Espectáculos

La real y conmovedora historia detrás Onward, la nueva animación de Pixar

Una fantasía animada sobre dos hermanos que aprovechan la magia para traer de vuelta a su difunto padre por un día

El Diario de Juárez

lunes, 02 marzo 2020 | 13:31

Dan Scanlon no tuvo una infancia triste; pero creció con un vacío en ella.

Ese vacío tenía la forma de su padre, quien murió en 1977 cuando Scanlon tenía un año de edad. Ni él ni su hermano, que es tres años mayor, lo recuerdan. Intentaron reconstruir su figura a partir de imágenes, de historias, de destellos con las pocas películas caseras (sin audio) que guardaban, informó Vanity Fair.

Eso fue lo que inspiró a Dan Scanlon, un veterano miembro del equipo creativo de Pixar, a presentar la idea de Onward (Unidos, en Hispanoamérica), una fantasía animada sobre dos hermanos que precisamente sufren por esto. Los dos hermanos, el joven y tímido Ian (con la voz de Tom Holland) y el bullicioso Barley (Chris Pratt), son elfos de piel azul y orejas puntiagudas que, en un mundo suburbano de espadas y brujería, aprovechan la magia para traer de vuelta a su difunto padre por un día.

Después de arruinar el primer intento, terminan solo con la mitad inferior de su cuerpo: un par de piernas con pantalones caqui que, por supuesto, no hablan. La trama de la película, que se estrena este viernes, es recolectar los elementos que completarán el hechizo antes del anochecer. Después de eso, su padre se habrá ido para siempre.

"Cuando buscas una idea para una película, miras las cosas tristes, miras hacia tus miedos, porque de ahí viene la trama", dijo Scanlon a Vanity Fair. “También buscas la diversión. Y, hablando con mi madre por teléfono, le dije: no se me ocurre de qué hacer una película, nunca me pasó nada triste".

"Perdiste a tu padre", replicó su madre.

"Sí, pero eso no es triste, porque no lo recuerdo."

“Por eso es triste", insistió ella.

En una entrevista, Scanlon comparte la historia de una pieza de magia real que él y su hermano descubrieron y que trajo a su padre de vuelta, aunque solo por un momento: vino en forma de una cinta de audio olvidada, un cassette que le envió su tío.

Muchas familias tienen estos viejos cassettes arrumbados. Antes de que todos llevaran teléfonos inteligentes en sus bolsillos, las personas en décadas anteriores se reunían alrededor de la grabadora de alguien y se turnaban para decir cosas tontas al micrófono, maravilladas por el extraño sonido de sus propias voces.

Dentro de una de esas grabaciones familiares, Scanlon y su hermano escucharon la voz de su padre por primera vez, diciendo solo dos palabras: "hola" y "adiós".

"De alguna manera, ¿qué más necesitas?" dijo el director. "Quiero decir, si solo vas a obtener dos palabras, es bueno tener esas dos palabras".

Barley (el personaje de la película) es muy diferente al hermano real de Scanlon, que es mucho más responsable que su alter ego animado, un metalero que no se comporta nada bien. "Es gracioso, mi hermano y yo nos llevamos tan bien que no habría drama en la película”, dijo el director. Así que convirtieron a Barley en un hombre más salvaje, con una personalidad caótica. "Ian y Barley son muy diferentes, y aunque Barley es un poco desastroso, Ian nunca lo admitiría, y eso es lo que el viaje realmente lo obliga a hacer", dijo el cineasta.

Scanlon prefiere no hablar sobre las circunstancias de la muerte de su padre. Las partes dolorosas son más difíciles de compartir. Son las cosas que descubrió mientras realizaba Onward.

“No he hablado mucho de esto, pero cuando en la película Ian dice ‘Hola, papá’ por primera vez, fue realmente importante para mí que el personaje se sintiera extraño diciéndolo. Nunca he llamado a nadie papá, o al menos eso creo”, dijo Scanlon. “Les estuve diciendo a los animadores, a los actores, a los escritores, esto tiene que ser extraño de decir porque sería extraño para mí decirlo.”

“Y le conté a mi mamá esto, y ella dijo: oh, no, no, una de tus primeras palabras fue papá. Tú lo llamaste papá.”

Por mucho tiempo, Scanlon sólo quería escuchar la voz de su padre. Y ahora sabe que su padre también escuchó su voz.