Espectáculos

El 250 cumpleaños de Beethoven: su grandeza está en los detalles

La industria de la música tenía preparado varios eventos para celebrar al virtuoso alemán

The New York Times

lunes, 14 diciembre 2020 | 11:18

Nueva York— La industria de la música clásica había planeado hacer todo lo posible para conmemorar el 250 aniversario de Beethoven este año, culminando con su cumpleaños esta semana. Da la casualidad de que la fecha exacta de su nacimiento es incierta. Los registros indican que fue bautizado en Bonn, Alemania, el 17 de diciembre de 1770. Como era costumbre entonces llevar a cabo ese ritual dentro de las 24 horas posteriores al nacimiento, se supone que nació el 16 de diciembre, pero no lo sabemos con seguridad.

Se programaron actuaciones durante todo el año y en todo el mundo. La Orquesta Sinfónica de Boston tenía previsto abrir su temporada este otoño con un ciclo de las nueve sinfonías. El Barbican Centre de Londres estaba presentando un festival de un año. Carnegie Hall dijo que dedicaría aproximadamente una quinta parte de su temporada 2019-20 a su música.

Pero cuando golpeó la pandemia, la fiesta de cumpleaños de Beethoven se canceló en gran medida, junto con el resto del calendario mundial de artes escénicas.

Sin embargo, no temas: lo está haciendo bien. Como lo expresan los materiales promocionales de Carnegie, Beethoven “nos despierta el ánimo, nos hace llorar e inspira nuestros pensamientos más profundos”; él es "sin duda, el rostro de la música clásica occidental".

El dominio de Beethoven en la música clásica es un poco loco. Sin embargo, era indiscutiblemente asombroso. Cultivó la mística del compositor como coloso, como vidente y héroe que recorre la tierra, canaliza mensajes del altísimo y nos los revela a los simples mortales.

En persona, es posible que no haya representado esta imagen. Descuidado y malhumorado, tenía delirios de tener sangre real, seguía enamorándose de mujeres de los altos rangos en Viena que eran parejas inalcanzables y, en un patético intento de tener una familia, pasó años en la corte luchando para obtener la custodia de su sobrino de la madre viuda del niño, a quien consideraba moralmente incapacitada (lo logró, con resultados previsiblemente terribles).

Sin embargo, tal vez su apariencia y modales extraños, así como su valiente lucha con la sordera, en realidad contribuyeron al hechizo que lanzó. Y cualquiera que sea su personalidad, su música parece definir la grandeza y el heroísmo.

En su último período, Beethoven entró en una esfera que parecía casi mística y se consideraba a sí mismo no solo un compositor, sino también un “Tondichter” (poeta tonal). Sin embargo, incluso al explorar nuevos reinos de estructura y sonido, Beethoven generó estas últimas partituras a partir de pequeños motivos. Wagner estudió el Op de siete movimientos obsesivamente, viendo en él un modelo de formas de estructurar un drama musical.