Espectáculos

Comunica con la mirada

Hace cinco años el azar trajo a la Sierra Tarahumara al artista visual morelense Raúl Jiménez Esquivel, quien plasma en objetos e imágenes el espíritu rarámuri

Susuky Cortez Leo / El Diario

martes, 11 agosto 2020 | 08:02

Foto: Cortesía Raúl Jiménez | La técnica de Raúl Jiménez y su visión han colocado a la etnia Tarahumara en la agenda nacional. Planea una exhibición con Casa Chihuaha en la Ciudad de México Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez Foto: Cortesía Raúl Jiménez

 

Raúl Jiménez Esquivel, fotógrafo y pintor, llegó al estado de Chihuahua para trabajar unos meses y regresar a su tierra, Cuernavaca, Morelos. Desde entonces y hasta hoy han transcurrido cinco años de idilio con el Estado Grande y la etnia rarámuri, en donde Jiménez Esquivel clavó su mirada y su corazón.

Embelesado por la majestuosidad de la Sierra Tarahumara y por la sencillez de la vida de los rarámuris, Jiménez Esquivel echó raíz en esta tierra. 

Este tiempo lo ha dedicado a documentar con su lente el enamoramiento por esta tierra, que ahora plasma en imágenes y en su línea de artículos coleccionables, Iwiká: playeras, tazas, portales y cuadros.

Miles de fotografías de la sierra integran la colección de Raúl, dan cuenta de la interacción de los rarámuris con la naturaleza, su vida cotidiana, festividades, su gastronomía y de sus majestuosos paisajes. 

El fotógrafo de 35 años confesó que fue afortunado de vivir en cuatro municipios Guachochi, Bocoyna, Urique y Batopilas, en donde registró un sinfín de imágenes.

“No tengo una formación académica como fotógrafo, pero jamás me imagine que sería parte de mi vida”, expresó en entrevista para El Diario.

Fue después de trabajar en la Sierra Huichola en un proyecto de vivienda sustentable cuando comenzó a tomar fotografía documental, y uno de los fotógrafos que estuvo en este proyecto le dijo que visitara la Sierra Tarahumara y “la verdad no tenía ni idea de lo que me decía y no me veía ni siquiera acampando en la Sierra”, dijo. 

Fue así como el destino de Raúl lo trajo hasta la Sierra Tarahumara, donde hizo servicio comunitario con la fundación Centro de Desarrollo Alternativo Indígena. 

“Quedé fascinado, esos paisajes majestuosos; a pesar de las carencias comencé a valorar la vida y nació mi amor por la comunidad rarámuri. Aunque mi trabajo no tenía nada que ver con la fotografía en mis tiempos libres fotografiaba, hice muchas amistades. Fue un año y medio exactamente lo que yo estuve viviendo por allá”, aseveró.

Luego la asociación lo envió a continuar su trabajo en la ciudad, pero por la falta de contacto con la comunidad, Raúl decidió dejar la asociación civil e involucrarse con la etnia. 

En su camino se cruza Kusá, Textiles Con Acento Rarámuri, luego comenzó a exponer en diversas localidades del estado, y en la Galería de Arte Popular Chihuahua FODARCH, imágenes que él trabaja con la técnica ‘foto pictórica’, en la cual resalta algunos colores de la fotografía con pintura acrílica.  

Jiménez prepara una exhibición con Casa Chihuahua en la Ciudad de México, pero debido a la pandemia, el proyecto está en planes, mientras tanto mediante un conversatorio que ofreció en redes y plataforma digital de la institución, presentó un video de ritos fúnebres rarámuris, mismo que ha tenido amplia difusión a nivel internacional. 

close
search