Camilo Sesto, el ídolo romántico español

Con más de una veintena de álbumes y más de cincuenta canciones en el número uno alrededor del mundo, fue una superestrella le cantó al amor y al desamor

The New York Times
lunes, 09 septiembre 2019 | 08:02
The New York Times |

Camilo Sesto, el cantautor y productor español cuyas canciones románticas vendieron más de 180 millones de copias en todo el mundo, murió el domingo (hora local) en Madrid. Tenía 72 años.

Su mánager, Eduardo Guervós, le dijo a la cadena de televisión pública española TVE que había muerto en el hospital después de sufrir dos paros cardiacos, según reportó la agencia Associated Press. En los últimos años también había tenido problemas renales.

Con una voz tenor que podía ser gentil y suplicante para después alcanzar picos apasionados, Sesto se convirtió en una superestrella del pop en todo el mundo de habla hispana en la década de los setenta. En éxitos, como la producción pop de 1978 “Vivir así es morir de amor”, cantó sobre el romance, el anhelo y la angustia. Logró más de cincuenta éxitos musicales en el número uno alrededor del mundo. Sesto escribió casi todas las canciones que grabó en más de dos decenas de álbumes; también escribió y produjo éxitos para cantantes españoles y latinoamericanos, incluidos Miguel Bosé, José José y Ángela Carrasco.

Camilo Blanes Cortés nació el 16 de septiembre de 1946 en la ciudad de Alcoy, en la provincia de Alicante. De niño cantaba en bodas y bautizos. A mediados de la década de los sesenta, se unió a bandas de rock estilo The Beatles que lo llevaron a Madrid: Los Dayson y Los Botines. Comenzó su carrera de solista con el productor y compositor Juan Pardo, quien fue su mentor. Cambió su nombre artístico primero a Camilo Sexto y luego a Camilo Sesto; era el sexto Camilo Blanes de su familia.

Con “Algo de mí”, una dramática oda a un amor perdido que convirtió en su primer éxito en 1972, inauguró dos décadas de éxitos, entre los que se encuentran “Algo Más”, “Perdóname” “¿Quieres ser mi amante?”, “Donde estés, con quien estés” y “Amor mío, ¿qué me has hecho?”. 

En 1975 protagonizó una adaptación de la obra de Andrew Lloyd Webber Jesucristo Superestrella en Madrid, cuya producción financió él mismo. Con su interpretación del papel principal no solo demostró sus habilidades tanto de cantante como de actor, sino que llevó el teatro musical estilo Broadway a España. El circuito de sus giras incluía estadios de todo el mundo; en Japón tenía un dedicado grupo de seguidores.

Jamás se casó. “Una vida así como la que yo he tenido, saltando de un lado a otro, no la aguanta cualquiera, y mucho menos una mujer”, le dijo en una entrevista de 2018 a El País. Pero en 1983 tuvo un hijo con la actriz mexicana Lourdes Ornelas: Camilo Blanes, quien le sobrevive.

A pesar de sus problemas de salud, entre ellos un transplante de hígado a principios de los años 2000, Sesto se mantuvo activo. El año pasado presentó un álbum retrospectivo, Camilo sinfónico, con nuevos arreglos vocales de orquesta de sus éxitos. Hizo una gira de despedida de 2009 a 2011 y tenía prevista una en Estados Unidos este octubre.

El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, escribió en Twitter que Camilo Sesto era “uno de los artistas más queridos y universales”, y agregó: “Sus melodías serán siempre parte de nuestra memoria”.