Espectáculos

Aplauden nuevos hábitos de Adele

Desde el año pasado, la cantante luce una figura mucho más esbelta

Reforma
Reforma

Reforma

domingo, 23 febrero 2020 | 11:20

Ciudad de México.- Adele fue contundente cuando el diseñador Karl Lagerfeld la llamó gorda: "Nunca he querido verme como las modelos de las portadas de revistas", dijo en su momento a la revista People.

Quizá por eso, a finales de 2019, la intérprete de "Hello" sorprendió y también fue criticada por mostrarse con bastantes kilos menos y una apariencia totalmente distinta de la chica que deslumbró al mundo con su voz en 2008, cuando saltó a la fama y ganó, al año siguiente, el Grammy a Mejor Artista Nuevo.

"Nos dijo que había perdido unos 45 kilos y que había sido una experiencia increíblemente positiva. Parecía muy contenta, se veía increíble y con mucha confianza", contó a la revista People Lexi Larson, una fan que se topó con la británica durante sus vacaciones.

No obstante, las imágenes que publicó en diciembre y la nueva silueta que mostró durante su más reciente visita a Anguila han generado opiniones encontradas.

Algunos de sus seguidores resaltan lo bien que luce, mientras que otros la han tachado de promover la extrema delgadez y ceder ante los cánones de belleza preestablecidos, en un momento en que se aboga por la inclusión de los diversos tipos de cuerpos.

"Aunque no se haya propuesto ser un estandarte o inspiración para que las otras quieran verse igual, finalmente son figuras que tienen un peso relativamente fuerte", opinó Ivonne de la Vega, doctora en psicología con especialidad en trastornos de la conducta alimentaria.

"Si me preguntas si está promoviendo esta delgadez, no es que lo haga como tal, pero que haya realizado estos cambios refuerza la idea de las jóvenes de 'si Adele pudo, yo también'".

Aunque aclara que, en cuestión de promoción, la parte social es la que menos influye en las personas que padecen algún trastorno alimenticio.

La especialista e investigadora considera que, de hecho, la pérdida de peso es lo que se esperaría de alguien con obesidad, mientras lo haga supervisado por un equipo multidisciplinario, apoyo psicológico, nutricional y un médico general.

Según algunos reportes, la nueva figura de Adele es producto de la dieta "sirtfood", basada en las sirtuinas, un grupo de proteínas que ayuda a suprimir el apetito y a activar el "gen de la delgadez".

Algunos productos recomendados son kale, vino tinto, fresas, cebolla, soya y chocolate oscuro, aunque el plan de alimentación ha sido criticado por no tener beneficios a largo plazo.

"Todas las personas que están llenitas, saben que tienen un problema, simplemente con verse al espejo lo saben, nadie se los tiene que venir a decir.

"Se hace muy plausible que lo haya hecho (bajar de peso), que lo esté logrando y sobre todo que tenga el apoyo, los recursos de los profesionales de la salud para llevarlo a buen fin", agregó De la Vega.

En ello coincide la asesora de imagen Renata Roa, quien destaca que si bien la cantante no había puesto énfasis en su apariencia, era importante que lo hiciera por una cuestión de salud.

"Hay que tener cuidado con celebrar el cuerpo como es, que simplemente es necesario para romper estos estereotipos de belleza, pero otra muy diferente cuando la salud va de por medio.

"La línea es delgada entre aceptar los diferentes cuerpos, y celebrar aquellos que están siendo mensajeros de 'alertas' en cuanto a salud", expresó Roa.

Se presume que el 90 por ciento de los resultados de la londinense, de 31 años, se debe a la alimentación, aunque también a los pilates y la asesoría de Joe Wicks, "The Body Coach", y del entrenador de celebridades Dalton Wong.

"Solía llorar, pero ahora sudo", escribió la cantautora en octubre, junto a un imagen que publicó en Instagram.

No es la primera vez que pierde peso. En 2015, cuando lanzó su álbum 25, contó que había adoptado un estilo de vida más saludable. Y en 2012, perdió alrededor de seis kilos con pilates y comiendo vegetales.

"Creo que lo confrontador en este caso fue que de una imagen a la otra mostró un cuerpo muy diferente. Compartir cómo fue su proceso podría hacer la diferencia en la percepción que se está gestando de su cambio", explicó la experta en imagen.

Una fuente dijo a People que tras divorciarse del padre de su hijo, Simon Konecki, la intérprete de "Rolling in the Deep" quiso ser una madre con más salud y tratar a su cuerpo de mejor manera.

En términos de imagen, la delgadez suele compensarse, pero desde el punto de vista de psicología corporal, está asociada con la protección. Por eso, sostiene Roa, cuando una persona pierde peso suele cambiar su personalidad.

"Tendrá que evolucionar su imagen. Habrá que revisar que no afecte su capacidad vocal. Será interesante ver la manera en cómo reinventa sus shows", añadió.

En este caso en particular, la cantante parece haber ganado más autoestima y seguridad, como demostró recientemente con el look que portó (un vestido entallado de animal print) en una de las fiestas tras la ceremonia del Óscar.

"Te sientes seguro de ti mismo y, literalmente, te quieres comer el mundo. Buscar esa idea propositiva, más que la negativa. Es un ejemplo a seguir, que hay que hacerlo de esta manera, con un buen apoyo y soporte.

"¡Qué bueno que lo esté logrando! y, sobre todo, esperaríamos que se mantuviera", expresó De la Vega, quien es especialista en trastornos alimenticios.

Lo que es un hecho es que no necesitó de una figura esbelta para hacerse de un lugar en la música, porque el éxito no es directamente proporcional a la forma del cuerpo... al menos si eres Adele.

"No necesitó ser delgada para triunfar. Y nadie lo necesitamos, definitivamente", resaltó la psicóloga.

Artista de peso

La fortuna de la cantante está valuada en 194.3 millones de dólares, según Sunday Times Rich List.

En 2008, lanzó 19, su álbum debut, que fue certificado con siete Discos de Platino en el Reino Unido y tres de Platino en Estados Unidos.

21 fue el primer disco de una artista femenina en permanecer más de 450 semanas en la lista de álbumes Billboard 200.

En 2011, Billboard la nombró Artista del Año, Billboard 200 Álbum del Año y Billboard Hot 100 Canción del año ("Rolling in the Deep"). Fue la primera mujer que ganó en las tres categorías.

En la edición 54 del Grammy, en 2012, ganó los seis premios a los que aspiraba.

Ganó el Óscar y el Globo de Oro a Mejor Canción Original por "Skyfall", tema de la cinta homónima de James Bond.

Su sencillo "Hello" debutó en la primera posición del Hot 100 de Billboard y mantuvo ese puesto durante 10 semanas consecutivas.

En menos de un año, su tercer álbum, 25, alcanzó ventas de 9.1 millones de copias.

En la ceremonia 59 del Grammy, en 2019, ganó los gramófonos a los que aspiraba, entre ellos Álbum (25), Grabación y Canción del Año.

Recibió el título de Miembro de Orden de más Excelencia del Imperio Británico, en 2013.

Tan sólo en 2018, y sin trabajar ni generar música, la británica ganó 27.1 millones de dólares.