La traición a Britney Spears el día que se rapó

El 16 de febrero de 2007 la propietaria de un salón de belleza estaba a punto de cerrar el local cuando la cantante entró dispuesta a todo

El Diario de Chihuahua
lunes, 04 noviembre 2019 | 18:48
|

En 2007, Britney Spears perdió los estribos y se negó a entregar a sus hijos a su ex marido Kevin Federline. Tomó un paraguas y lo golpeó contra un vehículo frente a los fotógrafos (Grosby Group)

Los guardaespaldas de Britney Spears permitieron a los paparazzi que tomaran las famosas fotografías de la estrella en su punto más bajo, revela el nuevo documental “Britney Spears: Breaking Point”, que profundiza en el devastador período de 14 meses cuando la “Princesa de Pop” llegó al límite. El 2007 fue el peor año de su vida. Para ese momento Spears tenía 25 años, dos hijos, un divorcio en proceso y el peso de la fama.

Esther Tognozzi, propietaria del salón donde Britney se afeitó la cabeza en febrero de 2017, reveló que las personas que tenían que protegerla fueron quienes la traicionaron y la dejaron expuesta ante el mundo. De acuerdo a Tognozzi, aceptaron sobornos de los fotógrafos que estaban fuera de la tienda para que lograran obtener las imágenes del momento en que la estrella de la música se rapaba su cabello. Tognozzi, que estaba cerrando su salón de Los Ángeles cuando Britney entró, explicó: “Tenía dos guardaespaldas, supuestamente vigilando para asegurarse de que los paparazzi no estuvieran tomando fotos y uno de ellos seguía abriendo las persianas", detalló la mujer al tabloide Daily Mail.

La peluquera dijo que Spears entró en el establecimiento y le pidió que la rapase. Ante su negativa, Britney tomó la afeitadora y lo hizo ella misma. Antes de irse, le dijo: “Mi madre va a estar muy molesta". 

Era momento de tomar medidas drásticas y Spears pasó un mes en una clínica psiquiátrica, donde fue diagnosticada con un cuadro de bipolaridad. Se retiró de allí voluntariamente a las 24 horas. Pocos días después, la cantante volvió a estar en el ojo público cuando apareció en la casa de su ex esposo, con la intensión de ver a sus hijos. Al no tener respuesta por parte de Kevin Federline, perdió el control.

Ya sin su cabello rubio y harta del acoso de los periodistas, tomó un paraguas y descargó toda su rabia contra el vehículo de unos de los paparazzi.

  La prensa mundial siguió con atención las horas más bajas de Britney Spears  La prensa mundial siguió con atención las horas más bajas de Britney Spears      


 Tras este episodio, Britney Spears pasó un mes en una clínica psiquiátrica, donde fue diagnosticada con un cuadro de bipolaridad  Tras este episodio, Britney Spears pasó un mes en una clínica psiquiátrica, donde fue diagnosticada con un cuadro de bipolaridad      

El documental de Channel 5 también explora su amarga batalla por la custodia de sus hijos con su ex esposo, Kevin Federline, y presenta relatos de primera mano y nunca antes escuchados con entrevistas de las personas más cercanas a ella, incluidos Pérez Hilton, su agente de la infancia y los paparazzi que la siguieron en esos años. 

Mientras tanto, el jefe del estudio de danza Robert Baker le dijo a The Mirror que el padre de Spears, Jamie, es probablemente la razón por la que la cantante sigue viva hoy después de sus episodios psiquiátricos. “Conozco a Britney desde 1998. La vi en el apogeo de su fama y la vi luchando cuando las cosas se pusieron difíciles”, recordó Baker. “Ella estaba fuera de control. Estaba pasando por el peor momento de su vida y necesitaba ayuda. Su padre intervino y le dio la ayuda que necesitaba. Si no lo hubiera hecho, las cosas podrían haber sido muy diferentes. Hoy no estaría entre nosotros". 

 El día en que se afeitó la cabeza, el 16 de febrero de 2007, y su arranque de ira contra los paparazzi, fue una conmoción para muchos, sin embargo, desde hace un tiempo que ella no estaba bien  El día en que se afeitó la cabeza, el 16 de febrero de 2007, y su arranque de ira contra los paparazzi, fue una conmoción para muchos, sin embargo, desde hace un tiempo que ella no estaba bien      

En los últimos años, James ha sido acusado de tratar de ejercer demasiada influencia sobre su hija, de quien tiene la tutela legal desde 2007, publicó Infobae.

Pero Baker ha descartado esas sugerencias, insistiendo en que hizo todo lo posible para proteger a la cantante mientras ella estaba bajo su custodia después de su colapso.“Todo lo que vi fue un padre amoroso y protector que quería asegurarse de que estuviera a salvo”. También afirmó que la voz detrás de Toxic no estaba lista para el estrellato. ”Nadie realmente podía prepararla para la máquina de la fama. Una vez entró al estudio y me dijo: ‘Soy la persona más solitaria del mundo".