¿Sabías que algunos vegetales no deben ir en el refrigerador?

Por ejemplo, las papas además de quitar espacio en tu refrigerador, frías pueden dañar tu salud

El Diario de Juárez
lunes, 18 marzo 2019 | 13:07

Ciudad de México.- ¿Cuánto espacio te quita mantener las papas en el refri? Te decimos cuáles son las verduras que no necesitan refrigeración para que te olvides de esos cajones que siempre están a reventar y ocupes el espacio sólo para aquellas que realmente lo necesitan, publicó El Universal.

Jane Scotter, directora de la respetada granja biodinámica Fern Verrow en Black Mountains, reveló este año para The Guardian, que el refrigerador podría ser el peor lugar para almacenar ciertas verduras. Si bien este electrodoméstico ayuda a mantener tus alimentos a bajas temperaturas y prolongar su vida útil, debes recordar que este mismo lugar seca todo lo que se mantiene por sus fríos estantes. 

Jane revela que el secreto para identificar los vegetales que no deben ir en el refrigerador, radica en reflexionar en dónde crece la parte de verdura que consumimos. Por ejemplo, las papas, cebollas y zanahorias son verduras de raíz, por lo tanto un armario oscuro y ventilado que cree un ambiente parecido al de la tierra suena como una mejor opción que mantenerlas a bajas y secas temperaturas. 

Y si aún no te convence el primer tip, debes saber que además de quitar espacio en tu refrigerador, esas frías papas pueden dañar tu salud. Una publicación de 2017, en New Scientist, aseguró que guardar papas crudas en el refrigerador favorece a que una enzima llamada invertasa, descomponga la azúcar sacarosa en glucosa y fructosa, finalmente formando acrilamida durante la cocción. 

La acrilamida, especialmente la obtenida si las papas se cocinan a más de 120 ° C, puede causar todo tipo de cáncer, al menos ese fue el resultado que se obtuvo en estudios con animales. A pesar de que por ahora este vínculo aún no es claro en los humanos, debes tomar precauciones.

La segunda regla de oro según Scotter para saber qué vegetales no deben ir en el refrigerador consiste en identificar si estas verduras han ganado dulzura de forma natural y han madurado al sol. Un claro ejemplo de esto son los tomates: nunca deben almacenarse en el refrigerador.
 "Recogen otros sabores de manera increíblemente fácil, además la enzima en la fruta hace que el sabor del tomate empiece a descomponerse cuando se pone por debajo de 4°C”, afirma la especialista en la publicación de 2019, en The Guardian.

Claro que no estamos satanizando al refri, en el caso de las hojas verdes que no planees comer de inmediato, lo más recomendable es guardarlas en el refrigerador, al igual que muchas verduras. Para protegerlas de la desecación te recomendamos lavarlas con agua tibia, secarlas, meterlas en una bolsa de plástico y, finalmente, refrigerarlas.