Espectáculos
Richard Jewell

La historia jamás contada

La reportera Kathy Scruggs, quien escribió un artículo revelando al ‘principal sospechoso’ por el FBI, fue convertida en villana y más tarde murió en soledad

Archivo / El Diario de Juárez / La reportera del Atlanta Journal-Constitution, Kathy Scruggs

Agencias

viernes, 24 enero 2020 | 13:22

Los Angeles— En la mayoría de las películas hay un héroe y un villano. “El caso de Richard Jewell” del célebre actor y director Clint Eastwood no es una excepción, conteniendo a varios ‘villanos’ en la trama. La cinta, estrenada a fines del año pasado, cuenta la historia real del epónimo héroe (interpretado por Paul Walter Hauser en la cinta), quien un 27 de julio de 1996, mientras trabajaba como guardia de seguridad en los Juegos Olímpicos, encuentra un paquete extraño que resulta ser una bomba, iniciando una evacuación. Él salvó miles de vidas.

Inicialmente elogiado como un héroe, Jewell pronto se convierte en un paria cuando la reportera del Atlanta Journal-Constitution (AJC) Kathy Scruggs (Olivia Wilde) escribe un artículo revelando que él era el principal sospechoso por el FBI de ser el autor del incidente.

Desde ese momento la vida de Jewell se convirtió en un enorme circo mediático, generando enorme presión sobre él y su madre Bobi (Kathy Bates en un rol que le valió una nominación al Oscar), aunque finalmente es liberado de toda sospecha, con el FBI inclusive disculpándose por la investigación. Dándole un final feliz a la película, Jewell también pudo cumplir su sueño de convertirse en un policía, aunque falleció trágicamente en agosto del 2007 de un ataque al corazón. Tenía 44 años.

Scruggs también fue convencida de la inocencia de Jewell, aunque nunca se retractó por el escrito, indicando que en el momento en que este fue publicado Jewell era el sospechoso principal del caso. La justicia también estuvo de acuerdo con ella, ya que una corte del Estado de Georgia dio esta razón en 2011 al desestimar el caso de difamación impuesto por Jewell al AJC.

Kathy Scruggs no pudo verse reivindicada, ya que falleció en septiembre del 2001 a los 42 años de una sobredosis de medicamentos, una mujer destruida por la experiencia y con la única compañía de su perro.

 “Su corazón se rindió. Le era difícil vivir”, afirmó Lewis Scruggs Jr., hermano de la reportera, en el artículo “The Ballad of Kathy Scruggs” de AJC.com, una clara referencia al título del artículo de Vanity Fair que inspiró a la película de Eastwood.

Scruggs es recordada por sus colegas como una feroz reportera. 

Sin embargo, la jugosa primicia de la historia sobre Richard Jewell pasó de ser un golpe de suerte a la peor de las maldiciones para Scruggs. Una vez que la historia cautivó la atención del público, los reportajes sobre el caso fueron interminables con ella en el ojo de la tormenta.

Posteriormente, cuando Jewell fue declarado inocente, la misma industria periodística que se había nutrido del caso criticó al Atlanta Journal-Constitution por su cobertura adelantada. Y frente a todo ese escrutinio estaba Kathy Scruggs, quienes sus amigos y colegas sostienen que fue un chivo expiatorio de decisiones tomadas en más altas instancias editoriales.

Varios males acompañaban a Scruggs antes de su muerte. Además de tomar analgésicos por una antigua lesión a su espalda, también enfrentaba la enfermedad Crohn, ansiedad y otros males.

Otra causa de tensión para Kathy Scruggs era la amenaza de ser enviada a la cárcel por no revelar su fuente dentro del FBI. En la película, el personaje interpretado por Olivia Wilde consigue la información acostándose con un agente federal (Jon Hamm), elección dramática que ha sido muy criticada por los allegados de la reportera, quienes argumentan que nunca cambió favores sexuales por una historia.