Escaparate

Se incrementa la venta de alcohol clandestino en México

-

El diario

miércoles, 20 enero 2021 | 10:36

Como medida para controlar la pandemia del COVID, han sido varias las alcaldías mexicanas que han decidido imponer restricciones al consumo y venta de alcohol. Con estas medidas se busca evitar fiestas y otras aglomeraciones de gente, especialmente durante el fin de semana y en las horas posteriores a la jornada laboral.

Con estas restricciones en marcha no tardaron en aparecer vendedores clandestinos que ofrecían alcohol sin limitaciones de horarios ni cantidades a todo aquel que quisiera comprarlo. Uno de los más llamativos fueron el de una madre y una hija que vendían cerveza a domicilio en Ciudad Juárez. También resulta sorprendente que muchos vendedores estén creando grupos y páginas en Facebook para ofrecer sus servicios.

Venta a través de las redes sociales

Durante los pasados días, saltaron a la prensa casos de detenidos por vender alcohol ilegal a través de las redes sociales. Aunque parezca inverosímil por lo poco discreta que resulta esta vía, a varios ciudadanos de La Paz, Ciudad Juárez o Durango, entre otros lugares.

La forma de operar consistía en enviar anuncios a través de mensajes personales o en la creación de grupos específicos en los que se promocionaban las marcas disponibles y sus precios.

¿Es la prohibición una solución real y efectiva?

Al ser preguntados, una gran parte de la población reconoció que ven la “ley seca” como algo positivo. Al reducirse o incluso prohibirse la ingesta de alcohol, se evitará gran parte de las reuniones sociales. Y se evitará que las personas ebrias se dejen llevar por la euforia y se salten las normas de distanciamiento.

Aunque por otro lado, hay quien afirma que la prohibición nunca soluciona el problema. Ya que todo aquel que quiera beber, encontrará la forma de conseguir alcohol en el mercado negro. En todo caso, lo único que fomentan este tipo de restricciones es la aparición de mercados ilegales con los que algunos desconsiderados ganan una buena cantidad de dinero.

Algunos colectivos reclaman que también se debería establecer limitaciones en otras actividades que puedan afectar a las familias, como las compras compulsivas por Internet, los juegos de maquinitas gratis en línea, las apuestas deportivas o los casinos.

¿De dónde proviene el alcohol clandestino?

En muchas alcaldías, las restricciones para adquirir o consumir alcohol se limitan a unas horas, días o lugares determinados. Así, sería posible adquirir bebida durante la mañana en el supermercado, pero no por la noche o en el fin de semana. Ni hacerlo en un local de hostelería.

En la mayoría de las ocasiones, la venta clandestina consiste en almacenar grandes cantidades de alcohol comprado durante los días y horas en que está permitido para venderlo más tarde de manera ilegal. Los vendedores se desplazarían con sus vehículos para hacer entregas a domicilio o establecer puntos de venta móviles en plazas, parques o aparcamientos.

En casos menos habituales, los vendedores clandestinos estarían comerciando con alcohol comprado en otros estados o con bebidas elaboradas por ellos mismos de manera casera.

close
search