Festeja con sus ex

Jennifer Aniston cumple 50 años y los celebra junto a su primer esposo Brad Pitt y con otro de sus exnovios, John Mayer

Agencias
lunes, 11 febrero 2019 | 06:00

Los Angeles— Jennifer Aniston cumplió ayer 50 años pero decidió adelantar su fiesta el fin de semana cuando la actriz convocó a sus amigos al Sunset Tower Hotel en Los Angeles y entre ellos, un invitado sorpresa: Brad Pitt. El actor de 55 años, quien fue esposo de Aniston de 1998 al 200, hizo una entrada discreta en la gran fiesta, a la que llegó con su largo cabello recogido bajo de una gorra, según imágenes que publica la revista People. Pero no fue el único ex de la actriz presente en la cita; también acudió John Mayer.

Por el cumpleaños de la actriz también se dejaron ver George y Amal Clooney, Reese Witherspoon, Robert Downey Jr., Ellen DeGeneres, Barbra Streisand, Keith Richards, Kate Hudson, Laura Dern, Demi Moore y Jennifer Meyer, además de Lisa Kudrow y Courteney Cox y David Arquette.

Pero fue la presencia de Pitt la que acaparó toda la atención. Tras la noticia de la separación de Aniston y su exesposo Justin Theroux en febrero de 2018, la prensa de EU aseguró que Pitt y Aniston habían limado diferencias y retomado una relación amistosa.

Con cada una de sus parejas o en su soltería los medios, especialmente los estadounidenses no dejan de publicar noticias sobre Aniston. 

Sin embargo la madurez ha llegado a la actriz que se hizo famosa con la serie ‘Freinds’ y ahora tiene voz en los medios.

"La cosificación y el escrutinio al que sometemos a las mujeres es absurdo y perturbador", declaró en entrevistas pasadas. "Si soy algún tipo de símbolo para los demás, lo que sí está claro es que soy un ejemplo de cómo nosotros, como sociedad, miramos a nuestras madres, hijas, hermanas, esposas, amigas y compañeras". 


Resurge gracias a Internet

Ahora Aniston tiene una película y una serie —la primera que producirá el gigante tecnológico Apple, siguiendo los pasos de Amazon— pendientes de estreno. Sigue siendo portada de revistas de moda y belleza y, aunque algo menos, de los tabloides. Es feliz, según cuenta: "Tengo un trabajo genial. Tengo una familia genial. Tengo amigos geniales. No tengo razones para sentirme de otra manera". Sólo le queda un deseo por cumplir, como le desvelaba a James Corden en su programa: hacer una versión actual de ‘Friends’. Volver a ser Rachel Green. Si es que alguna vez ha dejado de serlo.