Espectáculos

El mexicano aclamado por Disney

Es el primer director hispano a cargo de un proyecto

Archivo / Agencia Reforma

Juan Carlos García
Agencia Reforma

lunes, 22 marzo 2021 | 10:23

Ciudad de México— Influenciado por el oficio de sus padres, los productores de televisión Carla Estrada y Reynaldo López, ya separados, Carlos López Estrada descubrió su pasión por estar detrás de cámaras. Le generaba curiosidad y placer organizar las tomas, darle seguimiento a las escenas y transportar de un guion a la pantalla.

"El recuerdo más vívido que tengo sobre una telenovela de mi mamá es la de El Privilegio de Amar. Ha sido la que más me ha gustado de ella y la que más conocí.

"Yo crecí entre foros, veía a los actores trabajar, me fijaba en lo que sucedía cuando rodaban, desde ahí me gustó lo que hago hoy", recordó en entrevista el nieto de la finada actriz Maty Huitrón.

Carlos acaba de escribir su nombre con letras de oro en la historia del cine internacional, ya que es el primer director hispano y mexicano a cargo de un proyecto de Disney, con Raya y El Último Dragón, disponible en cines y en streaming, la cual codirige con el ganador del Óscar, Don Hall.

"Aquí en Estados Unidos dicen 'el primer director de color' por hacer referencia (a una persona no anglosajona). Me da mucho orgullo tener esta posibilidad, esta manera de llegar a una industria que cada vez más tiene apertura", observó el cineasta, de 32 años.

Curiosamente, López Estrada no tenía en mente crear esta cinta porque él fue comisionado por el gran estudio a realizar el proyecto en el que se encuentra ahora, y del que no puede hablar. Le asignaron este largometraje cuando ya estaba dentro de la empresa y lo vio como una gran oportunidad.

"Lo que he disfrutado de hacer Raya y el Último Dragón es que es un filme que empezó de cero. Disney no compra historias, no trae algo ya hecho. Te da la oportunidad de trabajar desde el principio en algo que es muy puntual y con una historia muy definida y un mensaje muy claro", detalló el nacido en la Ciudad de México, quien más tarde se mudó a Miami con su madre y su ex padrastro, Carlos del Toro.

Para el realizador mexicano, quien estudió en la Chapman University, su entrada a una de las empresas de entretenimiento más conocidas a nivel mundial fue un cambio total respecto a sus proyectos anteriores.

"Yo estaba acostumbrado a trabajar de forma independiente, con muy poco presupuesto, con todo ideado por mí. Cambió todo y con esta película trabajé con un equipo de 300, 400 personas. Me dio una experiencia invaluable. Yo ya estoy trabajando en mi siguiente filme, que es mi idea, mi creación, pero esto es fabuloso, es una historia muy íntima. Y no puedo decir mucho de ella porque me mandan un equipo de SWAT".

Antes de concretar su primer largometraje formal, Punto Ciego (Blindspotting), que se estrenó en Sundance en 2018, Carlos se dedicó a la dirección de videos musicales. Con el clip de "Me Voy", de Jesse & Joy, se adjudicó un Latin Grammy a Mejor Video Musical en Formato Corto.

También le dio su manufactura a "Kangaroo Court" (Capital Cities), "When the Party's Over" (Billie Eilish) y "Now That I Found" (Carly Rae Jepsen).

"Siempre he sido fan de Disney y de la música, crecí con MTV y tenía la tendencia a fijarme en el detalle. Yo creo que mis videos favoritos, o los que tengo mucho más acercados hacia mí, son los de Clipping (banda de hip hop) porque con ellos hice mis primeros videos, son mis amigos, aprendí muchísimo", relata el cineasta cuyo apodo de niñez es "Pinoto", porque de niño no podía pronunciar "Pinocho" correctamente.

Uno de sus deseos es poder estrenar sus dos anteriores filmes en México: Punto Ciego y Summertime, por lo pronto, el joven cineasta, mencionado hace dos años por Variety como uno de los 10 Directores Para Ver, está aprendiendo de tecnología, promoción, creación y, sobre todo, la apropiada orquestación de un filme a gran escala.