Escaparate

Vincula estudio el pensamiento negativo con demencia en la edad adulta

Ser pesimista está relacionado con el deterioro cognitivo y aumenta la probabilidad de padecer Alzheimer

CNN

El Diario de Juárez

lunes, 08 junio 2020 | 12:27

¿Eres pesimista por naturaleza? Eso no es bueno para tu cerebro.

Un nuevo estudio encontró que el pensamiento negativo repetitivo en la edad adulta está relacionado con el deterioro cognitivo y mayores depósitos de dos proteínas dañinas responsables de la enfermedad de Alzheimer, informó CNN.

"Proponemos que el pensamiento negativo repetitivo puede ser un nuevo factor de riesgo para la demencia", dijo en un comunicado la autora principal, la doctora Natalie Marchant, psiquiatra e investigadora principal del departamento de salud mental del University College de Londres.

Los comportamientos de pensamiento negativo como la rumia sobre el pasado y la preocupación por el futuro se midieron en más de 350 personas mayores de 55 años durante un período de dos años. Alrededor de un tercio de los participantes también se sometió a una exploración cerebral para medir los depósitos de tau y beta amiloide, dos proteínas que causan la enfermedad de Alzheimer, el tipo más común de demencia.

Las exploraciones mostraron que las personas que pasaron más tiempo pensando negativamente tenían más acumulación de tau y beta amiloide, peor memoria y mayor deterioro cognitivo durante un período de cuatro años en comparación con las personas que no eran pesimistas.

El estudio también probó los niveles de ansiedad y depresión y encontró un mayor deterioro cognitivo en personas deprimidas y ansiosas, lo que confirma la investigación previa.

"Tomado junto con otros estudios, que vinculan la depresión y la ansiedad con el riesgo de demencia, pensamos que los patrones de pensamiento negativo crónico durante un largo período pueden aumentar el riesgo de demencia", dijo Marchant.

Entrena para ser optimista

Investigaciones anteriores han demostrado que es posible "entrenar el cerebro" para ser más optimista, como si entrenáramos un músculo. Un estudio encontró que solo tomó 30 minutos diarios de meditación en el transcurso de dos semanas para producir un cambio medible en el cerebro.

Una de las formas más efectivas para aumentar el optimismo se llama el método del "Mejor ser posible", en el que te imaginas o escribes sobre ti mismo en un futuro en el que has alcanzado todos tus objetivos de vida y todos sus problemas han sido resueltos.

Otra técnica es practicar el agradecimiento. Solo tomar unos minutos cada día para escribir lo que te hace sentir agradecido puede mejorar tu perspectiva de la vida. Y mientras lo haces, enumera las experiencias positivas que tuvo ese día, que también pueden aumentar tu optimismo.