Espectáculos

Al desnudo

La influencer Lele Pons revela en docuserie que padece trastornos psicológicos que se agudizaron con de la popularidad

Associated Press

miércoles, 20 mayo 2020 | 06:00

Ciudad de México — Lele Pons lleva una vida bastante abierta en redes sociales, donde millones de seguidores se entretienen con sus videos humorísticos y otros tantos escuchan sus canciones. Pero pocos conocen una parte de ella muy distinta a lo que proyectan estas imágenes: Pons sufre de trastorno obsesivo compulsivo grave, entre otros desafíos.

La influencer venezolana, de 24 años, se abre sobre esta condición en ‘The Secret Life of Lele Pons’, una serie documental de YouTube Originals estrenada ayer en la que Pons lleva a los espectadores a todas partes: de su recámara a los estudios de grabación e incluso a las terapias con su psicóloga y otros momentos de confrontación con su afección mental.

“Lo que me empujó a querer hacerlo fue una niña pequeña”, dijo Pons en una entrevista reciente con The Associated Press realizada por videoconferencia desde su casa en Los Ángeles. 

La niña no quería aceptar que tenía trastorno ni seguir su tratamiento o tomar medicamentos. Su terapeuta le pidió a Pons que hablara con ella. 

En la serie, que emitirá en total cinco episodios de manera semanal, Pons cuenta que de niña aguantaba un minuto la respiración porque creía que así podía ser feliz. En otra escena se le puede ver abriendo y cerrando la llave de la ducha varias veces después de terminar de bañarse.

Además del TOC, Pons dijo que tiene síndrome de Tourette, tics, depresión, hiperactividad y déficit de atención. 

“Lo quise hacer de una forma que uno pudiera educar y pudiera ayudar a personas que no se sienten bien, tengan lo que tengan, que puedan tener esperanza. Tú puedes lograr lo que sea, aunque tengas lo que sea porque no te define”, afirmó Pons. “Tú eres más fuerte que eso”.

El reto de ser celebridad

En su caso, a estos trastornos psicológicos se suman los retos que implica el ser una figura pública, incluyendo comentarios negativos o de odio en internet. Pons se sincera al decir que, al igual que a cualquier persona no famosa, los mensajes hostigadores la han hecho sentir muy mal por momentos. 

Para defenderse de la negatividad compartió un consejo: “Si alguien es malo contigo, si alguien está haciendo un comentario feo, tienes que pensar qué está pasando en su casa para que ellos digan lo que están diciendo”.

En algún momento Pons dejó sus medicinas y terapia. Pensaba que podía arreglar sus trastornos viviendo sola en Los Ángeles, mientras su familia seguía en Miami.

 “Creo que hice muchos errores en mi vida por causa de esto, y aprendí mucho”, agregó. 

En muchas escenas del documental vemos a Pons sin maquillaje y con ropa deportiva, especialmente en las sesiones con su terapeuta Katia Moritz, quien la ha atendido por más de una década.

La celebridad dijo que Moritz accedió a recibir al equipo de producción en su consultorio para ayudarla, pero que a la terapeuta le preocupaba cómo reaccionaría Pons cuando la serie viera finalmente la luz. 

La serie también aborda su relación con su padre, quien reveló que era gay tras haber vivido años casado con su madre.

“Yo puedo decir que mi experiencia es increíble. Yo amo a mi papá”, señaló. “Apoyo completamente a mi papá. Yo estoy acá por él, le debo mi vida, y cuando yo descubrí que mi papá era gay yo era muy pequeña, no sabía lo que era, pero quería aprender muchísimo, quería saber de su vida”.

Para tu información 

14 millones de suscriptores en su canal de YouTube

36.4 millones de seguidores en Instagram 

20 millones entre Facebook y Twitter

Síguela 

‘The Secret Life of Lele Pons’

YouTube Originals