte.

Casi contemporánea y amiga de Frida Kahlo, Isamu Noguchi y Agnes Martin, entre otros destacados artistas modernos, Hurtado participó activamente en las escenas artísticas de Nueva York, Ciudad de México, Taos, Nuevo México y Los Ángeles, donde había vivido desde 1951.

Su trabajo abarcó el surrealismo, el muralismo mexicano, el feminismo y el ambientalismo, y estuvo asociada con Dynaton, un grupo de artistas abstractos de mentalidad mística, incluido su segundo esposo, Wolfgang Paalen, y su tercer esposo, Lee Mullican. Sin embargo, su arte rara vez se exhibió hasta la década de 1970, y luego solo de manera esporádica y en lugares pequeños hasta que tenía 90 años, cuando el gerente del estudio de Mullican se encontró con un vasto archivo de sus pinturas y dibujos.

Trabajando en grafito, acuarela, tinta y acrílico, Luchita Hurtado representó cuerpos, tanto propios como figuras totémicas, fusionándose con paisajes e interiores en expresiones eléctricas de enraizamiento y comunidad. Buscó diversas fuentes de inspiración, incluidas las tradiciones antiguas: pinturas rupestres en Lascaux, Francia; Cabezas olmecas en La Venta, México; danzas tribales en Taos, así como escuelas de abstracción de mediados del siglo XX.

"Creo que estoy relacionada con todo en este mundo", dijo una vez.

close
search