Espectáculos

Abandonan a Ellen DeGeneres sus fans... y patrocinadores

Cuando regresó de una pausa veraniega a inaugurar la temporada 18 de su talkshow en septiembre, llegó con una disculpa

The New York Times

The New York Times

miércoles, 24 marzo 2021 | 12:16

Ciudad de México— Cuando Ellen DeGeneres regresó de una pausa veraniega a inaugurar la temporada 18 de su talkshow en septiembre, llegó con una disculpa.

"Aprendí que ocurren cosas que no deberían haber ocurrido", dijo. "Me lo tomo de manera seria. Quiero decir que me disculpo ante aquellas personas afectadas".

Los comentarios se produjeron a raíz de reportes de malos comportamientos al interior de The Ellen DeGeneres Show.

Los espectadores sintonizaron para escuchar el perdón: ese inicio de temporada tuvo los más altos ratings de una premier de Ellen en cuatro años. Después, desaparecieron.

Ellen ha perdido más de un millón de espectadores desde septiembre, promediando 1.5 millones en los pasados seis meses, una caída de 2.6 millones respecto al mismo periodo de un año anterior.

El declive llega en momentos en que los lugares de trabajo, en Hollywood o cualquier parte, son sometidos a intenso escrutinio en un contexto de protesta y cambio social.

Se trata de un revés sorprendente para una de las franquicias más exitosas de televisión diurna y para DeGeneres, quien estuvo a la vanguardia en el cambio cultural cuando, en horario estelar en los 90, anunció que era gay.

La pérdida de su programa de más de 1 millón de espectadores se traduce en una caída del 43 por ciento, la más pronunciada entre cualquiera de sus competidores.

Esta temporada de Emmy, talk show ganador de docenas de Emmys desde su inicio en 2003, ya no está en la liga de tradicionales rivales, como Dr. Phil (2.5 millones) y Live: With Kelly and Ryan (2.7 millones).

Ahora se encuentra incómodamente cerca de las producciones con Maury Povich (1.5 millones), Kelly Clarkson (1.3 millones) y Rachael Ray (1.2 millones).

La disminución de espectadores incluye una pérdida del 38 por ciento de su audiencia tradicional, mujeres adultas menores de 54 años. Parece, también, haber hecho mella en los ingresos publicitarios del programa.

De septiembre a enero de la temporada 2019-20, Ellen recaudó 131 millones de dólares de anunciantes.

En el mismo periodo de la temporada 2020-21, esa cantidad se ha recortado a 105 millones, una baja del 20 por ciento.

DeGeneres, de 63 años, ha reflexionado públicamente sobre la posibilidad de abandonar el show, y la atención sobre los problemas en el ambiente de trabajo ha sumado cuestionamientos sobre su futuro.

Su contrato finaliza el próximo año. Warner Bros., la visión de AT&T WarnerMedia que produce Ellen, confirmó que ella estará al frente en la temporada de 19 el próximo diciembre.

Un vocero de la presentadora declinó hacer comentarios sobre si la próxima temporada sería la última para Ellen.

"The Ellen DeGeneres Show permanece como uno de los tres talk shows más vistos esta temporada", dijo en un comunicado David McGuire, vicepresidente ejecutivo de programación de Telepictures, una subsidiaria de Warner Bros.

"Si bien las transmisiones han sido un desafío para la producción con la Covid, estamos ansiosos por traer de vuelta a nuestras audiencias en vivo", agregó.

Sea o no la próxima temporada de Ellen su última, WarnerMedia y DeGeneres están juntas para largo plazo. En 2019, la compañía hizo un trato con ella para producir cuatro programas para HBO Max, su plataforma de streaming, incluido un concurso de diseño de casas, otro de citas, una animación y una serie documental sobre inventores hecha en conjunto con los herederos de Albert Einstein.

En un trato aparte, firmó recientemente un contrato multianual con Discovery para producir documentales y series de historia natural.

La percepción pública sobre Ellen comenzó a cambiar en julio, cuando reportes de BuzzFeed revelaron que ex trabajadores del show, así como miembros del staff actual, dijeran que habían enfrentado "racismo, miedo e intimidación" en el set.

Otros trabajadores dijeron también que productores los habían acusado sexualmente. Warner Bros. inició una investigación y halló "deficiencias". Tres productores de alto nivel fueron despedidos, incluidos Ed Glavin, productor ejecutivo; Jonathan Norman, productor co ejecutivo, y Kevin Leman, el escritor principal.

DeGeneres se disculpó con su staff antes de dirigirse a sus espectadores en septiembre.

Algunos observadores opinan que las acusaciones pudieron haber debilitado la relación de DeGeneres con su audiencia.

La anfitriona había construido su show como un oasis del mundo exterior, un lugar con bailes bobos, chistes ligeros, regalos de dinero a una audiencia sorprendida y aparición de celebridades de alto perfil.

Años atrás, adoptó el "sé amable" como su mantra, como respuesta al suicidio de Tyler Clementi, un universitario gay que se suicidó después de ser víctima de bullying.

"Su marca no es ser ligeramente agradable, es 'Sé Amable'", dijo Stephen Galloway, el decano del colegio de cine y medios de la Universidad de Chapman.

"Ella escogió esas dos palabras para definirse a sí misma. No se puede definir mejor la hipocresía que cuando eliges esas dos palabras y todos observan lo contrario al interior de tu show".