Espectáculos

Duplica la violencia serie 'Narcos 2'

La segunda temporada está disponible en Netflix a partir de este jueves

Reforma

Reforma

jueves, 13 febrero 2020 | 10:12

Ciudad de México.- La primera temporada de Narcos: México exploró los orígenes de la guerra moderna contra las drogas, cuando el tráfico de mariguana era manejado por un grupo de cultivadores y comerciantes independientes.

Todo eso cambió con la llegada Miguel Ángel Félix Gallardo (Diego Luna), cuya visión de negocios y poder crearon los cimientos del narcotráfico moderno, colocándolo a la cabeza del Cártel de Guadalajara.

La segunda parte de la serie de Netflix, que estrena este jueves, sigue el ascenso de dicha organización, a la vez que muestra el arranque de la Operación Leyenda, ordenada por la DEA para investigar el secuestro y asesinato de su agente, Enrique "Kiki" Camarena (Michael Peña).

Arrancando semanas después del terremoto de 1985, los nuevos episodios se enriquecen con la llegada de nuevos personajes, cuyo papel sigue siendo clave en la violenta guerra contra el narcotráfico en el país.

Hermanos de cuidado

En las décadas de los 80 y 90, los hermanos Arellano Félix formaron una alianza criminal tan poderosa que lograron ser líderes del Cártel de Tijuana.

Siendo uno de los grupos criminales más sangrientos del País, su impacto en la historia nacional no podía quedar fuera de la segunda temporada de Narcos: México, que les da un mayor peso.

Sin embargo, Mayra Hermosillo (Enedina Arellano Félix) y Manuel Masalva (Ramón Arellano Félix) reconocieron el gran conflicto que fue para ellos interpretar a estos personajes, conocidos por sus actos atroces.

"Fue muy poderoso hacerlo, porque estás representando a alguien que es real y que ha tenido mucha importancia en un cártel que también ha dejado mucho dolor a este país.

"Representó algo con lo que yo tengo cierto enojo, pero tuve que romper esa barrera de encarcelar a una persona como héroe o villano y entender que nos necesitamos escuchar como sociedad", señala Hermosillo, quien tuvo que tomar terapia para poder interpretar a Enedina.

Ambos histriones coincidieron que el guión fue su gran herramienta a la hora de adentrarse a la mente de estos criminales. Masalva, por ejemplo, tuvo que leer diferentes libros y textos especializados sobre narcotráfico.

"Tuve que investigar todo lo que podía porque es un personaje muy complicado, y por lo mismo no es fácil entrar su psicología", indica Masalva, quien comparte varias escenas con Alfonso Dosal (Benjamín Arellano).

"Ahora me está enseñando más todavía a reafirmar mi sentido humanitario, mis valores y respeto por la vida. Es duro, pero tenemos que contar la historia".

Y aunque dicen haber encontrado su lado humano, los actores no buscan idealizar a estos criminales.

"Claro que no quiero que el mundo vea cuál es una manera de cobrarse una venganza, pero es importante saber que no estamos haciendo héroes o payaseando al ser un narcotraficante".

"Queremos que los demás conozcan un poco más el origen de todo esto en México", consideró Masalva.

Presentan realidad brutal

En el caso del narcotraficante Héctor "El Güero" Palma y su mujer, Guadalupe, su historia y tragedia reales superan lo que cualquier ficción podría contar.

Así piensan el actor español Gorka Lasaosa y la colombiana Viviana Serna, quienes en la segunda temporada de Narcos: México interpretan al antiguo líder del Cártel de Sinaloa y a su esposa.

"Su historia es animal, brutal, supera la ficción. Su realidad es mucho más animal de lo que podamos mostrar en pantalla", asegura Serna (El Señor de los Cielos).

En los nuevos capítulos, Félix Gallardo (Diego Luna) seguirá construyendo su imperio criminal, mientras la DEA investiga sin reparo la muerte del agente "Kiki" Camarena.

"Les deseo mucha suerte a los de la DEA. La van a necesitar", bromea Lasaosa. "Ya la primera temporada estuvo bien 'chaca' todo. Ahora, como dicen en España, 'va a venir la mantequilla con todo'".

Se refiere a los conflictos dentro del cártel e impunidad que logran alcanzar los criminales, pero también a la guerra infernal que se desata entre ellos.

Palma, quien aún vive y purga condena en el penal del Altiplano, fue en un inicio pistolero y socio del "Jefe de Jefes", pero acabó instaurando a Sinaloa con un centro de poder junto con Joaquín "Chapo" Guzmán.

Su mujer, Guadalupe, fue seducida por un hombre de Gallardo; ésta dejó al "Güero" y huyó a Estados Unidos, sólo para ser degollada: su cabeza le fue enviada a Héctor como mensaje.

"Lo que estos personajes hicieron, los juzga cada uno. 'El Güero' arrancó robando coches, como sicario, fue discreto y subiendo. No había ninguna foto suya hasta que lo detuvieron.

"Desgraciadamente este tipo de personajes forman parte de la historia contemporánea mexicana. Mucha gente los tiene en lo alto, porque salieron de la nada y se dieron la gran vida", reflexiona Lasaosa.

Serna, quien creció en los 90 en Colombia, acostumbrada a escuchar relatos brutales de la violencia por el narcotráfico, le pareció interesante dar voz a Guadalupe, sin señalarla como culpable o inocente.