Se llena Amazon de libros falsos

Un manual médico que recomienda la cantidad correcta del medicamento correcto ha sido víctima de piratería

The New York Times
sábado, 06 julio 2019 | 16:30
|

Virginia— "La Guía Sanford de Terapéutica Antimicrobiana" es un manual médico que recomienda la cantidad correcta del medicamento correcto para tratar padecimientos. Vidas dependen de ella.
No es el tipo de libro que deba causar perplejidad a un médico, como para preguntarse: "En la dosis recomendada, ¿está escrito un '1' o un '7'?". Sin embargo, eso es lo que ha agobiado a Antimicrobial Therapy (AMT), la editorial de la guía, durante los últimos dos años al tiempo que ha enfrentado un torrente de copias falsas -muchas de ellas mal impresas y difíciles de leer- en la enorme librería de Amazon.
"Esto amenaza a muchos pacientes -y a nuestro negocio", dijo Scott Kelly, vicepresidente de la editorial.
Los problemas de Kelly se originan directamente del dominio que tiene Amazon del negocio de los libros. La empresa vende más de la mitad de los libros en Estados Unidos, incluyendo volúmenes impresos nuevos y usados, así como formatos digitales y en audio. Amazon también es una plataforma para vendedores terceros, una editorial, una imprenta, un sitio para libros autopublicados, un centro de reseñas, un proveedor de libros de texto y un distribuidor que ahora dirige su propia cadena de tiendas físicas.
Sin embargo, Amazon adopta un enfoque de no intervención respecto a lo que sucede en su librería, pues nunca revisa la autenticidad de lo que vende. No supervisa organizadamente a los raudales de vendedores que han llegado a su sitio.
Eso ha dado como resultado una suerte de anarquía. Las editoriales, los escritores y grupos como el Sindicato de Autores dijeron que se ha disparado la piratería de libros en Amazon. Muchas veces, dijeron, no hay a dónde apelar y su único recurso es integrarse aún más estrechamente con Amazon.
El alcance de la piratería en todo Amazon va más allá de los libros, pero éstos ofrecen una forma de ver la profundidad del problema.
"Ser un monopolio tecnológico significa que no tienes que preocuparte por la calidad", dijo Bill Pollock, un editor de San Francisco que ha lidiado con versiones falsas de los libros de computación de su firma en Amazon.
Una vocera de Amazon negó que la piratería de libros fuera un problema: "este reporte cita un puñado de quejas, pero incluso un puñado es demasiado y seguiremos trabajando para que no haya ninguna". La compañía señaló que prohibía los productos falsos y el año pasado rechazó las cuentas de más de un millón de presuntos "malos actores".
En la librería de Amazon, el problema se ha vuelto generalizado, ayudado por la tecnología de impresión por encargo. Los vendedores que parecen no tener existencia verificable fuera de Amazon ofrecen libros de 10 dólares en 100 o incluso mil dólares en el sitio, lo cual despierta sospechas de algoritmos fuera de control o incluso lavado de dinero.
Y luego están las copias falsas.
"Es inaceptable y estoy furioso", tuiteó el escritor Andrew Sean Greer después de que la gente se quejó el verano pasado de que estaban a la venta ediciones pirata de su novela, "Less", ganadora del Premio Pulitzer. Había una edición pirata de las aclamadas memorias "Falling Through the Earth", de Danielle Trussoni, cuya portada tenía su nombre mal escrito.
Los libros técnicos, que suelen ser más costosos que los de ficción, son víctimas frecuentes. No Starch Press tiene 3 años de estar tratando de acabar con las ediciones falsas de sus manuales de computadora. Pollock, fundador de No Starch, dijo que Amazon tenía el mismo enfoque respecto a los malos agentes en su plataforma que Facebook y YouTube.
"Amazon es el salvaje Oeste", comentó.
Amazon asume que todos en su plataforma actúan de buena fe hasta que se demuestre lo contrario. "Es tu responsabilidad asegurarte de que tu contenido no infrinja las leyes o los derechos de autor, de marca, de privacidad, de publicidad u otros", les advierte a sus posibles editores y vendedores.
En Antimicrobial Therapy, la primera advertencia de que algo estaba mal con la guía Sanford llegó con las reseñas en Amazon. "Varias páginas están manchadas y están ilegibles", dijo un comprador en el 2017. "Parece que el libro fue fotocopiado", mencionó otro.
Kelly pasó horas escribiendo respuestas a los clientes, pero no cayó en cuenta de que habían comprado versiones falsas. Trató de rastrear la fuente de las imitaciones e intentó comunicarse con Amazon. Terminó por escribirle a Jeff Bezos, fundador de la empresa, y le dijo: "De manera consciente y deliberada, Amazon está surtiendo la mayoría de los pedidos de nuestra obra con versiones falsas que pueden contener errores que provoquen lesiones o incluso la muerte de los pacientes".
Dos semanas más tarde, Kelly obtuvo una respuesta de "Raj", miembro del "equipo de desempeño de vendedores de Amazon". Raj dijo que se le había prohibido a un tercero no identificado vender el libro, pero que el vendedor podría apelar directamente a AMT.
Amazon hizo realidad el sueño de Jamie Lendino de convertirse en autor.
Lendino, de 45 años, escribió un libro titulado "Breakout", sobre las máquinas Atari de los 80s. Lo autopublicó hace dos años y Amazon tomó una comisión sobre las mil 223 copias de bolsillo.
Una persona presuntamente llamada Steve S. Thomas tomó el libro de Lendino hace un año y lo rehizo como si fuera suyo. Thomas se deshizo del título "Breakout" y convirtió el subtítulo -How Atari 8-Bit Computers Defined a Generation- en el título. Sustituyó el nombre de Lendino con el suyo. También colocó su nombre en libros como "Preharvest and Postharvest Food Safety" y "Real-World Electronic Voting: Design, Analysis and Deployment".
Después de que Lendino se quejó con Amazon sobre el libro pirata, el minorista eliminó la obra de Thomas de su tienda. Sólo perdura el rastro más tenue de él. No se le pudo contactar en busca de comentarios porque probablemente no existe. Amazon rechazó hacer comentarios.
Aún así, Lendino no guarda resentimiento hacia Amazon. "Realmente fue increíble que pudiera publicar un libro sin imprimir mucho inventario y tener que realizar ventas en la Red", dijo. El año pasado utilizó la plataforma de autopublicación de Amazon para lanzar "Adventure", sobre la Atari 2600.
Antimicrobial Therapy es dirigida por Jeb Sanford; su esposa, Dianne, y Kelly, hijo de Dianne e hijastro de Jeb. Sólo tiene 13 empleados con sede en Sperryville, Virginia. La guía Sanford es su producto principal. Las ventas del libro han caído durante los últimos años. En retrospectiva, esa probablemente era una pista de la creciente abundancia de libros pirata. "Calculo que aproximadamente del 15 al 25 por ciento de nuestras ventas nos fueron arrebatadas por la piratería", dijo Kelly. "Estamos hablando de miles de libros".
Antimicrobial Therapy presentó quejas a Amazon sobre la piratería en otoño pasado. El vendedor de libros eliminó a muchos de los revendedores, algunos de los cuales más tarde recurrieron a 

Antimicrobial Therapy y se quejaron de que eran inocentes. Amazon rechazó hacer comentarios.
El impasse de comunicaciones entre Amazon y Antimicrobial Therapy se complicó por el hecho de que no tenían una relación directa. Así que en diciembre, AMT abrió un sitio de proveedor en Amazon, con el cual el vendedor de libros recibe una comisión de alrededor del 20 por ciento por cada copia vendida. Con este arreglo, Amazon le dice a Antimicrobial Therapy dónde vive el cliente y la editorial envía el libro desde Sperryville.
Mientras AMT se preparaba esta primavera para el lanzamiento de la guía 2019, propuso una integración más profunda con Amazon.
"Para eliminar la posibilidad de que Amazon facilite la venta de libros pirata, nos gustaría ofrecerle a Amazon la oportunidad de servir como mayorista de nuestros títulos, eliminando a los intermediarios", escribió Kelly a la empresa.
Básicamente, estaba recompensando a Amazon al ceder ante su dominio.
"Sentimos que no teníamos otra opción", dijo Kelly.