Espectáculos

Asalta la televisión

‘La Bandida’ retrata 50 años de historia y la vida de la chihuahuense Graciela Olmos, cantautora, dama de compañía y contrabandista

Carmen González / El Diario

martes, 11 agosto 2020 | 18:19

Cantante y compositora, dama de compañía, Graciela Olmos ‘La Bandida’ supo alternar y complacer a la élite política, artística y cultural del México posrevolucionario, un personaje a quien la actriz Sandra Echeverría encarna en la teleserie ‘La Bandida’, que noche a noche mantiene en vilo al teleauditorio que sintoniza TV Azteca en punto las 9:30 de la noche, para conocer la vida turbulenta de la chihuahuense que rompió paradigmas en su época.

“Mujer terca y presumida, enamorada de la vida”, reza el intro de la telenovela que pasa por Azteca 7 de lunes a viernes, cuya historia está basada en el libro de la autora Magdalena González Gámez.

Marina Aedo fue su nombre de pila, jamás imaginó que sus andares por la vida la llevarían a convertirse en una de las mujeres más influyentes de la política, del mundo intelectual mexicano y de romper tabúes en su juventud a principios del Siglo XX.

Rebelde y polémica

Nació en 1895, en Casas Grandes, Chihuahua. Al morir sus padres, con 13 años, huyó de la hacienda La Buenaventura junto con su hermano menor, a quien dejó en una escuela de monjas para convertirse en soldadera de Pancho Villa. 

En los años 20 Graciela traficó whisky de Ciudad Juárez a Chicago y llegó a tener nexos con el afamado Al Capone. 

Ladrona, apostadora, prostituta y proxeneta en la etapa postrevolucionaria en la Ciudad de México, en donde era famosa la casa de citas de ‘La Bandida’, mote con el que era conocida por el amor de su vida, a quien perdió en plena lucha en la revolución.

Compositora y bohemia

Olmos era cantante y compuso famosos temas como ‘El Siete Leguas’, ‘El corrido de Durango’, ‘El corrido de Benjamín Argumedo’ y ‘La enramada’, entre otras.

Su paso por la música fue efímero, pero destacaba por cantar en las bohemias a las que asistía e interpretaba sus temas dedicados a políticos, militares y empresarios, a quienes en aquel entonces no podía cantar en público.

Su música ha sido grabada por tríos como Los Panchos y solistas de la talla de Pedro Infante, Javier Solís, Antonio Aguilar y Vicente Fernández.

Gracias a su carácter y habilidad como ladrona y apostadora fue dueña de uno de los prostíbulos más selectos de la antigua Ciudad de México.

Por su casa de citas, ubicada en la calle Durango 247 de la colonia Condesa, desfilaron famosos como Agustín Lara, Álvaro Carrillo, José Alfredo Jiménez, Los Tres Ases, Los Panchos, Los Diamantes, cantantes como Marco Antonio Muñiz, Pepe Jara, Miguel Aceves Mejía, Carlos Lico, Beny Moré, Cuco Sánchez, Pedro Vargas y Javier Solís.

Era el paraíso terrenal frecuentado por personajes de la política como Miguel Alemán, Adolfo Ruiz Cortínez o Adolfo López Mateos y los líderes obreros Fidel Velázquez y Fernando Amilpa.

También desfilaban intelectuales como Pablo Neruda, Diego Rivera, Octavio Paz, Juan Soriano o José Vasconcelos, entre muchos otros.

Todos atraídos por la belleza de sus “hijitas”, como Graciela les decía a las chicas que trabajaban en la casa y a quienes daba educación para que fueran las mejores.

Dadas las ganancias que obtenía de sus atracos como ladrona de la banda del carro gris, apoyaba un asilo de huérfanos, en donde al morir en 1962, fue amortajada por la madre superiora, y su féretro rociado de agua bendita por su hermano, que fue sacerdote, Benjamín, ‘El Beato’, como ella le decía.

Conócela

Nombre real: Marina Aedo

Apodos: ‘Graciela Olmos’ y ‘La Bandida’

Fecha de nacimiento: 10 de diciembre de 1895

Lugar de nacimiento: Casas Grandes, Chihuahua

Fallecimiento: 31 de mayo de 1962 (66 años)

Ocupación: Cantautora, soldadera, traficante, prostituta y proxeneta

Instrumentos: Voz y guitarra

Para verla por TV

La Bandida

Azteca 7

De lunes a jueves

9:30 de la noche

Estelar: Sandra Echeverría

close
search