Espectáculos
Armando Manzanero 1935-2020

El 'Señor amor' cortejó a la frontera

Covid cobra la vida del compositor, a los 85 años; el maestro dejó su huella en Juárez

El Universal / Armando Manzanero

Leticia Solares
El Diario de Juárez

martes, 29 diciembre 2020 | 09:27

Ciudad Juárez— Para honor de México en el mundo, Armando Manzanero no sólo deja huella indeleble en el orbe, su talento, personalidad y legado musical marca impronta en la frontera con incontables recuerdos. De acuerdo con el archivo hemerográfico de El Diario, el poeta yucateco estuvo en Ciudad Juárez y El Paso en varias ocasiones.

Tras la noticia de su deceso las redes sociales se inundaron de comentarios y anécdotas que dan testimonio de su talla como creativo y ser humano, así como de los momentos que hizo al público fronterizo adorarlo.

El 26 de septiembre del 2002, el pianista y compositor tocó el corazón de los fronterizos al coronar con una estocada romántica el XI Festival Taurino Salesiano. “Un verdadero deleite”, comenta Luis Rodrigo Perches, quien fue testigo de aquella noche notable para la sociedad juarense que acudió a la cita en el Solar de la Paloma, donde el maestro acompañó al piano a la cantante juarense Ana Regina Cuarón.

Cinco años después de aquella velada a la luz de la luna, el amo del romanticismo regresó a Ciudad Juárez para actuar en un espectáculo diferente, con el que el público tuvo la oportunidad de disfrutar de su inconmensurable talento el 4 de octubre de 2007, acompañado por la Big Band Jazz.

El escenario fue entonces el Centro de Convenciones Cibeles en Ciudad Juárez, que ya lo había recibido en 1998, cuando ahí se presentó junto a Tania Libertad, menciona Lourdes Smith, directora del centro de eventos.

Cristina Alonso, coordinadora de mercadotecnia de Cibeles, recuerda que a ella en particular le impactó el concierto junto a Tania Libertad, ya que el público se desbordó en emociones con la actuación del yucateco y la cantante peruana. “Abarrotaron el salón principal del complejo, el Cibeles; él estuvo acompañando al piano a Tania y ambos muy sencillos y cálidos en su trato”, asevera Alonso.

Con 1.52 metros de estatura, su enorme talento lo hacía grandioso como artista y en su trato fuera del escenario.

Así lo recuerda Manuel Castillo, compositor juarense de prestigio nacional, quien en dos ocasiones tuvo la oportunidad de coincidir con el mago del bolero.

“Soy socio de la SACM, que presidía el maestro Manzanero, y en una ocasión acudí a la Ciudad de México para registrar algunas canciones en las oficinas de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM). Ahí tuve la oportunidad de verlo, lamentablemente ese día no pude platicar con él, pero lo conocí en una expo de compositores y ahí sí Dios me regaló la oportunidad de platicar con esa mente magistral. Estábamos el señor Alex Lora, Aleks Syntek, el maestro Manzanero, y yo en el VIP”, asevera Castillo.

“Fue un gustazo –continúa–, le dije que era de Juárez y él viéndome a los ojos y con ésa su voz tan característica, muy simpático, sencillo, alegre, me dijo que tenía gratos recuerdos de Juárez y que evocar a esta frontera era pensar en Juan Gabriel. Ahora sí que me codeé con el cielo, con el señor Manzanero, mis respetos”.

Para Juan Gabriel, el autor de ‘Señor Amor’ fue una inspiración, y sus canciones parte del repertorio de ‘El Divo’ de Juárez, quien bajo el nombre de Adán Luna cantaba ‘Adoro’ en el Club Cucamonga y en el Salón Imperial, según rememora el cronista juarense José Luis Hernández Caudillo.

Cecilia Esther Castañeda, reportera de espectáculos en los 90 en El Diario y locutora de la extinta radiodifusora FM 106 Stereo, no olvida el florido lenguaje del compositor de ‘Somos Novios’, a quien entrevistó en el año 1998, a bordo de una camioneta donde el compositor y Tania Libertad fueron trasladados desde el aeropuerto Abraham González de Ciudad Juárez, a las instalaciones del antiguo Hotel Holiday Inn, que se encuentra a un costado de las instalaciones de El Diario.

“Conmigo fue todo propiedad, era amable y sencillo, pero cuando platicaban entre ellos, lo hacían con un vocabulario excesivamente florido”. Guillermo Leos Portillo, administrador del perfil de Facebook El Viejo y Nuevo Cd. Juárez, Fotografía, Arte, Historia, Cultura y Eventos, publicó en el muro de la cuenta una anécdota que atesora, dice, hasta el fin de sus días.

“Recuerdo su diminuta estatura, pero su gran sencillez y simpatía”, rememora Leos Portillo y narra que aquel encuentro fue una casualidad del destino en la tienda de instrumentos musicales House of Music, que estaba ubicada sobre la avenida Montana en El Paso.

“Fue a finales de 1970 cuando tuve un efímero, pero glorioso encuentro con el gran maestro. Llevaba en mis manos un método de Czerny, cuando el maestro se acercó y me preguntó con su voz característica: ‘¿Qué llevas en tus manos?’, Yo me sorprendí, porque para ese entonces yo ya tocaba sus hermosas canciones sobre todo ‘Somos Novios’ y ‘Está tarde vi llover’. Tomó el método en sus manos y me dijo ‘buenos ejercicios, sigue estudiando duro’... algo así, lo recuerdo muy bien. Claro, nunca estudié como debía, pero tengo ese gran recuerdo”.

“Yo lo conocía, por mis padres, mi papá era músico de las grandes orquestas de la época en Juárez, Don Guillermo Leos. Nos topamos en uno de los estrechos pasillos de la tienda. Yo era muy joven y me quedé sorprendido al verlo. Mudo. Recuerdo sus ojos chispeantes, morenito, diminuto y muy simpático; tengo entendido que Manzanero era cliente asiduo de House… ya que ahí había excelentes partituras profesionales y sólo ahí se podían encontrar, o en la Ciudad de México”, narra.

De igual manera, Javier Mena dice en Facebook que las manos magistrales del compositor se posaron algunas veces sobre los pianos de la fábrica Baldwin, que operaba en Ciudad Juárez, donde varios juarenses tuvieron la oportunidad de conocerlo.

Carlos Roberto Chávez afirma que tuvo el privilegio de ver el espectáculo del gran Manzanero en contadas ocasiones, entre las que recuerda una en los 70 en el salón Leonístico, ubicado en la calle Paraguay, en El Barreal, así como la presentación de ‘Bohemia’ en el Centro Cultural Universitario, ubicado sobre la calle Ignacio Mejía y Fernando Montes de Oca, que incluía en el cartel a José José, Marco Antonio Muñiz y a Raúl di Blasio, en 2003.

“En alguna ocasión coincidimos en un vuelo de Mérida a Ciudad Juárez con escala en CDMX, iba acompañado de su secretaria y al llegar a Ciudad Juárez salió de la terminal aeroportuaria como cualquier cristiano, sin aglomeraciones, guaruras y saludando a quien lo reconocía; lo esperaba una camioneta del Gobierno, hombre sencillo hasta su muerte”, publicó Alberto Acuña, miembro de la página de Facebook Juárez Ayer y Hoy.

El 20 de agosto del 2011 ‘La Novia de América’, Angélica María, compartió el micrófono con el autor de su gran éxito ‘Paso a Pasito’, una velada romántica sobre el escenario paseño del Teatro Abraham Chávez.

A lo largo de 120 minutos, los fronterizos henchidos de gozo, aplaudieron hasta el cansancio a las ‘Dos Leyendas’ –nombre de la gira–, quienes no sólo se echaron a la bolsa el corazón de los presentes, también se llevaron como obsequio un par de pinturas y una fotografía emblemática de El Paso.